Archives For Vida cristiana

Jesús dijo: “Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.” La Biblia en Mateo 5:9

¿Qué significa esto para nosotros? Especialmente a luz de muchos países de América, en donde constantemente vemos ahora manifestaciones – muchas con un descontrol social exagerado – en contra del gobierno de turno. Tal como fue el caso la quema del metro en Chile en octubre del año pasado, en donde según algunos, las pérdidas ascienden a $ 300,000,000 de dólares americanos.

Y es que, no basta creer en Jesús para ir al cielo. Bien dice la Biblia: “¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan.” Santiago 2:19 Los demonios creen y tiemblan, pero viven en abierta rebelión ante Dios. Su fe en Dios no le salva, es la fe que obra en usted una transformación.

No basta con creer en Jesús. Es necesario experimentar un proceso de tristeza profunda en cuanto a nuestra vida pecaminosa, en donde el Espíritu Santo nos convence de pecado y nos lleva al arrepentimiento.

Cuando nos arrepentimos de nuestros pecados, Dios transforma nuestras vidas por completo. Tenemos un cambio de pensamiento – de donde surgen nuestros sentimientos y la voluntad – que nos lleva a amarlo con todo el corazón y a ser transformados.

Toda la vida batallamos con nuestra naturaleza pecaminosa, esta tiende hacia el mal y se rebela contra la voluntad perfecta de Dios. Alguien dijo que es como tener un perro blanco y un perro negro en nosotros. Y al que alimentemos más, ese nos dominará. ¿Cuándo somos libre de esa naturaleza pecaminosa? El día que morimos.

El arrepentimiento y la fe en Jesús para salvación, es lo que obra un cambio en nosotros. Parte de esa transformación es en nuestra actitud hacia otros. Nuestra naturaleza pecaminosa, siempre nos lleva a la guerra. Pero Jesús enseñó en el Sermón del Monte algo sobre esta transformación que tienen aquellos que experimentan la salvación, por lo que son llamados dichosos. “Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.” La Biblia en Mateo 5:9

El llamado de todos los creyentes en el mundo entero es a trabajar por la paz. Sí, podemos estar en desacuerdo con el presupuesto aprobado de nuestra nación, manifestar pacíficamente y asegurarnos que dicho presupuesto esté más apegado a suplir las necesidades nacionales como a reducir al mínimo la cantidad de préstamos. Tal y como fue el tema y el origen de la manifestación en nuestra Guatemala este fin de semana.

El llamado de todos los creyentes en el mundo entero es a trabajar por la paz. Clic para tuitear

Hubo una manifestación en Guatemala a la que muchos asistieron pacíficamente. Pero otros, prendieron fuego al Congreso de la República, el cual entiendo, fue apagado y desconozco los daños. Hubo arrestos y más. Manifestemos, pero trabajemos por la paz. Tanto en nuestro hablar, como en nuestro actuar. Podemos estar en desacuerdo y hablar con respeto, manteniendo la paz. O podemos perder los estribos, insultar, denigrar y crear un caos lleno de violencia y más.

Dios es llamado el Dios de paz (Romanos 15:33). El no se complace en la muerte del malvado, sino más bien quiere que abandone su mala conducta y viva (Ezequiel 18:23). Por nuestra desobediencia nos convertimos en enemigos y experimentamos la ira santa de Dios, pero el Dios de paz, envió a Jesús, el único justo a morir por nuestros pecados para que tuviéramos por medio de Jesús la paz con Dios y la paz de Dios (Romanos 5:1).

Un empresario en Guatemala tuiteó: ““En política, nada sucede por accidente. Si sucede, puede apostar que fue planeado de esa manera” Franklin D. Roosevelt.

Seamos sabios. No nos desenfoquemos del tema que hizo surgir la manifestación en la que la mayoría de guatemaltecos fueron a protestar de manera pacífica, esperando que nuestro Presidente Alejandro Giammattei, realice un veto del mismo o pida las modificaciones.

