Archives For Jesús el justo

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Recuerdo esa reunión con este amigo. Me dijo: “Soy cristiano, pero quisiera decir que tengo ciertos sentimientos o ciertos problemas y muchas veces, no se habla sobre estos temas”.

Sentía que existe una regla implícita, que el cristiano vive en victoria y que, por lo tanto, cuesta encontrar un espacio para hablar de sentimientos o de problemas que se enfrentan en este mundo, incluso entre los creyentes. Y que, aunque la iglesia provee una comunidad, los temas que se hablan en las conversaciones, suelen ser superficiales y no se expresan estas situaciones difíciles que se enfrentan.

Hablaba que en la iglesia, como que no existe la verdadera libertad de expresar con libertad sentimientos como: “Me siento cansado”, “Me siento triste”, “Me siento confundido”, “Siento que no puedo cambiar”, o poder expresar problemas personales de todo tipo como: “Tengo una adicción”, “No consigo trabajo y estoy perdiendo las fuerzas”, “Mi carácter es destructivo”, “No sé cómo conectar con mi pareja”, “Mis hormonas dominan mi actuar”, “Soy muy indisciplinado…”, “No sé cómo conectar con mis hijos”.

Cuando le conté que el cristiano batalla constantemente con tanta tentación, muchas veces vence y otras es vencido, y que, apoyarnos unos a otros a vivir nuestra fe, es nuestro llamado. Además, que, hay cosas que se pueden hablar abiertamente en una reunión de creyentes y que hay otras que se deben hablar en privado con un confidente.

Su pregunta fue ¿De verdad existe un lugar en donde la gente hable así abiertamente de sus sentimientos y problemas? A lo que no sólo le afirmé que sí. Ese lugar debe ser la iglesia, ese lugar debe ser cada grupo pequeño que se reúne por las casas, ese lugar debe ser cada interacción con cristianos maduros, que viajan en el mismo trayecto que nosotros. Pecadores arrepentidos, compartiendo junto con pecadores arrepentidos, que buscan amar a Dios con todo y a su prójimo como a sí mismo.

Pero para que esto se dé, debe haber un pleno entendimiento del evangelio. Merecíamos muerte. En Jesús, Dios nos dio vida. Merecíamos humillación. En Jesús, Dios cubrió nuestra vergüenza. Hemos recibido perdón de pecados, nueva vida y vida eterna, pero a pesar de esto, pecamos porque somos pecadores, pero no somos llamados a vivir como pecadores, sino como hijos obedientes que viven en la luz. El evangelio no es para destrucción, es para salvación. Y los salvos vivimos en modo de luz, para que otras también, crean y sean salvos.

La iglesia no tiene miembros perfectos. El único perfecto fue Cristo, crucificado y resucitado al tercer día por el Padre. Jesús es el justo que tomó el lugar que nos correspondía a nosotros los injustos. Y por amor a nosotros, y en obediencia al Padre, tomó nuestro castigo y su muerte, es nuestra paz y reconciliación con Dios. El justo, murió por nosotros los injustos.

Si no existen cristianos perfectos, no hablemos como si lo fuéramos. Somos pecadores arrepentidos, que seguimos pecando, pero no somos llamados a vivir en el pecado. Porque Cristo nos liberó del poder del mismo. Si pecamos, no es porque estamos atados al mismo, es porque escogemos pecar.

Que nuestras conversaciones pasen de la superficie del agua, a la profundidad de la necesidad de consejo, enseñanza, reprensión y oración, para apoyarnos unos a otros a vivir en el camino de Dios y su gracia.

Termino con un peligro que veo. Aquellos que hablan abiertamente de que no son perfectos, pero como una excusa, para acallar su conciencia y seguir viviendo en pecado. No somos perfectos, pero somos llamados a ser santos, porque nuestro Dios es santo. Y esta es una batalla diaria, de cada segundo, de cada pensamiento, de cada acción y de cada reacción.

Si perdemos una batalla, inmediatamente arrepintámonos, abracemos la gracia, busquemos la santidad sin la cual nadie verá al Señor y, que el silencio de los sentimientos y lo problemas que nos aquejan, sea sustituido por el de la confesión y el apoyo de creyentes maduros y amorosos, que mutuamente, nos ayudaremos a vivir nuestra fe para la gloria de Dios.

“Este es el mensaje que hemos oído de él y que les anunciamos: Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad. Si afirmamos que tenemos comunión con él, pero vivimos en la oscuridad, mentimos y no ponemos en práctica la verdad. Pero, si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no habita en nosotros.” La Biblia en 1 de Juan 1:5-10

“Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero, si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo. Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino por los de todo el mundo. ¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos. El que afirma: «Lo conozco», pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad. En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a él: el que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió.” 1 de Juan 2:1-6

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por WhatsApp, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por Telegram Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.
Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Decime qué es… sin decirme qué es… Una fórmula típica utilizada por los TikTokeros a la que sus seguidores responden. Deben decir algo sin decir algo. Si habláramos de la gracia de Dios cómo pudiéramos explicarla sin decir que es gracia.

