Cómo llegar cada semana a la iglesia

noviembre 15, 2013

Riverside_Nave¿Qué es lo que hace la diferencia entre las personas que se congregan en una iglesia? ¿Por qué unos entran y salen igual? Mientras otros ¿Entran de una manera y salen diferentes? Esto sobre todo cuando el programa y el servicio fue el mismo. Unos no recordarán una hora después el tema del mensaje, otros lo recordarán de por vida. ¿Cuál es la diferencia?

La diferencia radica en cómo llegamos cada semana a la iglesia. Siga estos seis consejos para llegar a la iglesia cada semana para celebrar que nuestro Señor Jesús resucitó un domingo y con él por fe en su sacrificio en la cruz, todos nosotros hemos resucitado a una nueva vida llena de amor, paz y esperanza.

1. Llegue de manera puntual
Usted no llega tarde al cine porque no quiere perderse nada de la película. No llegue tarde a la iglesia. ¿Cuánto me lleva para transportarme a la iglesia? ¿Cuánto me lleva para arreglarme y comer y a toda mi familia? Sume el tiempo de las respuestas de estas dos preguntas, agregue 15 ó 20 minutos de holgura y a esa hora debe despertarse para que llegue puntualmente. Vamos a ir a la casa de Dios a adorar su nombre. No llegue a media alabanza o a la mitad del mensaje. Llegue de manera puntual.

Y dicho sea de paso para los pastores de las congregaciones, comiencen siempre a la hora anunciada. Esto ha sido parte de La Fráter desde nuestros inicios.

“No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, 47 alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos.” Hechos 2:46 NVI

2. Llegue dispuesto a dar adoración
Sólo Dios es digno de adoración. Cada semana que vaya a la iglesia vaya a rendirle honor y gloria al único que la merece. Cada semana adore a Dios sin reservas. Cada semana levante sus manos al cielo, doble sus rodillas, aplauda al rey de reyes con una entrega total. Cada semana recuerde que sólo Dios es digno de nuestra adoración.

“De nuevo lo tentó el diablo, llevándolo a una montaña muy alta, y le mostró todos los reinos del mundo y su esplendor. 9 —Todo esto te daré si te postras y me adoras. 10 —¡Vete, Satanás! —le dijo Jesús—. Porque escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.” 11 Entonces el diablo lo dejó, y unos ángeles acudieron a servirle.” Mateo 4:8 NVI

3. Llegue dispuesto a recibir instrucción
Si usted llega con una disposición a ser instruido, entonces podrá recibir lo que Dios tiene para usted por medio de la predicación de la Palabra. Sin importar quién esté en el púlpito, llegue cada semana dispuesto a recibir. Es cierto, usted algunos predicadores harán más clic con usted que otros. Pero todos traen una enseñanza bíblica que se origina en Dios y que puede transformarle si usted es receptivo a ello. Pero si se cierra desde el inicio será de los que entran y salen igual. Esté dispuesto a recibir de todos los predicadores.

4. Llegue como estudia con cuaderno de notas y libro de texto
Tenga un cuaderno de notas y apunte lo más relevante de la predicación. ¿Cuántas prédicas ha escuchado en la vida? ¿Cuántas puede predicar? ¿Cuántas recuerda? Uno de mis Catapultazos dice: “El que no anota, no anota”. Tome nota de las citas bíblicas las que podrá usar para  edificar y evangelizar a sus amigos, tome nota de las ideas principales del tema, tome nota de lo que usted debe comenzar a hacer o dejar de hacer. ¿Qué pensaría de un alumno universitario que llega a la clase de Estadística I sin su libro, cuaderno de notas y lapicero? Si usted toma notas, jamás olvidará lo enseñado. Podrá revisarlas con frecuencia y refrescar lo aprendido. Compre y lleve su Biblia todas la semanas y cómprele una a todos en su familia.

“Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.” Romanos 10:17 NVI

5. Llegue dispuesto a recibir consolación
Es a través de la comunión con otros miembros antes y después del servicio, en la adoración, en la predicación o en la oración al finalizar el mensaje que Dios nos habla y consuela. Dios es el señor de consolación. Llegue dispuesto cada semana recibir consolación. Pida oración a sus amigos, rinda su vida por completo a Dios en la adoración y oración sin pena por los demás y recuerde que recibimos consuelo para consolar a todos los que sufren.

“Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, 4 quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren.” 2 Corintios 1:3 NVI

6. Llegue dispuesto a sembrar para cumplir la Gran Comisión
Dé mensualmente el 10% de sus ingresos en la congregación a la que asiste, para financiar la obra de Dios. Los diezmos no son para los pastores sino para cumplir nuestra misión de ir y hacer discípulos. No utilice sus diezmos para ayudar a otras personas, lleve íntegros los diezmos para el fondo del templo. Todo el que diezma tendrá hasta que sobreabunde, es promesa de Dios. Cubrirá sus necesidades básicas y sobrará. Los cristianos no diezmamos para recibir. Pero todo el que siembra, cosecha. Esta es la ley de Dios.

«Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará. 7 Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría. 8 Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes. 9 Como está escrito: «Repartió sus bienes entre los pobres; su justicia permanece para siempre.» 10 El que le suple semilla al que siembra también le suplirá pan para que coma, aumentará los cultivos y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia. 11 Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios.” 2 Corintios 9:6 NVI

Llegue esta semana a iglesia como debe y no llegue solo. Invite y lleve a sus amigos que crecieron en el evangelio de Jesús y se alejaron y a aquellos que aún no han experimentado lo que es amar y ser amado por Dios.

Suscríbase a mi blog y reciba gratis cuando sea el lanzamiento, el libro que estoy escribiendo sobre el Noviazgo. Lea los primeros capítulos aquí

Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter y Google Plus

Pastor Alex López

Posts