La represa por el tema del presupuesto se soltó. El río corrió. Que irrigue vida y no muerte. Unión y no destrucción. Y que todos nosotros trabajemos por la paz y seamos llamados hijos de Dios.

Oremos por Guatemala, por el Presidente, por el Congreso, por la oposición y porque todo guatemalteco mano a mano, desde su trinchera, trabaje para construir y no para destruir, esta bella nación en la que nos ha tocado nacer.

El llamado final es este, busquemos solucionar los problemas y no utilizar los problemas para destruir los gobiernos, el patrimonio cultural y la unidad nacional que se manifiesta en una cultura de amor y solidaridad. Porque los que trabajemos por la paz, porque Dios ha operado en Jesús un cambio en nuestros corazones, seamos llamados, hijos de Dios.

Y que esto, se replique en toda América y el mundo entero. Y la paz, reine en nuestras naciones. Pero sobre todo, que la paz de Dios por medio de Jesús, reine en nuestros corazones y en donde quiera que estemos, trabajemos por la paz… Porque sus mandamientos siempre buscan la paz con Dios y la paz con nuestro prójimo.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

158,953 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/pastoralexlopez. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Indudablemente, todos nos vamos a morir…

La pregunta no es cómo o cuándo moriremos, gracias a Dios no lo sabemos y llegará cuando llegue.

Pero mientras tanto, esta pandemia no sólo nos mostró nuestra fragilidad. Hoy estamos, mañana ya no – cómo lo vimos en la publicación anterior –. Sino que también nos mostró cuánto tiempo hemos perdido en lo que no se debe.

En este tiempo hemos extrañado a nuestros parientes y amigos en nuestra mesa. ¿Cuántas oportunidades tuvimos para invitarlos aún más antes y no lo hicimos? ¿Cuánto anhelamos estar juntos y disfrutar de la compañía de otros, de las carcajadas, las historias y la comida juntos?

Antes, a veces escogíamos no asistir a la iglesia, simplemente porque sí. Hoy, anhelamos no sólo llegar, sino todo lo que pasa en ese punto de comunión, en donde juntos adoramos a Dios, recibimos la predicación de su palabra y nos edificamos unos a otros.

Sí, lo virtual es importante. Pero jamás podrá reemplazar el toque físico necesario para la vida. Jamás suplantará ese abrazo, ese caminar en un parqueo y encontrarse desde allí a los amigos y compartir juntos. El estar en el lobby de la iglesia compartiendo con aquellos encuentros inesperados con amigos de años y amistades nuevas, que en el antes y después de las reuniones en la iglesia surgen.

¿Cuánto tiempo hemos perdido en lo que no se debe? No por fuerza en cosas que son malas, sino en cosas buenas, pero cuando habían cosas aún mejores a las que pudimos dedicar nuestro tiempo.

¿Cuánto tiempo hemos perdido en lo que no se debe? No por fuerza en cosas que son malas, sino en cosas buenas, pero cuando habían cosas aún mejores a las que pudimos dedicar nuestro tiempo. Clic para tuitear

Esta mujer que perdió a su esposo hace unos años lo ponía bien claro. “Hoy tenemos el dinero y los sueños que el dinero podía darnos. Pero no lo tenemos a él. A casi dos años de la fecha en que se quería retirar, partió a la presencia del Señor. Pudimos haber disfrutado más y trabajado menos.”

Perdemos el tiempo, a veces en cosas buenas, cuando hay cosas mejores. Pero no nos perdemos sólo en cosas, también nos perdemos en emociones que en nada edifican o construyen. La falta de perdón es una de ellas o el vivir en amargura o con indiferencia eterna hacia los demás. El vivir en enojo porque no nos ha ido como queremos. ¿Cuántas emociones que nos llevan a perder el tiempo y a dejar de disfrutar el hoy?

El sabio Salomón, ese tercer rey de Israel, el maestro, como se autodenomina en el libro de Eclesiastés, resume en dos categorías lo que debe llevarnos a redimir el tiempo. Lo que debe tener nuestras energías en esta tierra en donde nuestros días son contados.

Él no llegó a esta conclusión a la ligera. Se dio a todo. Al alcohol, a los logros, al estudio, al placer, no le negó a sus ojos ningún deseo, ni privó su corazón de placer alguno. Y aún así, llegó a la conclusión que, sin Dios en esta vida, todo es correr tras el viento. Pero ¿Qué debemos hacer y a qué debemos dedicarnos con todas nuestras energías”

“Yo sé que nada hay mejor para el hombre que alegrarse y hacer el bien mientras viva”. La Biblia en “Eclesiastés 3:12

El agua que ha pasado bajo el río, ya pasó. El tiempo perdido, que quede atrás. Pero vea hacia delante. Alégrese y haga el bien. Tome nota, alegrarse y hacer el bien es algo de lo que usted y yo somos responsables.

Ni sus abuelos, ni sus papás, ni su pareja, ni sus amigos, ni sus jefes son responsables de que usted se alegre y de que usted haga el bien. Usted y yo no somos el centro de nada. Claro está como veremos en las próximas publicaciones, que no existe el ser perfecto, sino Dios. Usted y yo somos pecadores. Hemos pecado y mucho. Y por eso necesitamos un Salvador.

¿Cómo se ve la vida de una persona que se alegra y hace el bien mientras viva? Esta es una persona dichosa. Y esa dicha no proviene sólo de mi decisión. Esta dicha proviene de Dios. Es un regalo que Dios otorga a aquel que se arrepiente de sus pecados y cree en su hijo Jesús para salvación. Que cree en Jesús como su paz ante la ira santa de Dios por nuestro pecado.

Es que la alegría de Dios, permanece a pesar de lo malo que viene. No depende de las circunstancias, sino del dueño de las circunstancias y de nuestro futuro eterno y seguro en él. Esto, a pesar de lo que pueda venir.

Es que la alegría de Dios, permanece a pesar de lo malo que viene. No depende de las circunstancias, sino del dueño de las circunstancias y de nuestro futuro eterno y seguro en él. Esto, a pesar de lo que pueda venir. Clic para tuitear

“Nada hay mejor para el hombre que comer y beber, y llegar a disfrutar de sus afanes. He visto que también esto proviene de Dios, porque ¿quién puede comer y alegrarse, si no es por Dios? En realidad, Dios da sabiduría, conocimientos y alegría a quien es de su agrado; en cambio, al pecador le impone la tarea de acumular más y más, para luego dárselo todo a quien es de su agrado. Y también esto es absurdo; ¡es correr tras el viento!” La Biblia en Eclesiastés 2:24 al 26

Un regalo de Dios es que el ser humano coma, beba y disfrute de todos sus afanes. Alegrarnos y hacer el bien mientras vivamos es nuestra responsabilidad. Es un compromiso nuestro ante el regalo de la vida que Dios nos ha dado y la forma en que podemos adorarle.

Las sonrisas son adoración, cuando el corazón tiene la paz con Dios y la paz de Dios, el rostro de todo pecador arrepentido se transforma. El corazón con gozo, se manifiesta en sonrisas. Estas sonrisas a su vez, son las que iluminan el rostro de otros. Sonrisas que en ocasiones pasan de una sonrisa a una erupción de carcajada. No resultado del chiste sarcástico de alguien, sino del gozo de vivir y hace el bien, en comunidad.

Esto seguiremos viendo en las siguientes publicaciones ¿Cómo es que podemos vivir con alegría en esta tierra? Sí, incluso ante los afanes, con la pareja, con la comida, con el trabajo y mucho más.

Alégrese y haga el bien mientras viva…

¿Qué se le ocurre?

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

158,953 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/pastoralexlopez. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

El sábado 14 de marzo del 2020, despertamos como que si nada. Ese día todo cambiaría para los guatemaltecos.

A partir del domingo 15 de marzo, se prohibieron las reuniones públicas y por primera vez en 42 años, las puertas de La Fráter – Fraternidad Cristiana de Guatemala – la congregación en la que sirvo desde hace 24 años, permanecieron cerradas un domingo.

