Archives For reflexión

Mientras lloraba, este joven me decía: Alex, haga lo que haga, nunca agrado a mi papá. Nunca me felicita, nunca me dice que ama y la verdad, es demasiado duro conmigo, ya no sé qué hacer. Estoy muy triste.

Mi respuesta fue, ya no esperés nada de él. Porque a menos que Dios lo transforme, nunca lo vas a recibir. Estás poniendo la mirada en un hombre imperfecto y pecador, que necesita un salvador y ser transformado por él.

Necesitás poner tu mirada y descansar para tu identidad en el único papá perfecto, Dios nuestro Creador. Él dijo al terminar de crear los cielos y la tierra, que todo lo que había hecho era bueno en gran manera y eso nos incluye a nosotros.

Cuando Dios vio a un pueblo judío que se había convertido al Evangelio, queriendo regresar a cumplir la ley para ser salvo, lo cual es imposible, inspiró al autor de Hebreos para decirles:

“Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. 2 Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. 3 Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.” Hebreos 12:1-3

A los hijos que no tienen papá o a los que lo tienen, pero como que, si no lo tuvieran, pongan la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de la fe. Soportó todo para pagar el precio por nuestros pecados, no se cansen, sino sigan corriendo la carrera de la fe.

A los hijos que no tienen papá o a los que lo tienen, pero como que, si no lo tuvieran, pídanle a Dios amor y misericordia para honrar a su papá a pesar de lo que no reciben de él. Pero alcen su mirada al cielo ante aquel que nos dice que, aunque padre o madre nos dejen, con todo él nos recibirá en sus brazos.

A los hijos que no tienen papá o a los que lo tienen, pero como que, si no lo tuvieran, busquen mentores creyentes que les guíen en el caminar de su fe para que juntos, nuestras vidas apunten el Padre Dios y otros sean salvos.

Les comparto este video de la canción de Abel Zavala, quien creció sin su papá, pero nunca le hizo falta. Su mamá siempre le dijo, no estás solo, Dios es tu papá. Y es que sólo Dios es el padre que siempre podremos soñar, porque no existe el papá perfecto. Pero si el arrepentido, que refleja en todo, el corazón del padre. A esforzarnos papás, con la ayuda del Espíritu Santo, por ser ese tipo de hombre.

Oremos por arrepentimiento en el corazón de los papás que necesitan amar y recibir el abrazo, el perdón y la dirección del Padre Dios.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 900,000 descargas.

161,776 suscriptores

Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram y YouTube

Durante los últimos años, mi Guatemala, el país de la eterna primavera y de una gran mayoría de guatemaltecos que están llenos de amor por la patria, por el prójimo y por sacar adelante a nuestra nación, se ha parecido más a una serie de Netflix.

Una serie con los giros más inesperados que ningún productor hubiera sido tan creativo como para inventar los ataques, contra ataques y el molesto alboroto que hemos vivido.

Los guatemaltecos queremos paz. Paz unos con otros, para convivir y disfrutar de nuestra bella nación, mientras con la oración y la acción, seguimos levantando a Guatemala.

A pesar de estos subi bajas que hemos vivido, este domingo todos los que amamos nuestra Guatemala, el atol de elote, las tostadas con salsa de tomate o guacamol, los rellenitos, los chuchitos, los tamales, los paches y todo esto sobre todo, compartido en familia, con buenos amigos, en paz y en reuniones sociales que ocurren desde que sale el sol y hasta después que se pone, tenemos que ir a votar.

Un gobierno no va a salvar a Guatemala, sólo Dios puede salvarla, al transformar el corazón de todo guatemalteco que cree en Jesucristo como el salvador y se arrepiente de sus pecados.

Pero aunque un gobierno no puede salvar a Guatemala, sí puede hundir a nuestra nación como lo hemos visto en otras naciones de Latinoamérica, que experimentan problemas mucho más serios, que gracias a nuestro Padre, no ocurren acá.

Su voto es importante, no lo bote. Y aunque Guatemala por momentos parece una Guatemala a la Netflix, nuestro llamado es a construirla y no a destruirla. Y la indiferencia ante unas elecciones, no la construye.

Este domingo, vayamos y animemos a todos los guatemaltecos a votar. Y luego de las elecciones, sigamos orando y accionando para honrar a Dios, a nuestra nación y a nuestro prójimo.

Amo a mi Guatemala. El domingo iré a votar. ¿Y usted?

«La justicia enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos.» Proverbios 14:34

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 900,000 descargas.

161,776 suscriptores

Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram y YouTube

Ore hasta que Dios le dé un milagro o hasta que Dios lo llame a su presencia… Cuando oramos no le damos órdenes a Dios, le suplicamos, reconociendo quién es Él y que nuestra vida, total dependencia y fidelidad a Él, no dependen de una respuesta, sino de quién Él es.

