¿Por qué nació Jesús?

diciembre 21, 2019

El árbol de Navidad, las luces decorando afuera de las casas, la cena con tamales, pierna o pavo, los fuegos pirotécnicos y todos corriendo por sus vidas o las ofertas de fin de año, aparecen en la época de Navidad, pero no son la Navidad.

La Navidad, viene del latín “Nativitas” que significa, nacimiento. Y es celebrar el nacimiento de Jesús. ¿Por qué nació Jesús?

1. Jesús nació, para mostrarnos el camino al Padre
¿Quién podía conocer a Dios a menos que él se revelara a nosotros? Y en Jesús, Dios se reveló completamente y vino a mostrarnos el camino al Padre, que es Jesús mismo. Su encarnación (que haya dejado la gloria y tomado la forma de hombre), hizo que la luz resplandeciera frente a las tinieblas. Esta luz, que era la vida, nos muestra el camino al Padre. Y ese camino, es él mismo encarnado, crucificado, resucitado e intercediendo hoy por nosotros ante el Padre.

Juan 14:5 y 6 “Dijo entonces Tomás: —Señor, no sabemos a dónde vas, así que ¿cómo podemos conocer el camino? 6 —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.”

2. Jesús nació, para cumplir con las obras que demanda la ley de Dios y que ninguno de nosotros jamás ha podido ni podrá cumplir

Nadie en la historia de la humanidad ha podido cumplir los mandamientos que Dios le entregó a Moisés. Con un mandamiento que quebrantemos somos culpables de muerte y de muerte eterna. Sólo Jesús, la divinidad que se vistió de carne y huesos, fue tentado en todo, pero sin pecado. Convirtiéndose así en el único capaz de morir en la cruz, el justo por los injustos, para cargar con nuestros pecados. 

Hebreos 4:14 al 16“Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. 16 Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.” 

3. Jesús nació, para que con su muerte, aplacara la ira de Dios y nos reconciliara con él
La muerte de Jesús en la cruz, hace que dejemos ser enemigos, nos hace amigos de Dios y más que eso, hijos, pues Dios nos adopta en Jesús como suyos. ¿Cómo podíamos ser enemigos de Dios? Todo el que quebranta la ley de Dios, no sólo rechaza su ley, sino al dador de la ley. Considera que sus caminos son más altos y superiores al Creador. Dios no tolera el pecado y lo castiga. Pero la muerte de Jesús el justo en la cruz, aplaca la ira de Dios, nos reconcilia con el Padre y por medio de Él, somos adoptados también como hijos.

Colosenses 1:21 “En otro tiempo ustedes, por su actitud y sus malas acciones, estaban alejados de Dios y eran sus enemigos.”

Efesios 2:3 “En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.”

Hechos 13:38 “Por tanto, hermanos, sepan que por medio de Jesús se les anuncia a ustedes el perdón de los pecados. 39 Ustedes no pudieron ser justificados de esos pecados por la ley de Moisés, pero todo el que cree es justificado por medio de Jesús.”

1 Pedro 2:24 “Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados. 25 Antes eran ustedes como ovejas descarriadas, pero ahora han vuelto al Pastor que cuida de sus vidas.”

4. Jesús nació para que al creer en él y en su sacrifico en la cruz, nos arrepintiéramos de nuestros pecados y naciéramos a una nueva vida con promesa de vida eterna

Juan 5:24 “» Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.”

2 Corintios 5:17 al 21 “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! 18 Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: 19 esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. 20 Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios». 21 Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.”

Aunque sabemos que nadie conoce con certeza la fecha en que nació Jesús, celebramos su nacimiento. Pero, sobre todo, celebramos cada vez que nace en el corazón de aquel que se arrepiente de sus pecados, los confiesa y se aparta. Clic para tuitear

Demos gracias en oración, por Jesús, nuestro Salvador. Y porque nos empodere con su Espíritu Santo, para vivir como Jesús vivió. No por miedo a una condenación, sino por amor y gratitud, por el que nos reconcilió con el Padre en la cruz del Calvario. Hoy somos hijos e hijos amados. ¡Feliz Navidad!

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 140,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

168,025 suscriptores