El virus del SARS-COV-2 – Coronavirus – y que comenzó en la ciudad de Wuhan, China, había llegado a Guatemala. Si en los países del primer mundo habíamos visto un caos terrible, ¿Qué pasaría en Guatemala?

Aún estamos en plena Pandemia. El uso del a mascarilla en mi nación, es obligatoria. Los restaurantes atienden con un aforo reducido de acuerdo a un color de un semáforo establecido.

La pregunta es ¿Quién soy yo? Es probable que usted responda: estudiante, maestro, doctor, arquitecto, mamá… Pero ¿Quién es usted detrás de esos títulos? Usted y yo, en nuestra esencia, somos seres humanos. Comprender esto lo cambia todo. Somos seres humanos que conseguimos títulos u oficios.

En el colegio lo estudiamos, el ser humano nace, crece, se reproduce y muere. Lo aprendimos, pero lo veíamos tan distante en nuestras vidas, hasta que llegó la Pandemia.

En el colegio lo estudiamos, el ser humano nace, crece, se reproduce y muere. Lo aprendimos, pero lo veíamos tan distante en nuestras vidas, hasta que llegó la Pandemia. Clic para tuitear

Por la cantidad de conocidos y amigos que tengo, hemos visto a muchos perder a un abuelo, a un papá, a una mamá, a un hermano, a un sobrino. Ha sido difícil. Uno de mis amigos perdió a su papá de más de 80 años y me decía, éramos sólo 4 en el entierro. No podían entrar más. Hoy estaban y mañana ya no.

¿Quién soy? Yo soy un ser humano, un mortal, que tiene sus días contados. Estoy sólo de paso por esta tierra. Si me fuera demasiado bien, serían 100 años de vida. Pero incluso 100 años es muy poco. Cien navidades, cien Semanas Santas, cien cumpleaños, cien años nuevos. Quisiéramos vivir para siempre pero no se puede.

Somos frágiles. Hoy estamos y mañana no. La Biblia nos recuerda que somos como la neblina, que, así como aparece, pronto desaparece. Saber que un día todos vamos morir debe llenarnos de humildad hacia el cielo y hacia el suelo.

Y es que todos, vamos a morir. La muerte es la igualadora de la humanidad. La muerte no distingue nada, a todo ser humano termina por llevárselo.

¿Qué somos nosotros? Como lo ponía alguien, somos concentrado de gusanos esperando nuestro turno. Esto puede llenarnos de fatalismo, pero no debe ser así. Esto puede llenarnos de frialdad ante los demás seres humanos y decidir vivir lo mejor que podamos a costas de la injusticia. Si al final de cuentas vamos a vivir una sola vida, ¿Por qué no vivirla bien?

Si al final de cuentas todo se acaba, ¿por qué no vivir como sea? El gran sabio Salomón, el tercer rey de Israel, hijo del Rey David quien derrotó al gigante Goliat, escribió un libro fantástico, el libro de Eclesiastés.

En este libro que a simple vista parece fatalista porque todos mueren y al final nadie se acuerda de ellos, describe la vida en esta tierra sin Dios y viéndola desde un punto de vista natural. Salomón lo resume todo en las palabras: “Vanidad de vanidades” o como lo pone otra versión todo es “Correr tras el viento”.

A lo largo de este libro, el da tremendos consejos sobre a la luz que un día moriremos y de este supuesto fatalismo a través de los ojos del ser humano natural, ¿Cómo debemos vivir? De eso hablaremos en la siguiente publicación.

“Y he observado todo cuanto se hace en esta vida, y todo ello es absurdo, ¡es correr tras el viento!” La Biblia en Eclesiastés 1:4

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

158,953 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/pastoralexlopez. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

A menos de un día de las Elecciones Presidenciales en Estados Unidos de Norte América, en Guatemala sale la noticia de que la multinacional abortista estadounidense Planned Parenthood, ha sido autorizada. En Guatemala, el aborto es considerado un delito según la Constitución de la República.