Pablo tuvo un aguijón en la carne, tres veces oró a Dios que se lo quitara y no se lo quitó. A pesar de ese aguijón en la carne, escribió inspirado por el Espíritu Santo, trece de las veintisiete cartas del Nuevo Testamento. Y sirvió a Dios incansablemente y con un gozo inspirador a pesar de todo.

Y declaró cuando sabía que su muerte estaba próxima y no una muerte por causa del aguijón en la carne, que aún seguía en Él: «He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe.» 2 Timoteo 4:7

La guerra o batalla espiritual a nivel individual, es mantenerse en la fe. Sin importar la tentación que se nos presente o venga lo que venga y pase lo que pase. ¿Qué nos sostiene? Jesús nuestra esperanza de gloria. Aquel a quien Dios resucitó y que es garantía de resurrección para nosotros los que hemos creído.

A Dios lo honramos por lo que Él es y no por lo que Él hace. Aunque ya hizo en Cristo y siempre hará. Pero no siempre hará conforme a nuestra voluntad. Somos sus siervos, que aceptamos lo que viene, siempre confiando en Él.

Sólo existe un lugar en donde ya no necesitaremos ni fe, ni esperanza y será en el cielo, porque le veremos cara a cara y seremos salvos para la eternidad. Pero el amor permanece para siempre. Por eso amemos en dos direcciones: hacia el cielo y en el suelo. En la buenas y en las malas.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 900,000 descargas.

161,776 suscriptores

Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram y YouTube

Pareciera que la teología de muchos con respecto a la vida, es que la vida en esta tierra, debe ser eterna y que la muerte, es una maldición a ser evitada a toda costa. Qué tan contrario a lo que enseña la Biblia. Clic para tuitear Nuestros días están contados y nos espera no el vacío sino la vida eterna con Dios.

Y es que nuestra esperanza, no es una vida eterna en este cuerpo terrenal, sino una vida eterna, en un cuerpo celestial. Así como Jesús murió y resucitó, nosotros un día moriremos y resucitaremos a una vida eterna, donde estaremos con Dios para siempre.

«¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él» 1 Tesalonicenses 4:14

Y es que tener fe, no es ser fiel porque Dios hará un milagro. Tener fe, es ser fiel a Dios aunque no haga un milagro. La fe, cree que Dios existe, cree en la redención de los pecados por el sacrificio de Jesús en la cruz y en la promesa de la vida eterna.

La muerte no es una derrota para el cristiano. Nuestra vida redimida en esta tierra, y nuestra esperanza eterna, dependen de la muerte del Justo, Jesucristo, que al tercer día Dios lo resucitó. Por eso Pablo podía decir con plena convicción: «Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia» Filipenses 1:21

Si la muerte fuera una derrota, Jesús fuera la derrota más grande, pero Dios lo resucitó. Si la muerte fuera una derrota todos los fieles discípulos de Jesús que han muerto como mártires, por enfermedades, accidentes u otras causas, no tendrían esperanza, pero todos, tienen esperanza eterna.

Para el cristiano la muerte no es una derrota. La muerte desde los ojos de Dios, tiene mucho valor: «Mucho valor tiene a los ojos del Señor la muerte de sus fieles» Salmo 116:15

¿Cómo es posible que mucho valor tenga a los ojos del Señor la muerte de sus fieles? Es que para nosotros es un triste adiós con esperanza eterna. Pero para Dios, es un bienvenido a casa.

¿No puede entristecerse uno? Claro que sí. Tanto por la muerte, como por la enfermedad de un ser querido. No existe dolor más grande que la separación física de aquellos que amamos en esta tierra. Para el cristiano la muerte duele, pero duele con esperanza Clic para tuitear

Pero no lloremos hacia el suelo en desesperanza. Lloremos hacia el cielo de donde viene mi socorro. Y oremos como oró Jesús en el jardín del Gestsemaní previo a su arresto: «Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró: «Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú»» Mateo 26:39

Tengamos la convicción de Sadrac, Mesac y Abednego quienes ni amanenzados doblaron su rodilla ante una estatua y prefieron ser lanzados a un horno de fuego y le dijeron al rey: «Sadrac, Mesac y Abednego le respondieron a Nabucodonosor: —¡No hace falta que nos defendamos ante Su Majestad! 17 Si se nos arroja al horno en llamas, el Dios al que servimos puede librarnos del horno y de las manos de Su Majestad. 18 Pero, aun si nuestro Dios no lo hace así, sepa usted que no honraremos a sus dioses ni adoraremos a su estatua.»

