Archives For Jesús esperanza

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

“Tengo ganas de morirme, me quiero quitar la vida.” Esas fueron las palabras de este amigo.

La vida es dura. Es la vida producto de la desobediencia del ser humano – Adán y Eva –. En un Jardín, en donde sí trabajaban y cuidaban del mismo, decidieron confiar en la promesa de la serpiente – Satanás – y rebelarse ante la voluntad de Dios. El pecado entró, la muerte entró y hoy pecador engendra a pecador. Su primogénito Caín, por celos, asesinó a Abel.

La vida es dura. Jesús jamás prometió una vida suave para sus discípulos. Es más, dijo: “Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.” La Biblia en Juan 16:33

Aflicciones. ¡Y en plural! Son muchas. Todos enfrentamos aflicciones que vienen de afuera. No nacen en nosotros, pero nos golpean como un tren bala doscientos cincuenta kilómetros por hora. El dolor y el trauma, son inevitables. ¿Qué hacer con ellos?

Aflicciones. Todos enfrentamos aflicciones que vienen de adentro. Estas son en donde el tren bala que nos golpea son nuestras propias malas decisiones. Todo lo que yo defino como bueno, que Dios define como malo, es un tren bala que me hará pedazos. ¿Qué hacer con estos pecados y sus consecuencias?

No importa si la aflicción viene de afuera o de adentro, sólo existe un verdadero camino para encontrar la verdadera razón de por qué vivir. Jesús es esa razón. El pecado de afuera o el pecado de adentro es muerte. Mata la relación con Dios, mata la relación con otros, mata físicamente a otros, mata la paz, el pecado trae muerte. Y la muerte es la tragedia más grande del ser humano. Dejar de existir. Pecar es abrazar la muerte.

Pero es en Jesús en donde encontramos vida. Clavado en la cruz exclamó: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Jesús venía a sanar y a salvar lo que se había perdido. Jesús era el médico en busca de los enfermos. Lo perdido y enfermo no eran sólo los soldados que lo clavaron en la cruz, también eran sus discípulos.

Jesús soportó todo porque era su misión, morir por nuestros pecados. Su sufrimiento fue tolerado, porque veía el gozo de su muerte. Reconciliar a todo pecador con Dios. Perdonamos porque él perdonó. Perdonamos porque, aunque Jesús es el abogado, regresará por segunda vez como juez. Perdonamos porque en él encontramos lo que jamás merecíamos, perdón de pecados. Y por eso damos de gracia lo que hemos recibido.

En Jesús encontramos perdón de pecados y esperanza eterna. No importa el sufrimiento terrenal o incluso la muerte, nos espera un cielo y una nueva tierra. Aún la muerte, lo más terrible de la humanidad, no es un punto y final en Dios. Es un punto y seguido… Jesús murió, pero resucitó y resucitaremos con él a una nueva vida en un cuerpo celestial que no siente ni vive como el nuestro.

¿Busca algo por qué vivir? Todo lo que pueda definir como su propósito por el cual vivir, es incierto, temporal y no llenará plenamente. Sólo Jesús es permanente. A pesar de que vivamos la mejor vida en esta tierra moralmente, económicamente, relacionalmente y cuanta cosa buena más que podemos hacer, sólo Jesús permanece y llena el vacío que todo ser humano tiene. Un vacío, que muchas veces le llamamos tristeza, porque ver el mundo sin él, es verlo en tonos grises. Con él es verlo a colores eternamente. Jesús es el camino al Padre Dios, es la verdad y es la vida. Quien lo encuentra podrá llorar, pero con esperanza terrenal y aunque la respuesta no llegue, tendrá esperanza eterna.

“Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.” Hebreos 12:1-3

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por WhatsApp, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por Telegram Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

La película Regreso al Futuro, protagonizada en 1985 por Michael J. Fox, fue lo máximo. Yo tenía sólo 9 años edad cuando esta película salió en cines. Marty, amigo del Doc – un científico al que muchos consideran loco – crea una máquina que transporta a Marty a 1955, año en el que todavía sus papás no se habían conocido. Tiene que ver que se conozcan o desaparecerá él y sus hermanos del futuro. Y a la vez, regresar a 1985.