El diario Prensa Libre publicó: “La Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Gobernación dio dictamen favorable, y la Procuraduría General de la Nación dio el visto bueno a Planned Parenthood porque cumple con los requisitos exigidos por la ley de Guatemala, según el acuerdo del Ministerio de Gobernación 231-2020, firmado el 7 de octubre y publicado este 2 de noviembre en el oficial Diario de Centro América y vigente a partir de mañana 3 de noviembre.”

Mañana miércoles 3 de noviembre, ojalá que, en los Estados Unidos, gane la vida sobre la muerte. Trump, el candidato Republicano y su partido, también respaldan la vida y la familia que es la célula básica de toda sociedad.

El pastor Miguel Núñez y quien pastorea en la República Dominicana publicó en su cuenta de Twitter: “Este martes, en USA están en juego, la libertad de culto, el poder hablar de pecado, la dignidad de la vida, el diseño de la familia, la autoridad parental, la estabilidad económica, la seguridad nacional. Por tanto, Oremos… Estamos en el patio de USA”

En otra publicación en Twitter agrega: “Aun no he podido ver como un cristiano puede votar por una plataforma política anticristiana como lo es la plataforma demócrata en USA en la actualidad. Sigo tratando de entenderlo; pero aún no lo logro.”

La BBC publicó el pasado 21 de septiembre, acerca del mensaje clave de Trump sobre al aborto: “Estamos haciendo que sea más difícil abortar ahora, queremos anular las protecciones federales y apoyaríamos una prohibición casi total. También buscaremos llenar el escaño de la Corte Suprema que dejó vacante la muerte del juez Ginsberg antes de las elecciones.”

Por otro lado, la BBC también publicó sobre el candidato Demócrata acerca del mensaje clave de Biden sobre el aborto: “Protegeremos el derecho de la mujer a elegir y luchar para que el acceso al aborto sea legal. Retiraremos al candidato de Trump a la Corte Suprema si ganamos las elecciones presidenciales.”

En Guatemala amamos la vida, la familia y la libertad. No imponemos nuestra fe cristiana a la fuerza en ningún lugar. Ni deseamos que nos vengan a imponer a la fuerza nada. Mucho menos, que se busque legalizar el aborto.

¿Por qué? Los derechos comienzan con la vida. El no matarás de Dios, es el derecho a la vida. El no robarás de Dios, es el derecho a la propiedad privada. El no codiciarás de Dios, es el derecho a la prosperidad desigual. Dios es un Dios que creó la vida y preserva la vida. El vientre debe ser el lugar más seguro para todo bebé.

Sin el derecho a la vida, todos los demás derechos no tienen razón de ser. Porque la vida, es la que les da vida a estos derechos. Sin vida no hay libertad, no hay propiedad, no hay familia, no hay nada.

Sin el derecho a la vida, todos los demás derechos no tienen razón de ser. Porque la vida, es la que les da vida a estos derechos. Sin vida no hay libertad, no hay propiedad, no hay familia, no hay nada. Clic para tuitear

Qué bueno que en Estados Unidos Trump ha estado a favor de la vida, la libertad, la familia y de mucho más. Mañana sabremos quién ganará las elecciones y qué futuro le espera a mucho no nacidos de acuerdo a las políticas que se impulsen en ese país.


Gracias a Dios, en Guatemala nuestro Presidente y Vicepresidente, son personas que también aman la vida, la familia y la libertad.

El Presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei quien a su vez es Médico publicó en su Twitter: “Reconozco la vida desde su concepción y por lo tanto en mi gobierno no toleraré ningún movimiento que viole lo que está dispuesto en nuestra Constitución Política de la República, que vaya en contra de los valores con los que fui criado y que riña con mis principios como médico. SOY UN FIEL DEFENSOR DE LA VIDA y soy enfático en indicar que no avalaré en mi Gobierno la creación, inscripción o puesta en marcha de cualquier organización que vaya en contra de la vida.”

