Archives For Vida cristiana

Las mamás ocupan un lugar especial en el corazón de sus hijos. Un lugar tan especial, que tan solo mencionar a una mamá como insulto, es suficiente para que algo desencadene en una desgracia.

¿Por qué será que los papás no somos ni siquiera dignos de insulto? Ha escuchado alguna vez a alguien insultar a otra persona diciéndole: “¡Tu padre!”. Nunca… Pero mencione a su mamá y eso será otra historia.

Hay cosas que los papás debemos aprender de las mamás. No para convertirnos en dignos de insulto, sino para que nuestros hijos encuentren en nosotros, lo que también encuentran en sus mamás.

Claro está, no todas las mamás son buenas mamás y necesitan en sus vidas, un reseteo que sólo Dios puede dar. Pero una mayoría, manifiesta en su vida y en su relación con sus hijos, características que nosotros los papás debemos imitar para cosechar una mejor relación con nuestros hijos. ¿Cuáles son algunas de esas cosas que los papás podemos aprender de las mamás?

Las mamás escuchan antes de aconsejar.
Cuéntele a un hombre una situación y rápidamente obtendrá un consejo. Los hombres estamos acostumbrados a resolver problemas y muchas veces no escuchamos o interrumpimos las historias. Las mamás suelen escuchar, esto les permite comprender mejor la situación y entonces y sólo entonces, aconsejar o animar. Además, como escuchan más, los hijos suelen abrir más fácilmente su corazón, vez tras vez. Las mamás suelen ser un lugar seguro, para hablar sobre los problemas. Escuchan antes de aconsejar.

Las mamás son tiernas y abrazan el corazón.
Desde el vientre, la mayoría de mamás aman a sus bebés. Ni siquiera los han visto, pero el amor que les tienen, es único. Esto les permite ser más tiernas con sus hijos. Al dirigirse a sus hijos les dicen: “Hijito, mijito, mi bebé, cariño, etc.” Este trato con ternura o no con rudeza, se convierte en un abrazo al corazón. Y el corazón que es amado, rebosará de amor de regreso.

Las mamás tienen empatía y comprenden los sentimientos del corazón.
Una mamá suele ponerse en el lugar de sus hijos. Esto les permite experimentar en cierta medida, los sentimientos que sus hijos están experimentando. Ponerse en los zapatos de otros, es necesario para ver todo a través de la perspectiva del otro. El comprender mejor los sentimientos de otra persona, hace que las mamás sean más empáticas y conecten con sus hijos. Comprender una situación a través de los ojos de los sentimientos, cambia la óptica del juicio, hacia la compasión.

Las mamás son detallistas y marcan el corazón.
Una mamá siempre anda pensando sobre cómo agradar a sus hijos. Cuando hacen pasta, apartan algo para el hijo que no le gusta cierta salsa. Cuando es un cumpleaños, aunque no exista mayor cantidad de dinero en casa, siempre tienen un detalle por simple que sea. Esos detalles que se manifiestan en palabras o en pequeños regalos o acciones, marcan el corazón. Y un hijo cerca del corazón, se siente un hijo amado, seguro y comprometido con su mamá.

Las mamás se equivocan y piden perdón.
Cuando una mamá se equivoca y pide perdón, no pierde el respeto de sus hijos. Al contrario, se gana un lugar de doble honor. La fuerza de una mamá no está en su ego, sino en la humildad de reconocer su metida de pata, pedir perdón y corregir el rumbo.

Las mamás aman incondicionalmente.
Cuando una persona está apunto de ser ejecutada por la pena capital en su contra, a pesar que muchos estén contentos porque a su manera de ver se hará justicia, siempre existirán dos ojos de los que brotan lágrimas y serán las lágrimas de una mamá que ama, al que nadie más ama.

Las mamás corrigen, sin destruir la relación.
Un amigo me dijo: “No es lo mismo decirle a alguien usted le faltó a la verdad. Que decirle de un solo mentiroso”. En ambas tiene razón, pero la forma en que lo dice, cambia todo cómo se recibe. Las mamás suelen corregir sin destruir la relación. El problema, comprenden, es la actitud, no el hijo por completo. Y eso hace la diferencia. Corregir, sin devastar. Corregir y animar al mismo tiempo, dando esperanza.

Las mamás están disponibles, lo que hace que la relación crezca
Cuando una mamá pasa más tiempo con sus hijos, esa relación crece. A veces el simple hecho de estar en casa, hace que el hijo naturalmente gravite hacia ellas en pequeñas interacciones. Ya sea para mostrar un video, platicarle rápidamente sobre algo o tan sólo para decir estoy aburrido. Estar disponibles, hace que los hijos se acerquen y que la relación crezca con esas pequeñas interacciones.


Probablemente dirá, Alex, usted no conoce a mi mamá. Nada que ver con todo lo que está diciendo. Es más, es probable que diga, mi papá refleja más estas ocho cosas que mi mamá. En este mundo hay de todo, porque el problema lo tenemos todos y lo tenemos en el corazón. El corazón representa nuestros sentimientos, pero también nuestros pensamientos y nuestra voluntad.

Ni el mejor cardiólogo del mundo, es capaz de abrir un corazón y sacar el odio para meter amor. Nadie en este mundo es capaz de cambiar un corazón duro, por otro que vuelva a sentir. Pero Dios sí puede hacer esto en la vida de todo pecador que cree en Jesús como su paz con Dios. Que cree que Jesús nunca pecó y murió en la cruz, para llevar el castigo de nuestros pecados y darnos a nosotros libertad.

Tanto mamás, como papás y todo ser humano, es un pecador. Y necesita una cirugía del corazón que sólo Dios puede dar. No necesita que le reparen, sino que le cambien el corazón. El resultado de esta cirugía es un antes y un después de Cristo. Un antes lleno de dolor y pecado y un después lleno de arrepentimiento, paz y obediencia.

Oremos todos, porque Dios opere nuestro corazón y el de los demás. Y podamos andar en sus caminos que son vida, paz y salud al cuerpo, siempre.

Mamás, feliz día de la madre. Que Jesús sea su todo, hoy y siempre…

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

159,086 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Hoy quise escribir sobre el valioso regalo de un amigo. Léalo, compártalo. Pero, sobre todo, llámelos…

*****
Un amigo es un hermano con diferentes apellidos.

Un amigo es quien llora sin preguntar.

Un amigo es quien ríe y se alegra, sin envidiar.

Un amigo es quien se presenta en las buenas y en las malas sin llamar.

Un amigo es quien llega, aunque solo queramos el silencio de su compañía.

Un amigo es quien recibe llamadas sin propósito, más que el de hablar de la nada.

Un amigo es quien nos corrige con amor cuando fallamos y nos felicita cuando lo logramos.

Un amigo es quien en su presencia nos relajamos por completo y somos nosotros.

Un amigo es una extensión viva e imperfecta, del maravilloso y perfecto amor de Dios.

Un amigo es un regalo del cielo, para que juntos vivamos para el cielo y para otros en el suelo.

Un amigo es recordar que, mejores son dos que uno.

*****

Comparta esta publicación con aquellos que son sus amigos. Incluso aquellos que fueron de otras generaciones y por la distancia y los compromisos no los ha visto ahora. Levante el teléfono y llame. Del otro lado hay alguien esperando por ese amigo, ese amigo que jamás se olvida.

“Hay amigos que llevan a la ruina, y hay amigos más fieles que un hermano.” Proverbios 18:24

Un amigo es un hermano con diferentes apellidos. Clic para tuitear

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

159,086 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.


Más que hacer, viva para él
“»No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino solo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?” Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!” Mateo 7:21-23

Gente que hacía pero que no era conocida. Bien pudiéramos llamarles: los desconocidos activos. Activan en la congregación, pero el Señor, no los conoce, porque no activan en su reino al vivir en obediencia al Rey. Y es que las ovejas oyen la voz del Pastor y le siguen. Sabemos que seguimos a Jesús, el pastor de pastores, cuando nosotros escuchamos su voz, y entonces, vivimos para honrarle al andar en el camino de santidad. Sí, pecamos. Pero nos levantamos con su gracia. No para abusar, sino para honrar. Si hoy muriera, ¿Qué palabras le diría el Señor? “Te conozco hacedor de bondad” o “te desconozco hacedor de maldad.” Active en su iglesia, pero si no vive para Dios, se engaña y sólo activa para el ser humano.

Más que producir, produzca buenos frutos
“No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre.” Juan 15:16

Todo el que sirve en la iglesia conoce el programa de su congregación. Este suele ser muy parecido vez tras vez. Pero más allá de producir el mismo, somos llamados a producir la mejor adoración por medio de una vida rendida a Cristo en el programa que dura toda una vida. Producir frutos que demuestren arrepentimiento, es la señal de un verdadero creyente. Si el árbol de su vida manifiesta el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza, está produciendo el mejor servicio al Padre celestial. Piense más allá de producir reuniones, produzca buenos frutos. Estar en Cristo es estar en el único huerto perfecto del mundo, en donde el fruto, fluye naturalmente. Porque el Jardinero es quien pone tanto el querer como el hacer en nosotros.

Más que enseñar, modele de cerca
El discipulado es más que transmitir información, para esto bastarían videos, los cuáles son una herramienta útil. Pero el verdadero discipulado, es algo más que transmitir información, es compartir la vida y a través de ese compartir buscar que Cristo sea formado en otros. Jesús se dedicó a enseñar a todos, pero vivió con sus discípulos. Piense en esto, ¡vivió! Su discipulado fue vida compartida por tres años. Es en la vida compartida sin barreras y con las vulnerabilidades expuestas a flor de piel, en donde Dios nos forma. En ese compartir fue que Jesús explicó, reprendió y animó a sus discípulos. En el ministerio en donde sirve, enseñe cómo servir. Pero, sobre todo, enseñe cómo servir a Dios. A él no se le sirve con un horario, se le sirve con una vida rendida en obediencia a sus mandamientos que son nuestra seguridad. Discipular, es enseñar modelando. Esto sólo se puede en una relación íntima y estrecha de amigos verdaderos. En donde le que va delante enseña la palabra y modela. Y modela alrededor de la mesa de su casa, alrededor de un café en un restaurante, alrededor de un día de campo. Sí puede ser sistemático, pero es más como un padre enseña a sus hijos, les enseña en cada interacción. Cuando se levanta, cuando se acuesta y cuando va por el camino. Y qué se enseña, la palabra y el temor a Dios.

Jesús se dedicó a enseñar a todos, pero vivió con sus discípulos. Piense en esto, ¡vivió! Su discipulado fue vida compartida por tres años. Clic para tuitear


Más que buscar crecer, crezca en Dios
He escuchado a personas decir que los números no son importantes. Vaya que sí son importantes. Porque los números representan a una persona, a una familia, a un vecindario y a una ciudad. Pero números por tener números, eso es otra historia. Todo lo que es sano crecerá a su ritmo y no existe una ley para comparar crecimientos entre iglesias. Nosotros somos pescadores de seres humanos, pero es Dios quien atrae al pez. Es él el que convence con su Espíritu Santo de pecado y lo engancha al anzuelo que lo trae al arrepentimiento. Más que buscar crecer en número, crezca en Dios, los números llegarán como un efecto secundario no como una visión primaria divorciada de lo demás. ¿Cómo crecemos en Dios? Conociendo su palabra diariamente, meditando en oración en él y confesando nuestros pecados y huyendo de la tentación que nos hizo caer. Y todo esto, en comunidad fuera de la iglesia en grupos pequeños y en la privacidad de nuestra puerta cerrada. ¿Qué debiera hacer entonces en donde sirve?

Más que preocuparse, ocúpese
Dios no prohíbe el afán, prohíbe el afán por el mañana, porque por el mañana, no se puede hacer nada hoy. Pero por el afán de hoy, sí que podemos hacer algo y debemos hacerlo ya. Debemos planificar el mañana y soñar con un futuro, pero si sufrimos por los problemas que ni siquiera han venido, estamos perdidos. Ocupémonos de lo que podemos hacer hoy. Cuando capacito a líderes, siempre les enseño que, ante un muro, el nuevo y que tan sólo es un seguidor, se sienta, se queja y se pone a llorar. El líder maduro se ocupa. Consigue una escalera y salta el muro, cava un túnel, rompe el muro con una almágana, aparece con tractor o contrata un helicóptero. No podemos trabajar por el afán del mañana, pero sí por el de hoy. Basta a cada día su propio afán. No se aflija por el ministerio del mañana, porque al final de cuentas, no es nuestro, es de Dios.