¿Qué haría usted si tuviera una máquina para viajar al pasado? Seguramente reviviría los mejores momentos con sus seres queridos que ya no están, viajaría a algún tiempo de la vida en donde como que todo se miraba a colores y no tan gris como hoy, pero, lo más probable, es que viajaría para cambiar todos sus errores. Errores que han afectado tanto su vida, como la de otros.

Lo hecho, hecho está. Es imposible volver al pasado y hacer algo al respecto con todos nuestros errores y pecados. Pero a pesar de que no podemos volver al pasado ¿Qué podemos hacer entonces?

No podemos volver al pasado, pero podemos trabajar en enmendar lo enmendable, en las consecuencias de nuestras decisiones. Muchas veces sólo podemos arrepentirnos y pedir perdón por nuestros errores del pasado. Pero como creyentes, somos llamados también a restituir lo restituible. ¿Cómo puede hoy, a pesar de sus errores del pasado, restituir lo restituible?

No podemos volver al pasado, pero podemos aprender de nuestros errores, para crear una estrategia para no repetirlos. Usamos la estrategia en nuestros negocios, para conquistar a una pareja, para presentar a un amigo con una amiga. La estrategia no salva, pero sí que nos permite ordenar nuestros pensamientos y establecer las acciones necesarias para vivir en santidad. Dios ya ha hecho en Jesús, en el que ha creído y se ha arrepentido de sus pecados. Ahora le toca a usted obrar sobre lo que Dios ha hecho con sabiduría.


No podemos volver al pasado, pero podemos recibir el perdón de Dios en Jesús y la oportunidad de comenzar de nuevo al vivir para su gloria. Las peores consecuencias podrán venir a su vida por causa de su pecado y perderlo todo. Pero recuerde, si no tenemos a Dios con nosotros y lo tenemos todo, no tenemos nada. Y si no tenemos nada, pero tenemos a Dios, lo tenemos todo. En ocasiones, perderlo todo, es el mejor camino para obtenerlo todo.

No podemos volver al pasado, pero podemos preguntarnos ¿Qué queremos del futuro? Y dejar el pasado en donde corresponde, a menos que queramos aprender de él, mientras nos esforzamos por un mañana mejor. Como Coach Ejecutivo, sé que mis clientes quieren vivir quejándose del ayer y describir las ruinas del hoy, y, sobre todo culpar a otros por su vida. Pero mi trabajo es apuntarlos hacia el mañana y preguntarles ¿Qué quisiera de su futuro? Y que ellos mismos entiendan a la vez, que la responsabilidad de actuar para crear un mañana está en ellos y en nadie más. Viajar al pasado para aprender es algo maravilloso, vivir aferrado al pasado, una destrucción.

No podemos volver al pasado, pero tenemos la certeza de un futuro que no tiene las características negativas e imperfectas producto de la desobediencia de Adán y Eva y que todos hemos heredado. A los que hemos puesto nuestra fe en Jesús para salvación, nos espera un cielo en donde no hay muerte, ni llanto, ni lamento, ni dolor. Esto sólo existe en donde hay justicia y paz absoluta. Aunque todo aquí sea sufrimiento y dolor, incluso por nuestras malas decisiones, el cielo nos espera. El cielo es nuestra esperanza eterna. La libertad de este cuerpo terrenal que tiende hacia el mal y la promesa de vida eterna junto al lado del Padre.

No podemos volver al pasado, pero el Espíritu Santo impartido por Jesús, quien no nos dejó huérfanos, nos capacita para vivir en sus caminos, nos lleva a toda verdad y no estamos solos. Él está con nosotros en las buenas, en las malas y en la peores.

