Archives For Gratitud

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Dar gracias a Dios por los regalos inesperados es más fácil, que por los que no llegan o nunca llegarán. Pero la actitud de gratitud hacia a Dios, debe acompañarnos siempre.

De sus manos y con una sonrisa, recibimos un regalo para nuestra familia en una caja roja. Sus palabras fueron, es un regalo para ustedes, no cuenten nada sobre de dónde vino.

El regalo estaba envuelto en una caja de manera elegante. Debíamos abrirlo en familia y mi hijo andaba en un compromiso. Al siguiente día, temprano en la mañana, antes de ir a la iglesia, nos reunimos y lo abrimos. Había un sobre que decía: “Leer esto primero”.

La carta decía: “Querida familia López García. Otro año de retos (sudor), bonitos recuerdos (sonrisas), dificultades (lágrimas), y muchas bendiciones (gracia) ¡de nuestro Señor! En medio de todo Dios sigue un buen Padre, porque El es amor incondicional, siempre fiel… ¡Nuestro Todo! Queremos compartir una bendición con cada uno de ustedes. No porque seamos ricos, no porque queramos llamar la atención. Dios es nuestro ejemplo y nos mandó el regalo más bello y precioso a este mundo, se llama Jesús. Por eso celebramos y la verdad, solamente por Jesús, desde hace años conocimos a su familia. Sólo por Jesús podemos compartir una bendición con ustedes. El regalo viene directo de las manos de Dios, como él nos regalo a su Hijo. “Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras.” Santiago 1:17 Recíbanlo de lo alto, nuestro Padre celestial, nuestro único proveedor y denle toda la gloria. Testifiquen de Dios solamente. Úsenlo como cada uno desee y disfrútenlo. Que la paz de esta celebración esté en su hogar en estas fechas y en el año que comienza. ¡Feliz Navidad! Con mucho amor…”.

Cuando busqué la carta para incluirla en esta publicación, ya no estaba dentro de la caja. Pregunté a mi familia y mi hija menor, la había guardado. En sus palabras: “Con mucho cuidado”. El regalo fue importante para todos, pues nos quedamos en silencio al ver un sobre con nombre para cada uno de los seis. Pero la carta, fue superior. Tanto así, que Darly la había guardado entre sus tesoros más preciados.

Recibimos como familia un regalo inesperado por qué dar gracias a Dios. Pero no siempre damos gracias por lo que recibimos, porque en ocasiones no se recibe nada. Esta mujer respondió al correo con una de mis publicaciones y en él decía: “Estoy pasando momentos difíciles, me siento sola y no estoy sola, sé que Dios está aquí, pero me siento abandonada. Tengo 10 meses sin trabajo, y no es por falta de buscar, hago todos los días mi parte. Hoy mi corazón se siente abatido. Sé que Dios proveerá, pero hoy siento aflicción, siento cansancio, siento dolor de espalda, siento que las fuerzas se me van que ya no hay en mí”.

Dar gracias en las buenas, es como bicicletear en bajada. Dar gracias en las malas, eso es otra historia. Y a eso somos llamados. A dar gracias a Dios siempre. Porque, aunque no tengamos carro, vamos en transporte público. Aunque no tengamos para el transporte público, vamos a pie. Aunque no tengamos piernas le tenemos a él. Jesús, nuestra esperanza para aquí y para la eternidad.

A Dios le adoramos por quien El es. Damos gracias por las bendiciones y hasta por las pruebas. Porque Él es nuestra riqueza eterna. Quien nos da más que un hombro para llorar, una familia espiritual con la cual avanzar. En las buenas o en las malas adore. Adore al que vive y reina. Adore al que vino, vivió, nunca pecó, murió para redimirlo de sus pecados y prometió que regresaría por nosotros para llevarnos al cielo.

Termino recordándole aquel canto que cantaba cuando era niño y que nos recuerda la importancia de adorar a Dios siempre y de darle gracias a Dios siempre: “Yo le alabo de Corazón, yo le alabo con mi voz. Yo le alabo de Corazón, yo le alabo con mi voz. Y si me falta la voz, yo le alabo con las manos, y si me faltan las manos, yo le alabo con los pies, y si me faltan los pies, yo le alabo con el alma, y si me faltara el alma, es que ya me fui con El.”

“¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.” La Biblia en el Salmo 106:1

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.” Filipenses 4:6

“Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.” 1 de Tesalonicenses 5:16-18

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por WhatsApp, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por Telegram Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.