Más que llorar, clame
Bien decía el sabio Salomón, ese tercer rey de Israel e hijo del rey David, que es mejor llorar que reír, pues llorar le hace bien al corazón. Llorar no cambia nada, pero me cambia a mí, cambia mí interior. Necesitamos más líderes llorones. Y es que llorar no es señal de debilidad, sino de sensibilidad. Jesús lloró ante la tumba de Lázaro conmovido por el dolor de Marta y María. Llore, pero también clame. Es más, llore clamando y no solo, llore en equipo como familia espiritual. Fuimos llamados a ser familia como hermanos en Cristo que somos. Dios nos da familia en Jesús. Reímos con los que ríen y lloramos con los que lloran. La risa y las lágrimas unen y sanan. Jamás he tenido la sensibilidad que hoy tengo, puedo manifestar ante otros y le doy gracias a mi Dios por ello. Que las lágrimas de otros le conmuevan y juntos, llorando clamen a Dios. Vivir en victoria, es mantener la fe a pesar de las pruebas. Vivir en victoria, es mantener la fe a pesar de las lágrimas. Vivir en victoria no es no sufrir, es sufrir con fe, hasta que Dios nos dé un milagro o nos llame a su presencia.


Más que un ministerio, viva una vida de servicio
Un amigo me explicaba que la palabra ministro era el concepto de lo más pequeño. Pero esta palabra ha llegado a convertirse en algo que suena muy grande, cuando la idea es contraria. Cuando ministramos o servimos en algún área de nuestra congregación, podemos llegar a creer que hemos cumplido, que es lo más grande. Pero más que un ministerio con el que usted cumple con un calendario, es llamado a vivir una vida servicio cada momento de su vida. Su trabajo es su ministerio, su rol en la familia es su ministerio. Donde estamos, allí es nuestro ministerio. Jesús encontró su ministerio frente a un pozo y ante una mujer samaritana. ¿Cuáles son sus pozos y sus samaritanos? Abra los ojos a la necesidad y haga algo respecto solo y después con otros. Esa es mi definición de liderazgo, de una vida de servicio. Servir es hacer lo que sea por la necesidad de otro. Y al hacerlo por la necesidad de otro, estamos haciéndolo a Jesús.

Estos consejos no son los únicos, pero son siete que hoy sentí en mi corazón compartirle. Vivimos para amar con todo a Dios y para amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. ¿Cómo puede manifestar este amor en sentido vertical y horizontal en cada momento? Esa es la pregunta que le llevará a un cambio profundo y duradero con respecto al Señor y a su prójimo. Y, por cierto, si responde a estos correos, los recibo. ¡¡¡Un abrazo!!!

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

159,086 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Luego de 25 años, los cambios llegaron a mi vida y en todo sentido. Decidimos entonces, realizar un viaje en familia junto a mi esposa Aixa y mis cuatro hijos. Lo invito a acompañarme y a descubrir estas primeras seis lecciones, fruto de nuestros primeros dos días, fuera de Guatemala.

Lección #1 – Retar mi impulso natural de hacer constantemente y buscar una pausa intencional de todo, para dedicarme a lo más importante, es realmente lo más productivo aunque no pareciera así
Mi personalidad ultra planificadora a futuro, me indicaba que lo primero que debía hacer era mi currículum, describir mis títulos académicos y especialidades, hacer alarde de mis logros administrativos y enviarlo a todos mis amigos influyentes para encontrar un trabajo y proveer así para mi familia. Sin embargo, al día de hoy, no he hecho mi CV. Estoy acostumbrado a hacer, pero aquí he ido contra lo que es natural para mí. Debo hacer un alto y mi esposa me ha ayudado en ello. Un alto para descansar en Dios. Recordando que él tiene mi vida en sus manos, en que él es mi prioridad número uno y debo descansar en él. Esta pausa es para conectar como familia y juntos, conectar con Dios y también con otros hermanos en Cristo. Tengo valiosos amigos que me han aconsejado, uno de ellos me dijo: “Descanse. Aterrice. Al regresar, hablamos y hable con otros. Tómese su tiempo”. Abril decidimos que sería un mes de descanso y mayo un mes para buscar mi dirección laboral. Porque la vida espiritual no tiene pausa. Nuestro servicio a Dios es todo el tiempo sin importar de dónde provenga nuestro sustento. Esta pausa pareciera no ser productiva y contra intuitiva, pero es lo que está transformando mi vida en tantos aspectos y fortaleciendo a mi familia y mi fe en Dios.