También el Vicepresidente Guillermo Castillo publicó en su cuenta de Twitter: “El artículo 3 de la Constitución Política de la República protege el más fundamental de los derechos humanos:  “La vida”. Honraré siempre la defensa de nuestra Constitución, las leyes y el compromiso de protección a los más inocentes y vulnerables #YoSoyProvida #EsteEsUnGranPaís”

Lo que se aborta no es un puño de células, no es propiedad de la mamá, sino un ser vivo que merece la vida. Con el derecho a la vida, se tienen todos los demás. Sin este, todos los demás también se pierden.

Lo que se aborta no es un puño de células, no es propiedad de la mamá, sino un ser vivo que merece la vida. Con el derecho a la vida, se tienen todos los demás. Sin este, todos los demás también se pierden. Clic para tuitear

Ojalá mañana gane la vida en las elecciones de Estados Unidos. Y, que, en Guatemala, esta nación amante de la vida, la familia, la libertad y la solidaridad, siempre siga reinando la protección al derecho más sagrado de todos, el derecho a la vida, que le da vida, a todos los demás.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

158,953 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/pastoralexlopez. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

En la publicación anterior, escribí sobre el poder de un celular apagado. Si no la ha leído dé clic aquí. Hoy quiero escribir, sobre el poder de dejar en reposo absoluto las redes sociales.

La creación de las redes sociales no es algo ni bueno, ni malo, sino sólo un medio. Todo depende de que se haga con ellas. Todo de pende de cuánto, de cómo, de por qué las usamos y al final de cuentas, de qué sacamos y qué producen en nosotros.

Todos conocemos este sentir. Entrar a una red social y decir: sólo voy a ver algo, que luego nos lleva a algo, que lleva a algo, que lleva a algo y que lleva a algo que al final de cuentas, se convierte en un todo de mucho tiempo, muchas veces sin sentido, navegando en las redes sociales.

Martin Hilbert, profesor de la universidad de California y quien particularmente está interesado en los efectos de la digitalización y de la algoritmización en la sociedad, dijo lo siguiente en una entrevista reciente echa por la BBC y que me compartió mi amigo Hugo Barillas: “La verdadera fuente de poder de las redes ha sido llevarnos a nuestro narcisismo, enojo, ansiedad, envidia, credulidad y, por cierto, a nuestra lujuria”.

¡Wow! “Nos ha llevado a nuestro Narcisismo”. Ese enamoramiento propio, basado en el ego que alcanza su máximo esplendor en el Trastorno Narcisista de la Personalidad. Investigue un poco y asusta. Un Narcisista es una pesadilla para todo el mundo. Las redes sociales nos impulsan a ello. Somos el centro de atención, de nosotros mismos, todo el tiempo y ante los demás. Hoy todos tenemos una audiencia. No saben con certeza cómo surge este desorden, pero algunos creen que la crítica constante y la felicitación sin logro son unas de muchas posibilidades que producen este problema en los seres humanos. No soy ningún experto, si le llama la atención investigue y comprenda mejor este tema.

Hilbert continúa diciendo “Nos ha llevado al enojo, ansiedad, envidia y credulidad”. Otro ¡Wow! Las redes sociales hacen mucho bien, pero su impacto negativo también es grande. ¿Quién es un mejor ser humano porque es narcisista o porque vive enojado, con ansiedad, experimentando la envidia y la credulidad ante todo lo que se lee y publica?

Y un último ¡Wow! De lo que dice Hilbert “Llevarnos… y, por cierto, a nuestra lujuria”. Ese deseo sexual desordenado e incontrolable. O en otros contextos, esas pasiones cuales sean, desordenadas e incontrolables. Ya no somos amos de nosotros, somos esclavos del pecado.

No pretendo hablar sobre lo bueno y lo malo de las redes sociales. Aunque indudablemente su impacto sí es en gran medida negativo sobre todos, especialmente sobre los jóvenes. Y dentro de los jóvenes, más sobre las mujeres. Lea la entrevista hecha a Martin Hilbert.

