Es usted: ¿Un cristiano?, ¿Un discípulo de Jesús? o ¿ambos?

octubre 3, 2017

Desde siempre, les hemos enseñado a nuestros cuatro hijos de 14, 12, 11 y 10 años, que nuestra meta es que sean independientes y luego interdependientes. Que puedan auto gobernarse a sí mismos. Y, sobre todo, que estudien lo que estudien y que trabajen en donde trabajen, son llamados a ser siempre, fieles discípulos de Jesús.

Cuando alguno de ellos hace algo malo, les explicamos que nuestra meta no es que se porten bien frente a nosotros, sino que especialmente cuando no estamos presentes. Porque portarse bien sólo frente a nosotros, verdaderamente no produce frutos de obediencia, sino una siembra de engaño, que al final de cuentas traerá dolor, vergüenza y muerte.

Muchos cristianos podemos caer en el error de abusar de la gracia de Dios. Ese regalo inmerecido de perdón y reconciliación con Dios y que nos da por medio del sacrificio de Jesús en la cruz. Podemos vivir como no creyentes, con la única diferencia, que pedimos perdón cada vez que pecamos.

El hijo que se porta bien sólo frente a sus papás, no sólo vive engañado, sino que engaña a sí mismo. “Este es el mensaje que hemos oído de él y que les anunciamos: Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad. 6 Si afirmamos que tenemos comunión con él, pero vivimos en la oscuridad, mentimos y no ponemos en práctica la verdad. 7 Pero, si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.” 1 Juan 1:5-7 NVI

Podemos conocer de Dios, sin ser personas de Dios. Podemos saber de Dios, sin obedecer a Dios. El conocimiento, sin arrepentimiento y sin negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz cada día y seguirle, no produce frutos de justicia.

Como la novia de Cristo que somos, Dios nos ha llamado afuera del mundo – todo aquello que es contrario a su voluntad – para consagrarnos a él. El que se consagra a un deporte piensa en ello en todo momento. Cada decisión la toma pensando en su deporte y en su meta final. Lo mismo debe ocurrir con todo cristiano.

 Todo cristiano no por fuerza es un discípulo de Jesús, pero todo discípulo de Jesús es por fuerza un cristiano. La diferencia no está en llamarse, sino en que cómo nos llaman, porque reflejamos a Jesús. No está en saber, está en hacer.

Cristiano puede llamarse cualquier persona, pero vivir como si no lo fuera, negando el título que ostenta. De hecho, hay personas que se llaman cristianas y cuando uno les pregunta a dónde asisten, responden que son cristianos, pero de nombre. Si somos fisicoculturistas, enseñemos los músculos. Si somos programadores, mostremos nuestros programas. Si somos cristianos, seamos santos siempre.

¿Qué debe crucificar para ser verdaderamente un fiel discípulo de Jesús? Niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígale. Saberlo es bueno, vivir y obedecerlo, su llamado. Y el llamado de Dios siempre produce: paz y vida.

“Luego dijo Jesús a sus discípulos: ―Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. 25 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará.” Mateo 16:24 NVI

“El que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió.” 1 Juan 2:6 NVI

Así que arrepentimiento, oración, lectura de su Palabra y poder del Espíritu para vivir y ser testigos. Adelante en su caminar cristiano…

*****
Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Y gratis los dos libros que lanzaré en el futuro. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com

146,422 suscriptores
Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus

Pastor Alex López

Posts