Lección #2 – No damos para recibir, pero cuando damos, siempre cosechamos y no necesariamente dinero
Con mi esposa hemos procurado ser generosos siempre con los demás. Y con este viaje, una pareja de amigos llegó a la casa – yo no estaba en ese momento – y además de compartir con mi esposa y mis cuatro hijos de 18, 16, 15 y 13, les dieron un regalo en dólares a cada uno de ellos. Cuando le escribí a mi amigo para agradecerle este hermoso gesto respondió: “Tus hijos están cosechando la generosidad que has sembrado en otros”. Cuando damos, la mayor cosecha es ver los ojos del que recibe. Jesús dio su vida por nosotros y de la misma manera, somos llamados a dar la nuestra. La cosecha no siempre será económica, pero la cosecha siempre será la satisfacción de honrar y amar a Dios. Por cierto, 3 amigos diferentes pagaron por nuestros 6 boletos para el viaje. Demasiada gracia, demasiado indignos de tan preciosos regalos. Como suelo decir, cuando tengo sonrío, cuando comparto, dos sonreímos. Tener crea música a mis oídos, compartir crea un concierto de gratitud en una casa.

Lección #3 – Quien ama, sin importar su puesto, gustosamente sacrifica su tiempo y su dinero por amor a Cristo y a otras almas
Llegamos a nuestro destino a la 1 de la madrugada. Y allí estaba esperándonos en el aeropuerto y con una sonrisa, la esposa de un pastor y su esposo estaba afuera en el carro. Habíamos reservado una noche en un hotel previo a llegar al Airbnb que alquilamos para pasar este tiempo para no incomodarlos a ellos. Nos pidieron cancelar esa reserva y arreglaron su casa – quitaron todo lo de la oficina donde él graba sus videos, pusieron un colchón inflable para dos de mis cuatro hijos y nos dieron a Aixa y a mí, la única otra habitación con una cama. Dos de mis hijos durmieron en otro cuarto en la casa de unos vecinos de ellos, en donde entramos a las 3 de la mañana a dejarlos sin hacer ruido. ¿Qué hace un pastor llegando a guiarnos hacia su casa de madrugada y su esposa al lado y ambos con una gran sonrisa? Es el amor… Nos esperaron una hora porque la empresa con quien alquilé una van, sólo me dijo: “Ya no hay, no puedo servirle. Busque con cualquier otra empresa”. Luego de buscar encontré otra empresa que tenía una van, la última y al llegar tenía el neumático pinchado. Todo este tiempo esperaron ambos y nos guiaron con una sonrisa hasta su casa.  Quien ama, sin importar su puesto, sacrifica su tiempo y su dinero. Jesús, la gracia, la misericordia, la salvación y el amor recibido en él, es su única motivación.

Lección #4 – El anonimato en medio de una congregación y un trato amoroso aún “sin ser nadie a los ojos de los hombres”, es un regalo precioso
He estado acostumbrado a ser una cara conocida en ciertos círculos en la ciudad en la que vivo. La semana pasada me hice una hora y media para recorrer unos 300 metros, de un elevador a donde estaba mi vehículo en un centro comercial en Guatemala. Me encontré a tres familias y fue un gusto animarlas en la fe y a permanecer en Dios y sirviendo. En este viaje, nadie sabe quiénes somos. Es más, ayer visitamos una iglesia en donde ni nos presentaron. Llegar y ser tratado con amor por todos, “sin ser alguien”, sólo por ser un hermano en Cristo o alguien que visita la iglesia aunque esté perdido en sus pecados, es un regalo que no tiene precio. Algunos quieren ser conocidos, pero no saben el precio del anonimato, en donde las buenas obras siguen fluyendo y sólo el cielo en el silencio de la presencia de Dios, sonríe.


Lección #5 – Tenemos diamantes – la familia – que hemos cubierto con el concreto de mucho que no edifica y debemos arrepentirnos y pedir perdón, para que Dios muestre el brillo original de su belleza
En su soberanía, Dios me permitió formar una familia que es un diamante. Como todo pecador, aunque se hayan arrepentido y yo también, tenemos nuestras manchas y debilidades en las que Dios debe tratar. Además, esos diamantes preciosos muchas veces los cubrimos con el concreto de la crítica, del mal humor, del trabajo y de cualquier cosa más que es pecado y que impide que nos disfrutemos mutuamente a plenitud. El amar al prójimo como a nosotros mismos, comienza en casa. Estos días he disfrutado a mi esposa y a mis hijos como nunca. Desperdiciamos a nuestra pareja y a nuestros hijos cuando debemos estar y no estamos o sólo estamos para corregir y cometemos otros pecados, que a veces ni vemos y no les estamos amando como Dios manda. Tanto a mi esposa como a mis hijos, les he pedido perdón. Han habido lágrimas y sanidad. De cosas de siempre. Sólo Dios nos muestra las capas de concreto que hemos fundido y sólo él puede quitarlo. ¿Por qué no hice antes lo que hoy estoy haciendo y estamos haciendo como familia? No espere. Pídale a Dios que quite el concreto que ha lanzado sobre los diamantes de la familia de su vida.

Lección #6 – Amar es el llamado de la iglesia de Cristo, es una deuda que jamás pagaremos a otros
El tema que escuchamos ayer, se basó en Romanos 13:8 “No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley.” El predicador decía que amarnos unos a otros es una deuda que adquirimos con Dios en el perdón de Jesús y que debemos pagarla no a él, sino a nuestro prójimo. Y que es una deuda en la que por más que amemos, jamás se reduce el capital que debemos, apenas si pagamos los intereses. Esto vi con todos los creyentes con quienes hemos interactuado aquí, un amor que se traduce en: humildad, generosidad e incluso amonestación. Al final de cuentas, el amor se manifiesta de muchas maneras. Por algo Jesús resumió los dos mandamientos más importantes en amarlo a él con todo y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Mi trato amoroso hacia otros, demuestra que estoy conectado a la fuente inagotable de amor y no sólo convencido a nivel lógico de esta verdad, sin una transformación real del corazón. «Recuerde en el amor no hay temor, porque el perfecto amor hecha fuera el temor».

Quisiera más bien haber grabado todo lo que hemos vivido para que lo vieran y la verdad hay tantas lecciones más que tengo aquí anotadas, pero esto es lo que cabe hoy por aquí. Quisiera haber grabado todo, porque es una belleza estar en Cristo y toda la familia de uno en él y en un mismo sentir, mientras se comparte con otros creyentes. Y mientras Dios continúa puliéndonos, renovando nuestras fuerzas, amándonos y convirtiéndonos en la familia que Dios quiere que toda familia sea: humilde ante él y humilde ante otros. Humildad que se traduce en amarnos unos otros, porque Dios es amor. Estaré eternamente agradecido por el amor inagotable de Dios para sus hijos, incluida no sólo mi persona, sino mi familia.

“El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.” 1 de Juan 4:8

“Por esta razón me arrodillo delante del Padre, de quien recibe nombre toda familia[b] en el cielo y en la tierra. Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.” Efesios 3:14-19

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

159,086 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Ayer fue domingo de resurrección, pero muchos viven todavía, en el viernes de dolores. Falta que pasen por el sábado de la tristeza y de la desesperanza, hasta que llegue su domingo de resurrección.

Me refiero no sólo al tema espiritual de nuestras vidas, el más importante de todos. Porque separados de Dios nada podemos hacer para ser justificados por nuestros pecados y por obtener un futuro eterno de esperanza. Sin él las fuerzas topan, el esfuerzo en sí mismo ante Dios, es como intentar nadar en arenas movedizas o intentar volar con nuestros brazos.

Pero cuando hablo de un viernes de dolores, también me refiero a los temas financieros, físicos, familiares, emocionales, mentales y cuanta área de nuestra vida por ahora, se pudiera encontrar en el pozo profundo de la desesperación. Estar en un viernes de dolores, puede durar un día, un mes, un año, la duración es incierta, pero el dolor es real y pareciera que no existe salida.

Cuando estamos en el viernes de dolores sólo quisiéramos presionar un botón que se llama: dejar de existir. O poner en pausa nuestra vida, hasta que todo lo malo haya pasado y regresar en un domingo de resurrección. Pero este botón ni existe, ni es el indicado.

En medio de la transición que estoy atravesando, he recibido más de 600 mensajes de personas que me quieren y que en alguna manera he marcado sus vidas. Nuestras conversaciones siempre deben existir para edificar y bendecir y fuera de ello, mejor callar. A todos los he animado, a todos los he bendecido y todos han llenado mi corazón.

Entre todos esos mensajes que recibí por WhatsApp o en mis redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter o LinkedIn), quiero compartirles uno que recibí de una amiga – aunque mayor que yo – con espíritu joven y quien, en palabras de su esposo, ya no es la misma que hace unos años, es otra mujer.

Y no es otra mujer por su esfuerzo humano, sino porque topó en lo humano y corrió a Cristo. Verdaderamente sólo Dios hace al hombre feliz. Pero el resultado de esa felicidad no depende de las circunstancias, sino que existe, a pesar de las circunstancias. A esa felicidad que existe incluso en medio de las lágrimas, porque somos perdonados y amados por Dios en Jesús y sabemos que tenemos una esperanza eterna que trasciende a este mundo, le llamamos gozo.

Ella y su familia viven en el gozo del Señor a pesar de haber perdido a uno de sus hijos en sus veintes. Ese viernes de dolores para sus vidas ha sido largo. Pero en medio de ese tiempo, las lecciones aprendidas donde el esfuerzo humano topa y sólo queda la rendición al Padre, destilan enseñanzas que, aunque no encajan al cien por ciento en nosotros, porque fueron escritas en medio de un dolor y un panorama que no es el mismo para nosotros, nos dejan lecciones importantes para aplicar ante el sufrimiento y también, ante los buenos momentos.

Ella me escribió a mi WhatsApp: “Alex… te comparto dos frases pequeñas. Hay dos frases que se han vuelto parte de vida: 1. Un día a la vez, ¡¡de Su mano!! Entendamos o no lo que sucede. 2. Nada es para siempre. Nos toca disfrutar al máximo los buenos momentos… y ver los difíciles con esperanza en Dios. Ambos pasan…”

No sé que pueda estar viviendo usted en este momento, ni cual sea su dolor. Pero estas frases pueden ayudarle y alentarle.

Un día a la vez, ¡¡de Su mano!! Entendamos o no lo que sucede.

En su sufrimiento o dificultad enfóquese en el hoy. Mañana es una pelea que aún no ha llegado. Por algo el Señor Jesús nos enseñó a no afanarnos o a no preocuparnos por el mañana. Basta a cada día su propio afán. Pelear en el mañana, es una pelea perdida, porque ni siquiera se encuentra todavía en el ring. Pelee en el hoy. Todo es un día a la vez. Mi lista para los afanes de hoy, contienen 12 cosas por hacer. Y apenas, estoy comenzando con la primera que este escribir este blog. Pero, relaaaaxxxxxx… diría mi amiga. Un día a la vez.

Una de las frases que me compartió una amiga fue: "Un día a la vez, ¡¡de Su mano!! Entendamos o no lo que sucede." Conozca la segunda… Clic para tuitear

Pero no es sólo vivir un día a la vez. Es vivir un día a la vez, tomados de Su mano. La mano de un superior, da paz al inferior. La mano de Dios, da paz al que la toma. ¿Viven todos de la mano de Dios? No. La mano de Dios es tan alta, que como no podíamos llegar a él, por lo que envió a su Hijo Jesús. La divinidad que dejó la gloria, tomó la forma de ser humano, conoce nuestras limitaciones y dolores y murió siendo justo para con su muerte aplacar la ira de Dios y reconciliarnos con él. El es el camino al Padre, no sólo a su mano, a sus brazos. Caminar de la mano de Dios comienza al reconocer mi pecado, es llorar mi pecado, es arrepentirme. Dios opera en nosotros por medio de su Espíritu Santo – el representante de Jesús en la tierra – una transformación que humanamente no podemos entender, pero que sí podemos describir. Esa experiencia es conocida como nacer de nuevo, ser salvo, ser adoptado como hijo, es tomar la mano de Dios.

Un día a la vez, ¡¡de su mano!! Entendamos o no lo que sucede. La fe en Dios por un mañana eterno o por un mañana mejor en esta tierra, no depende de lo que vemos, sino a pesar de lo que no vemos. No tenemos que entender a plenitud lo que está pasando o lo que Dios está obrando. Pero algo sí podemos entender, que, aunque no lo veamos: “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.” La Biblia en Romanos 8:28 Aún en la muerte de un ser querido, hay propósito. Guarde esta frase: Un día a la vez, ¡¡de Su mano!! Entendamos o no lo que sucede.

Nada es para siempre. Nos toca disfrutar al máximo los buenos momentos… y ver los difíciles con esperanza en Dios.

Que tanta verdad y en todo sentido. La semana pasada cambiaron en mi casa las láminas sobre la lavandería, cuando llovía parecía que la famosa Llorona – leyenda mítica guatemalteca – estaba llorando, ¡pero debajo de mi techo! Caía agua por todos lados. En sólo 11 años, la lámina había llegado a su tiempo de vida útil. Nada dura para siempre. Y esta lámina nueva, también tendrá su tiempo de vida. Y esto tenemos que aprender a verlo a través de dos ópticas, la óptica de los buenos momentos y de los momentos difíciles.