Lo que sí pretendo es demostrar el poder de dejar en reposo absoluto las redes sociales. Yo lo he hecho. No una vez, lo he hecho tres veces. Y es algo, impresionante, cuando se planifica y tiene un propósito bien definido.

Nada me va a pasar si no sé que está pasando en el mundo fuera de mí. Al conectarnos a las redes sociales, es demasiado el estímulo para nuestras mentes. Jamás creo que habíamos saturado tantos nuestros cerebros con datos y más datos, fotos y más fotos, videos y más videos. E indudablemente, la mayoría de publicaciones son sobre yo soy muy bueno y esta es una vida increíble. Lo cual muchas veces es tan alejado de la realidad y las publicaciones pintan un Jardín del Edén, cuando realmente se vive en un infierno.

¿Qué he hecho las tres veces que me he salido por completo de las redes sociales? Primero, lo hice es porque me sentía aturdido y necesitaba centrarme. Y es que, para enfocarnos debemos desenfocarnos.

Si usted coloca su dedo frente a sus ojos – vamos hágalo – se va a dar cuenta que o enfoca su visión en el dedo o en lo que está detrás del dedo. Pero no puede ver con la misma definición ambas cosas. En una o en otra alternativa de visión, ya sea el dedo o el fondo, se verán borrosos. Jamás los dos bien enfocados.

Yo necesitaba paz. No de algo malo. Paz para vivir, para disfrutar mi hoy, para enfocarme en mi familia, para trabajar sin interrupciones, para leer sobre lo que me apasiona, para aprender algo nuevo, para escribir, para sentirme relajado, para disfrutar mi lugar, para ser yo sabiendo que no soy nada y que el día en que me muera, ni el mundo de todos mis amigos se va a paralizar. Y me llorarán, pero tal vez ni llegarán ni a mi funeral, mucho menos al entierro.

Yo necesitaba paz. No de algo malo. Paz para vivir, para disfrutar mi hoy, para enfocarme en mi familia, para trabajar sin interrupciones, para leer sobre lo que me apasiona, para aprender algo nuevo, para escribir... Clic para tuitear

La primera vez que me salí por seis meses de las redes sociales, lo anuncié. Dije del 20 de febrero al 27 de agosto – fecha de mi cumpleaños – del 2013, no voy a estar presente ni en mis redes sociales, ni escribiendo en mi blog. En ese entonces sólo tenía un poco más de 3,000 suscriptores a mi blog, hoy son más de 158,000.

Algunos pensaron que tenía algún problema personal. Otros se asustaron y dijeron a saber ni qué pasó. ¿Por qué tanta sorpresa? Porque pareciera que no podemos vivir sin las redes sociales, que salir de ellas es dejar de vivir, cuando generalmente es lo contrario, es comenzar a vivir. Han sido de los mejores 6 meses de mi vida.

¿Qué hice para salirme de las redes sociales? Pues desinstalé todos mis Apps. Puse en mi teléfono como App prioritario dos cosas. Mi Biblia y un RSS Reader en donde hasta el día de hoy, leo todos los blogs a donde estoy suscrito y que divido por categorías: finanzas, coaching, pastores, pensadores, noticias del mundo, noticias cristianas, entre otros.

Además, mi Kindle – mi lector digital de Amazon – se convirtió en mi segundo mejor amigo después de mis perritas. Leí no sé cuántos libros. Pero no por leer, sino lentamente, sin prisa. Leí además de la Biblia todos los días no poco, sino varios capítulos por día. Verdaderamente algo maravilloso.

¿Sabe? El mundo no se cayó. Al contrario, me sentí tranquilo y en paz. No quiere decir que hoy vivo de muerte por las redes sociales. No, pero cuando ingreso, veo 10 publicaciones y me salgo. Aunque a veces, las 10 se convierten en mucho más que 10. Pero hay un poder y un dominio tan alto sobre uno mismo, cuando se despierta uno para vivir la vida sin ver hacia afuera. Sin ve qué pasa con otros para dedicarme a lo que pasa dentro de mi yo y con los más cercanos con quienes me relaciono.

Porque lo primero que suelen hacer todos los seres humanos al despertarse, es tomar el teléfono y revisar las redes sociales. Hay una libertad en despertar para no ver nada hacia afuera, para no tener la mirada en otros, sino en nosotros.

Lo primero que suelen hacer todos los seres humanos al despertarse, es tomar el teléfono y revisar las redes sociales. Hay una libertad en despertar para no ver nada hacia afuera, para no tener la mirada en otros, sino en nosotros. Clic para tuitear

Y es que, cuando constantemente vemos hacia afuera. Como que vivimos en modo de juez, de crítico, no de nosotros sino de otros. Y cuando ya no vemos hacia afuera no nos queda otra más que ver hacia adentro. Y hacia dentro, no todo es bueno. Pero ver lo malo en nosotros, es el principio de nuestra salvación. Dios mostrándonos nuestro pecado.

Todos necesitamos ser transformados. Los cristianos sabemos que pecador engendra a pecador. Que ningún niño de dos años fue a una clase de egoísmo avanzado o de actuación básica, para demostrar ira, odio, sacar la lengua y hacer otros gestos de maldad. No, los traemos en el corazón y eso nos hace, siendo pecadores, necesitar un único Salvador que es Jesucristo. El que nunca pecó y murió en nuestro lugar para reconciliarnos con el Padre.

Todos necesitamos un tiempo de solitud – un tiempo sin compañía de nadie –, más no vivir en solitud. Jesús se retiraba a orar. Ya sea de noche o muy de madrugada y se iba solo. Tiempos de solitud en oración, en la palabra, en introspección para que Dios nos muestre nuestras vigas que tenemos frente a nuestros ojos y que no podemos ver. Esos pecados que tan fácilmente podemos ver en los demás. Pero que somos tan ciegos ante nosotros.

Tal y como enseñó Jesús en la Biblia en Lucas 6:41 y 42 “»¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo y no le das importancia a la viga que tienes en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame sacarte la astilla del ojo”, cuando tú mismo no te das cuenta de la viga en el tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano.”

Cuando vemos hacia adentro, en oración, en reflexión y en su palabra, vemos nuestra viga. ¿A quién podemos ayudar con su paja si no sacamos primero nuestra viga? Muéstrame esa viga mi Dios, esa debe ser nuestra oración.

Tres veces me he salido de las redes sociales. Las primeras dos fueron de 6 meses cada una. Recuerdo cuándo fue la primera. No recuerdo cuándo fue la segunda, ni la tercera que fue como de 2 ó 3 meses. Pero sí recuerdo la sensación de libertad, de auto control y de paz. Y no por haber dejado las redes sociales nada más, sino porque dejé para hacer. Dejé de ver hacia afuera, para ver hacia adentro y hacia arriba, lo más importante de todo.

Todos necesitamos un tiempo de solitud – un tiempo sin compañía de nadie –, más no vivir en solitud. Jesús se retiraba a orar. Ya sea de noche o muy de madrugada y se iba solo. Clic para tuitear

El poder no estuvo sólo en dejarlas. Estuvo en dejarlas con un propósito específico en mente. Buscar un tiempo sin otros, para verme a mí. Para así, dedicarme con más fuerza a otros, sin tener que estar drenado por ver lo de otros. Dedicarme a los que estarán si hubiera una guerra y nos quedáramos sin electricidad.

Este es el poder de poner en reposo absoluto las redes sociales. Es dejar de ver hacia afuera, para ver hacia adentro. Pidiéndole a Dios gozo y contentamiento en el anonimato. Sabiendo que no quiero ser llevado como dice Martin Hilbert por el río del: “narcisismo, enojo, ansiedad, envidia, credulidad y, por cierto, nuestra lujuria”. Porque ciertamente, soy un pecador arrepentido, necesitado de su gracia y llamado a vivir en santidad en Jesús.

¿Y qué pensamientos rondan por su mente ahora? Un abrazo!

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

158,953 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/pastoralexlopez. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.