Su pasado en Jesús es historia, escriba cada día una nueva historia de amor por Dios y por su prójimo. Siendo un instrumento útil en sus manos, en todo tiempo y lugar, para la gloria de Dios. La esperanza sólo existe en el futuro, que Jesús sea su esperanza eterna. Y sus proyectos para esta tierra, un impulso para seguir adelante, siempre glorificado a Dios en ellos. Sabiendo que todo esto se queda y que no trasciende, pero sólo su fe en la obra de Jesús en la cruz, trasciende a la eternidad y le permite reescribir una nueva historia en El y para El.

Su pasado en Jesús es historia, escriba cada día una nueva historia de amor por Dios y por su prójimo. Lea: Si pudiera regresar al pasado – Por: Alex López #lacatapultablog Clic para tuitear

“Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. ¡A él sea la gloria por siempre! Amén.” La Biblia en Romanos 11:36

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios». Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.” 2 Corintios 5:17

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por WhatsApp, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por Telegram Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.
Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

La vida es incierta. No existe certeza de qué vendrá. Cuando lo que esperamos se cumple ¡Qué felicidad! Pero cuando no, ¡Qué decepción! El color gris de la incertidumbre nos invade a todos. Y los días grises son más pesados y duros… ¿Qué podemos hacer?

Recuerdo a mis 19 años de edad, allá los primeros días de julio de 1996. Exactamente después de un congreso para jóvenes llamado Explosión Juvenil y que hoy es Explo Music Fest, estar de madrugada siendo preparado por las enfermeras para una cirugía. Mi mamá se quedó esa noche en el hospital – Dios bendiga su corazón de amor hacia mí, nunca estuve solo –.

Incertidumbre… Cuántos no han entrado a una operación y se han quedado con la anestesia. Otros que entraron y nunca despertaron, incertidumbre. Si se sale de la operación, a esperar el resultado de Patología para ver qué tipo de tumor es, incertidumbre. Cuando se sabe que tipo de tumor es, ¿Qué viene ahora? Quimioterapia, Radioterapia… Incertidumbre.

Cuando se comienzan los ciclos de Quimioterapia, ¿Cuántos serán?, ¿Cómo reaccionaré a esos medicamentos que son un veneno para matar a las células malas y a la vez las buenas?, ¿Valdrá la pena el esfuerzo y sufrimiento para después morir si no funciona? O ¿Será mejor no aplicar la quimioterapia y mejor irse de viaje y disfrutar los últimos días de la vida? Incertidumbre…

Algo incierto es algo desconocido. No conocemos con certeza la probabilidad de que algo ocurra. En otras publicaciones les compartiré más sobre lo que es estar enfermo y lo que ocurre en nuestra mente. Ante la enfermedad sólo existen dos caminos, la vida y sanidad o la enfermedad y muerte. Es duro no tener certeza de lo que uno quiere. Saber que lo que viene es bueno, da paz. Pero la incertidumbre es todo lo contrario. Nos deja en el limbo de la alternativa que viene. Dios decidió esa vez que siguiera aquí. Sólo él sabe cuándo me toca.

¿Qué es lo incierto en su vida en este momento?, ¿Qué cosas le preocupan sobre el mañana de lo que no hay certeza?, ¿Qué lo tiene hoy afectado por causa del desconocimiento de la probabilidad futura?

Permítame recordarle, Dios provee. Permítame recordarle, Dios salva en Jesús y nuestra eternidad está asegurada. Permítame recordarle, eternamente todo estará bien. Y aunque en esta vida llegáramos a sufrir hasta el punto de la muerte, incluso en plena flor de la vida, Dios sabe todo, más y mejor. Aún con lágrimas en los ojos, pero siempre con la mirada en el cielo, eso grita ¡victoria!

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6 y 7

Nuestro modo natural ante la incertidumbre es crear escenarios futuros sobre escenarios futuros que nos afligen más y más, que nos inquietan mentalmente, físicamente y anímicamente. Cuando estemos en ese punto, oremos, roguemos, presentemos nuestras peticiones a Dios y demos gracias. Y esa paz que no se entiende y que sólo puede venir cuidará nuestras emociones y pensamientos.

En el color gris de la incertidumbre ore. Porque todo el espectro maravilloso de la paleta de colores de esta tierra, en nada se comparará a lo que veremos en la gloria futura que no espera eternamente. Un cielo y una nueva tierra en donde gobierna Dios con sus justicia y amor.

En el color gris de la incertidumbre, tenemos la certeza que Dios siempre seguirá sentado en su trono y al será la gloria por quien es, siempre. Aún la muerte, lo peor en esta tierra, en Dios es vida. Y como dijo la mamá de un amigo en medio de su lecho de muerte: “Hijo, para vivir, hay que morir”. Tenemos la certeza en Jesús que ¡Resucitaremos!

Ante la incertidumbre oremos y que nuestros pensamientos por el mañana descansen en Dios y su paz inunde nuestros corazones y mentes.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.
Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Los seres humanos como que debimos haber nacido con un rótulo en el pecho y otro en la espalda que dijera “frágil”. Cuán frágiles somos.

Nacemos y si no hubiera sido por nuestra mamá, todos estuviéramos muertos. Nacemos tan frágiles que necesitamos de alguien que nos cuide, hasta que podamos valernos por nosotros mismos.

Nacemos tan frágiles, que aprendemos del ejemplo de los de arriba. Un mal ejemplo y sin saberlo, estamos convirtiéndonos en fieras salvajes que amenazan la paz de la sociedad. Un buen ejemplo y podemos convertirnos en gente empática, amorosa, con sueños, pero sin deseos de pisotear a los demás para alcanzarlos.

Somos tan frágiles, que un solo golpe en el cuello o en la cabeza y nos despedimos de este mundo. ¿Qué es lo que nos habla esta fragilidad?

La fragilidad humana nos dice que necesitamos a los demás

“Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante! Si dos se acuestan juntos, entrarán en calor; uno solo ¿cómo va a calentarse? Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!” La Biblia en Eclesiastés 4:9-12

La fragilidad humana nos recuerda que nos necesitamos unos a otros. Este mundo no existe para ser vivido solo, sino para ser vivido en comunidad. Y es que más valen dos que uno.

En un accidente, los heridos no pueden valerse por sí solos. Los bomberos y las sirenas acercándose llevan el mensaje de esperanza. Un mensaje que no ve raza, ni posición social sino solidaridad. La ambulancia asiste porque un ser humano está en peligro. Pero el mismo piloto de la ambulancia, un día en necesidad necesitará de otro piloto. Bien se dice: “Hoy por ti, mañana por mí”.

No es que hagamos el bien para que mañana nos hagan el bien. Es que somos llamados a hacer el bien sin importar el bien o mal que otros nos hagan. Porque nos mueve la empatía, la compasión, el amor.

Ese fue el ejemplo que recibimos de Cristo. Jesús murió en la cruz para comprar con sangre el perdón de los pecados hasta de los que lo clavaron en la cruz. Jesús no murió por lo que le hicieron el bien, murió hasta por los que le hicieron el mal. Jesús murió por todo pecador y ganó todo para el cree, sea o no sea discípulo, porque al final de cuentas todos somos pecadores, condenados a muerte eterna y necesitados de la salvación que sólo Jesús da.

La fragilidad humana nos dice que necesitamos a Dios
Algunos le llaman fuerza superior, los cristianos le llamamos Dios, el Creador del Universo. Santo en su esencia, amoroso hacia su creación. Perfecto en sus designios, misericordioso ante el pecador arrepentido, justo ante el pecado.

Cuando el ser humano en su fragilidad, topa de ayudar a su prójimo en su fragilidad, la misma fragilidad nos está llevando a dejar de poner la mirada horizontalmente y a mirar verticalmente hacia el cielo.

Cuando el suelo no salva, sólo queda el cielo. Muchos que negaron a Dios y vivieron como si fueran su propio dios, hoy proclaman la realidad del Todopoderoso y viven para honrarlo. Todo, porque en un momento de fragilidad la salvación horizontal topó y no quedó otra más que ver al cielo.