No adoraron la estatua porque fueran a ser salvados del hornos de fuego. No la adoraron porque su fidelidad a Dios era más grande que cualquier cosa. Sabemos que Dios los libro del horno de fuego. Pero no fueron fieles porque Dios los libró. Fueron fieles porque Dios era Dios y vivían para honrarlo y obedecerlo.

Oremos para vivir en la fe y para morir con la fe. Como buenos soldados, fieles a la misión celestial de ser el pueblo de Dios, pueblo santo, que ama y le sirve, siempre. Clic para tuitear

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 900,000 descargas.

161,776 suscriptores

Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram y YouTube






El árbol de Navidad, las luces decorando afuera de las casas, la cena con tamales, pierna o pavo, los fuegos pirotécnicos y todos corriendo por sus vidas o las ofertas de fin de año, aparecen en la época de Navidad, pero no son la Navidad.

La Navidad, viene del latín “Nativitas” que significa, nacimiento. Y es celebrar el nacimiento de Jesús.

¿Por qué para nosotros los cristianos es tan importante el nacimiento de Jesús? Déjeme darle por lo menos cuatro razones.

1. Porque Jesús, es el Hijo de Dios, por cuya palabra, todo lo que conocemos fue creado

Jesús no fue un mortal más que nació de la unión entre María y José. El Espíritu Santo colocó en el vientre de María a Jesús, su único Hijo. Por eso a Jesús, también se le ve en la Escritura como un segundo Adán. El primero lo echó a perder todo con su pecado. El último, restauró a los pecadores con Dios, por medio de su justicia y su muerte.

“En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla.” Juan 1:1-5

“Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” Juan 1:14

“Así está escrito: «El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente»; el último Adán, en el Espíritu que da vida. No vino primero lo espiritual, sino lo natural, y después lo espiritual. El primer hombre era del polvo de la tierra; el segundo hombre, del cielo. Como es aquel hombre terrenal, así son también los de la tierra; y como es el celestial, así son también los del cielo. Y, así como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.” 1 Corintios 15:45-49

2. Porque Jesús, nos muestra el camino al Padre, que es él mismo

Su encarnación (que haya dejado la gloria y tomado la forma de hombre), hizo que la luz resplandeciera frente a las tinieblas. Esta luz, que era la vida, nos muestra el camino al Padre. Y ese camino, es él mismo encarnado, crucificado, resucitado e intercediendo hoy por nosotros ante el Padre.

“Dijo entonces Tomás: —Señor, no sabemos a dónde vas, así que ¿cómo podemos conocer el camino? 6 —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.” Juan 14:5 y 6

3. Porque Jesús, con su muerte, nos reconcilia con Dios y aplaca su ira

Jesús hace que dejemos ser enemigos y nos convierte en amigos de Dios. ¿Cómo podíamos ser enemigos de Dios? Todo el que quebranta la ley de Dios, no sólo rechaza su ley, sino al dador de la ley. Considera que sus caminos son más altos y superiores al Creador. Dios no tolera el pecado y lo castiga. Pero la muerte de Jesús el justo en la cruz, aplaca la ira de Dios, nos reconcilia con el Padre y por medio de Él, somos adoptados también como hijos.

“En otro tiempo ustedes, por su actitud y sus malas acciones, estaban alejados de Dios y eran sus enemigos.” Colosenses 1:21

“En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.” Efesios 2:3

“Por tanto, hermanos, sepan que por medio de Jesús se les anuncia a ustedes el perdón de los pecados. 39 Ustedes no pudieron ser justificados de esos pecados por la ley de Moisés, pero todo el que cree es justificado por medio de Jesús.” Hechos 13:38

“Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados. 25 Antes eran ustedes como ovejas descarriadas, pero ahora han vuelto al Pastor que cuida de sus vidas.” 1 Pedro 2:24

4. Porque Jesús, con su muerte, hace que nazcamos a una nueva vida y nos da vida eterna

“»Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.” Juan 5:24

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios». Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.” 2 Corintios 5:17-21

Aunque sabemos que nadie conoce con certeza la fecha en que nació Jesús, celebramos su nacimiento. Pero, sobre todo, celebramos cada vez que nace en el corazón de aquel que se arrepiente de sus pecados, los confiesa y se aparta.

Demos gracias en oración, por Jesús, nuestro Salvador. Y porque nos empodere con su Espíritu Santo, para vivir como Jesús vivió. No por miedo a una condenación, sino por gratitud, por el que nos reconcilió con el Padre en la cruz del Calvario. Hoy somos hijos e hijos amados.

Feliz Navidad…

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 900,000 descargas.

161,776 suscriptores

Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus