Mis papás cumplen 42 años de matrimonio y les comparto sobre ellos

noviembre 13, 2013

Mis papás los pastores Dr. Jorge H. López y la Dra. Elsy de LópezTengo el privilegio de ser hijo de pastor y ahora pastor. Mis papás fundaron hace 34 años Fraternidad Cristiana de Guatemala, a la que cariñosamente llamamos La Fráter. En 1979, junto a 20 personas y un sueño como único activo, inició la iglesia en donde sirvo. Ambos han sido cruciales para el crecimiento de La Fráter de 20 a más de 15,000 miembros.

Mi papá, el Dr. Jorge H. López, tenía 28 años cuando fundó la Fráter. Yo en ese entonces tenía 2 años. Mis primeros recuerdos de mi vida son de la congregación en el Hotel Guatemala Fiesta, hoy el Holiday Inn. Gracias a él somos una iglesia cristiana para la familia que proclama el amor de Dios, manifiesta el poder del Cristo resucitado y persevera en el orden dado en la Biblia. Tenemos amor unos por otros sin importar la raza o posición económica y predicamos Su amor. Somos una iglesia con poder para transformar vidas y familias en el nombre de Jesús y poder para lograr cosas grandes como construir un lugar para congregarnos como lo es el Mega Auditórium con capacidad para 12,244 personas construido al contado gracias a nuestros diezmos, ofrendas y promesas de fe y a una administración íntegra de los recursos económicos que Dios nos ha confiado como congregación. Y somos una iglesia ordenada en cuanto a reuniones y doctrina basada en la Biblia. La excelencia es nuestro sello en todo lo que hacemos. Comenzamos nuestras reuniones puntualmente y todo está planificado para ejecutarse con la excelencia que nuestro Dios merece. Mi papá fue el soñador  y hoy su sueño es el sueño de nosotros los más de 15,000 miembros.

Mi mamá, la Dra. Elsy de López, no es de aquellas pastoras que está sentada dentro de un Auditórium en primera fila. Nunca, a menos que esté predicando, está dentro del Auditórium. Desde el inicio ha sido la Directora de Zona de Campeones – como llamamos a nuestro Departamento de Niños – y además es la líder de las células de mujeres junto con mi esposa Aixa. Todo el mundo la ama, porque ya sea cuando fueron jóvenes o niños su vida ha tocado vidas. Consejos, generosidad, consuelo, oración y más describen a mi mamá. Hace poco alguien le envió un correo desde Huehuetenango – otra ciudad en el interior de Guatemala – y le decía: “mientras escribo esta nota, hay lágrimas en mis ojos”. Mucho de lo que hoy soy se lo debo a ella y a la Zona de Campeones. Fue ahí en donde limpié mesas, ordené sillas, fui payaso, estuve en teatro, fui maestro, di mi primer lección, organicé los juegos en los retiros de niños, fui el fundador junto a otro amigo del ministerio de Alabanza de Zona de Campeones cuando ni siquiera teníamos equipo y pasábamos de aula en aula dirigiendo la alabanza con nuestras guitarras en mano. Fue ahí en donde aprendí a tocar el bajo, el piano y a dirigir alabanza.

Hoy que mis papás cumplen 42 años de matrimonio, les quería compartir algo sobre ambos. De los dos puedo decirles que en sus trato con toda la congregación y aún extraños son sencillos, humildes, trabajadores, fieles, accesibles, disciplinados y con una pasión por ver a una Guatemala rendida a los pies de Jesús.

Cuando recién regresé de estudiar teología en Christ for the Nations Institute en Dallas Texas allá en Mayo de 1996, tres personas me pidieron que trabajar en la Fráter. El anciano Carlos Villeda me pidió para que dirigiera el CEMFRAC (El Centro de Estudios Ministeriales de Fraternidad Cristiana), Luis Fernando Oliva para que Coordinara las Células de Jóvenes y Roxana de De Léon para que fuera director de inglés en uno de los niveles del colegio. Gente con quienes siempre estaré agradecido por haber pensado en un joven de 20 años para ocupar cualquiera de esas posiciones. Esa gente que cree en uno lo marca para siempre. Decidí trabajar en el CEMFRAC. Cuando me dieron mi oficina, mi papá llegó a visitarme. Yo le dije: bienvenido a mi humilde oficina. A lo que él respondió: las oficinas no son humildes, sólo las personas que están en ellas.

Papi y mami, los quiero mucho. Que Dios les conceda salud y larga vida para seguir impactando vidas en esta tierra. Gracias por todo lo que han hecho por mí. Pero especialmente por modelar y enseñarme el evangelio de Jesús. Hoy no sólo son mis padres, son mis hermanos en Cristo. Feliz 42 aniversario de matrimonio. Sus tres hijos, tres nueras y 7 nietos los bendecimos.

Como nota final, casualmente hoy también mi hermano menor Checha y su esposa Marcella están cumpliendo 9 años de casados. Se casaron el mismo día que mis papás. Un abrazo mi brodercito y Marcella. Que Dios los siga utilizando como los líderes del grupo de Jóvenes como voluntarios que son, sirviendo sin salario pero como que lo tuvieran y con un corazón agradecido con el Padre.

Suscríbase a mi blog y reciba gratis cuando sea el lanzamiento, el libro que estoy escribiendo sobre el Noviazgo. Lea los primeros capítulos aquí

Conéctese conmigo en:
Mi blog
, Facebook, Twitter y Google Plus

Pastor Alex López

Posts