Sepa que aún los momentos más difíciles de la vida, llevan un mensaje silencioso en medio de todo el caos que presentan y es: Dios existe y le necesitas. Necesitamos a nuestro prójimo, pero la suma de todos los prójimos, necesitamos a Dios.

La fragilidad de la vida se revelará en nuestros cuerpos cada vez más afectados por la vejez, hasta que llegue el día de nuestra muerte. Qué cuento tan triste y sin esperanza alguna es más que nacer para morir. El Dios de la Biblia nos recuerda que hay eternidad en un nuevo mundo con cielo nuevo y tierra nueva donde todo es perfecto.

Disfrutemos esta tierra al máximo. Amemos a nuestro prójimo. Pero no vivamos sin escuchar los gritos silenciosos de la fragilidad humana, hay algo más grande que nosotros y que podemos conocerlo sólo porque se reveló a sí mismo en la Biblia y por último en la plenitud de su Hijo Jesús. Por eso la importancia de correr y leer el Libro donde encontramos el camino, la verdad y la vida, La Biblia.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.
Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Ayer fuimos a almorzar con mi esposa y mis cuatro hijos. Tenía antojo de una pizza, una pizza de esas gruesas que traen de todo adentro. Mi favorita es la de Pepián – un recado negro o rojo guatemalteco, que según dicen comenzó en Chimaltenango y se servía para las bodas y cumpleaños entre otros –.

Pero me sorprendieron mis hijos cuando pidieron ir a almorzar al mercado de San Lucas. Este mercado es histórico en Guatemala. Allí hemos probado distintos platos típicos de Guatemala. Caldo de gallina, Pepián con pollo o res, buñuelos, tostadas con salsa, frijol o guacamole; canillitas de leche y rellenitos.

Comer es especial. Pero el lugar en donde uno come lo hace más especial. Y cuando es acompañado por la familia, aún más especial. No sólo es el lugar y las personas presentes, a eso se le suman los recuerdos de las visitas anteriores desde que uno es niño.

Cada uno de mis hijos pidió lo que se le antojó. Alguien pidió tortillas con carne adobada, otros carne asada, otro caldo de gallina y yo, pedí Pepián con pollo. ¡Ah! Qué delicia.

Mientras esperábamos fui al baño y el recorrido me lo disfruté. Doña Saturnina vende conejos, cuyos, pericas australianas y tortugas. Ahora hasta su número de celular tengo. El hijo de un amigo quiere un cuyo para Navidad. Ya tiene el contacto para pedirlo directo.

Me encontré con una estación de flores. La señora vendía de todo tipo de plantas. Las mamás guatemaltecas tienen algo especial por las flores. En toda casa, aunque no exista jardín hay macetas por todos lados. Allí estaban todas las señoras viendo qué plantas compraban.

Luego me encontré con una estación de dulces típicos. Otra en donde estaban friendo los famosos rellenitos. Y qué tal, antes sólo vendían rellenos de frijol, ahora hasta con Nutella tienen. ¡Otro nivel!

Mientras comíamos llego un señor no vidente a tocar la guitarra y a cantar junto a su hijo. Cantaron una canción de los Enanitos Verdes. Busqué la canción y se llama: Borracho y loco. Así ni quiero andar, ni quiero que otros anden, pero realmente, cantaba bien el señor. Se ganó varias propinas de unas 8 mesas presentes. Votó su púa de la guitarra y me encantaron las palabras para su hijo: “Búsquela y recójala si puede, pero no toque el suelo”. La encontré y se las entregué. Tan lindo ver a alguien amar a otro y ser uno en su necesidad y buscar proveer para la familia.


Hasta una amiga cachó – como decimos en Guatemala cuando alguien es salpicado con una bendición inesperada –. Acaba de dar a luz a un pequeño niño llamado Caleb. Mi esposa le escribió y le pasó dejando después atol de elote y tres tipos de rellenitos pues ahora los rellena de todo.