Una de las frases que me compartió una amiga fue: "Nada es para siempre. Nos toca disfrutar al máximo los buenos momentos… y ver los difíciles con esperanza en Dios." Conozca la otra… Clic para tuitear

Nada es para siempre, no significa sólo que lo malo pasará, sino que también lo bueno pasará. Por lo tanto, aprovechemos al máximo cada momento hoy. Porque estos momentos pasarán. Nuestra familia, nuestros amigos, nuestro trabajo, nuestras fuerzas, nuestra facilidad de comer, nuestra facilidad para subir las gradas, todo pasará. Disfrutemos al máximo estos buenos momentos. Me ha costado, pero ahora he aprendido a vivir y disfrutar en mi ahora. Antes vivía corriendo para lo que tocaba de nuevo. Ahora, aunque por default vivo en el mañana y soñando, disfruto el hoy. Estos buenos momentos, disfrutarlos, pero al máximo.

Ayer al medio día cocinamos mi esposa y yo, una hija hizo el guacamole, otra puso la mesa y las gaseosas, otro el hielo, alguien más la mesa. ¡Equipo! Eso es una familia en donde todos nos amamos, apoyamos y compartimos el hoy. Familia es el lugar en donde el hijo se siente libre para cometer errores porque será amado y enseñado. También se siente feliz porque cada logro será celebrado, será felicitado y animado a superar a sus papás en todo. Y comprendiendo, que los hijos no son competencia entre ellos sino complemento entre ellos y la familia que les quedará, cuando ya no estemos en este mundo sus papás. Mi hijo de 16 años ya es más alto que yo. El empate lo celebramos con un almuerzo y para qué, como que eso lo inspiro y a las semanas ya me había pasado notoriamente. A mi hijo, lo abrazo y le digo: sos más alto que yo y mejor en tanto que yo. Te admiro. Claro, tiene tanto que mejorar al igual que yo. Pero es un regalo. Y verlo en muchas áreas ser mejor que yo, me llena de orgullo y felicidad. Hoy vivo en el ahora.

Pero no somos llamados a disfrutar al máximo sólo los buenos momentos. También somos llamados a ver los momentos difíciles con esperanza en Dios. Toda persona que enseñe la Biblia y hable de prosperidad inmediata sólo por ser cristiano o diga que nunca un cristiano verá enfermedad y siempre será sano sólo por ser cristiano o que las dificultades jamás llegarán a su vida sólo por ser cristiano, téngale miedo, terror y pavor más que a un perro salvaje. Esas personas no han entendido lo que la Escritura misma dice. El autor y consumador de nuestra fe, Jesús, fue tratado injustamente siendo justo, fue crucificado injustamente y experimentó la muerte más dolorosa y vergonzosa en la época del imperio romano y finalmente, murió injustamente y a los ojos de los seres humanos humillado y derrotado.


Esperanza en Dios en los momentos difíciles. Eso es lo que necesitamos. Como suelo decirle a quien atraviesa una enfermedad. Ore hasta que Dios le dé un milagro o hasta que Dios lo llame a su presencia. Morir con la fe puesta en Dios y en la vida eterna prometida en Jesús, es morir con las botas puestas como un buen soldado del Rey de reyes y Señor de señores. La máxima esperanza del cristiano y que jamás se desvanece, es la esperanza de la vida eterna.

La idea era compartirle estas dos frases que esta amiga compartió conmigo, para que las memorizara, las compartiera y las viviera, pero ya me emocioné y me extendí bastante. Todo lo que he escrito, es porque del viernes de dolores al domingo de resurrección siempre hay tiempo de por medio, pero el día llega. Llega en todas las áreas de la vida. Pero cuando Dios le muestra su pecado, ha recibido el regalo más grande que pueda recibir. Nadie viene a Jesús limpio, viene sucio. Nadie viene a Jesús entero, sino destrozado. El nacer de nuevo es un regalo que Dios da. Y es un regalo que nos lleva a morir un viernes de dolores a nuestra vida pasada, para resucitar a una nueva vida que no entendemos, pero vemos ahora con colores vívidos y como nunca, este regalo llamado vida nueva. En donde lo terrenal es importante, pero lo eterno mucho más. Porque, así como Jesús resucitó, un día resucitaremos con él.

Dios se muestre a su vida.

Gracias amiga por regalarme esas frases, pero, sobre todo, por mostrarnos su corazón a mí y a toda mi familia…

“Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros. Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos. Dondequiera que vamos, siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo.” La Biblia en 2 Corintios 4:7-10

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

159,086 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.