El fin de semana vimos dos finales del futbol. La primera fue la final de la Copa América el sábado por la noche. El encuentro se dio entre Brasil y Argentina. Ambos equipos entregaron todo su esfuerzo, la condición física de los jugadores algo impresionante. Se veía el fruto de su esfuerzo que pusieron en cada entrenamiento.

Fue el gol en el primer tiempo de Ángel Di María en el minuto 22 fue el que terminó por sentenciar al equipo brasileño en el estadio Maracaná cuando se terminaron los 90 minutos del partido. Por fin el fruto del esfuerzo del equipo lograba darle una victoria no sólo a Argentina, sino el primer título de la selección Argentina que Messi disfruta y celebra.

En la premiación vimos cómo Messi fue el último en recibir su medalla y luego la Copa América. Frente a todo el equipo alzó la misma en alto y todo el equipo, el público presente y millones alrededor del mundo gritaron a una el fruto del esfuerzo, del sacrificio y de lo verdaderamente merecido de este equipo.

La segunda final de futbol, fue la final de la Eurocopa. Italia e Inglaterra se enfrentaron en el estadio Wembley en Londres. Los ingleses comenzaron ganando con un impresionante gol, fruto de la entrega, esfuerzo y sacrificio de todo el equipo. Pero en el minuto 67, Italia hacía el gol del empate. El encuentro fue sufrido.

Terminaron los 90 minutos reglamentarios del partido y posteriormente los 30 minutos de los dos tiempos extras y se fueron a los penales. En ellos, fruto del esfuerzo y de la estrategia, Italia se alzó con la Eurocopa.

Hasta Google celebró el esfuerzo y la victoria de Italia. Al buscar el resultado aparece el mismo y ciertos fuegos pirotécnicos virtuales que al final terminar por formar la bandera de la Italia victoriosa.


No hay duda que como dijo el sabio Salomón “Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse solo en palabras lleva a la pobreza.”

Pero existen victorias sin esfuerzo. Tal fue el caso de mi selección de futbol en Guatemala. Esta queda descalificada al perder un partido de asistir a la Concacaf Gold Cup que inició el sábado pasado. La tristeza invadió a todos. Pero… sin esfuerzo alguno, ya habiendo perdido en la cancha, ya habiendo sida justamente eliminada de la oportunidad de jugar, el domingo jugó ante El Salvador. Y aunque perdió 2 a 0, jugó.

No llegó allí por esfuerzo alguno. No llegó allí por mérito alguno. No llegó allí por habérselo merecido. Llegó allí por invitación. Ya que varios miembros del equipo técnico y de los jugadores de Curazao se enfermaron de Coronavirus y decidieron voluntariamente retirarse del torneo. Los seleccionados guatemaltecos recibieron un favor inmerecido y fueron invitados. Esto es gracia… Y se parece tanto a la gracia de Dios.

Dios es amor. Dios es santo. Su amor nos salva. Su santidad nos condena. Merecemos no participar de la gloria eterna en el cielo, porque por nuestros pecados, nos convertimos en enemigos de Dios y estamos alejados de él. Dios no tolera el pecado, ni todo tipo de injusticia. Su santidad aplasta, su amor salva.

Pero cuando estábamos descalificados por nuestras malas obras, habiéndose presentado las pruebas que somos unos indignos pecadores por salirnos de sus caminos y no llegar a la talla que espera de nosotros que es santidad total. Merecedores del infierno que es completa separación y eterna del Dios vivo y santo.

Dios nos envía una invitación por el único que merece por sus esfuerzos la gloria. Jesús la divinidad que se vistió de carne y huesos y habitó entre nosotros. Tentado en todo, pero a diferencia de todos nosotros, sin pecado. La muerte del justo, aplaca la ira de Dios, me reconcilia con El y por medio de Jesús me adopta como hijo. Me da nueva vida, borra mis pecados y los olvida y me promete amarme eternamente si descanso por la fe en el sacrificio del hijo. Soy llamado ahora vivir en sus caminos no por temor sino por amor a su amor.

Cuando la selección de Guatemala no merecía nada, lo recibió todo. Un viaje, un honor, un privilegio y seguramente este viaje ha significado algo impresionante para ellos en sus corazones. Porque sólo cuando nos sentimos indignos, hiper valoramos la gracia. Apoyo a mi selección y anhelo verlos llegar por su esfuerzo un día al mundial. Pero sobre todo a ellos y a toda la humanidad, llegar si esfuerzo humano alguno sino por la fe en Cristo, a ser salvos de la ira de Dios y a conocer la vida verdadera y la paz duradera.

La gracia de Dios en Jesús está allí. Llamándole para que se arrepienta de sus pecados y corra a la cruz de Cristo. Porque su muerte es nuestra vida. Su resurrección, nuestra promesa de vida eterna. Anhelo este favor inmerecido para mí, para mi familia y para usted.

¿Cómo puede explicarles a otros lo que es la gracia sin decirles que es la gracia hasta el final?

“En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales, para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte. Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.” La Biblia en Efesios 2:1-10

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.