A la noche compartí en Instagram y en Facebook unas fotos de tremendos platos. Y, además, de los alrededores del mercado – para verlos dé clic en los enlaces –. Muchos comentaron las fotos. Los chapines que viven Guatemala antojados por ir y de seguro, algunos esta semana visitarán el lugar. Ya que expresaban que tenían tanto tiempo de no ir.

Pero los comentarios que más me impactaron son de los que viven lejos en otro país y al ver las fotos, extrañan su tierra. “Me encanta!! Cuando llegue a Guatemala es uno de los lugares que quiero ir a comer, era uno de mis favoritos. Bendiciones”, “Que ricoooo!!!! Como extraño mi Guate!!!!”, “Se extraña!!!”, “Que rico!!! Los domingos después De la Iglesia eran para ir a comer tostadas, atolito, arroz con leche y rellenitos. Extraño a mi Guate”

Cuando se vive lejos del hogar y se recuerdan las comidas típicas se extraña tanto. Y queda el anhelo de un día volver a probarlo. Especialmente en la tierra en donde una nació, creció y tiene gratos recuerdos. Y es que nunca es sólo el plato típico, es lo típico que lo acompaña: la familia, los buenos amigos y los recuerdos mientras creamos nuevos.

Aquí en esta tierra al conocer a Dios saboreamos la paz, el amor, la justicia, pero nada se compara a la plenitud que viviremos en el cielo. Usted y yo somos extranjeros y peregrinos en esta tierra. Nuestra ciudadanía es celestial. Recordar los platos típicos de la nación que se extraña da nostalgia y esperanza. Tranquilo, lo bueno de esta tierra sólo es una probadita de lo pleno que será el cielo.

Cada uno de nosotros salimos del corazón de Dios. Y tenemos una promesa de un cielo nuevo y de una nueva tierra en donde no hay ni Coronavirus, ni mentiras, ni injusticias, ni muerte, ni llanto, ni dolor. No lo hemos visto, pero el discípulo Juan lo vio y por orden de Jesús escribió todo lo que vio en el Apocalipsis. Ni lo mejor de este mundo, se compara a lo que veremos allá.

Sabemos que sin importar qué suframos en esta tierra, nos espera la gloria eterna. Lugar en el que ya no hay sol, porque Dios ilumina con su presencia. He creído en Jesús como mi paz con Dios, el justo que murió por nosotros los injustos. Y espero ese lugar y lo deseo para mi familia, amigos y desconocidos. Y es que es la esperanza. Jesús reinando con justicia y todos viviendo en paz.

Ese lugar en donde el segundo Adán, Jesús, el que nunca conoció pecado y fue justo, se fue a prepararnos un lugar. Y no sólo lo disfrutaremos solos, sino en medio de la comunidad de fe que Dios ha provisto en esta tierra, en donde juntos adoraremos al Padre Dios y estaremos completos. No habrá carencia de nada porque le tenemos.

Mientras tanto, todo el que se arrepiente de sus pecados y cree en Jesús para salvación, aunque este solo en cualquier nación, no estará solo. Encontrará esa familia espiritual que Dios da al adoptarnos como sus hijos pues no estamos huérfanos. Dejamos el mundo para abrazar el amor inigualable de una familia espiritual en donde todos somos hermanos en Cristo. Seamos esa familia.

A los que viven lejos de su patria, ánimo. Brillen en donde viven. No olviden sus raíces, pero, sobre todo, la raíz de la fe en Cristo. Su paz sea con todos nosotros, aquí, allá y, sobre todo, cuando lleguemos al cielo. El lugar de reunión de todos los santos en Jesús, en donde como familia, habitaremos para siempre en el nuevo y verdadero Jardín del Edén. Amén…

“Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar. 2 Vi además la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, procedente de Dios, preparada como una novia hermosamente vestida para su prometido. 3 Oí una potente voz que provenía del trono y decía: «¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios. 4 Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir».” La Biblia en Apocalipsis 21:1-4

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.