Archives For Jesús Salvador

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Dé click aquí para ver las más de 700 publicaciones en blog, ordenadas por año.

Conéctese conmigo en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn y WhatsApp o Telegram

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 3,000 personas que ya los reciben cada viernes.

*****

Todos conocemos sobre el amor de Dios y el famoso pasaje bíblico “El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.” 1 de Juan 4:8

Es más, su amor es el que nos salva. Dios en amor, envió a su Hijo unigénito para salvarnos del pecado. Jesús es la muestra de amor que bajó del cielo. Hijo directamente de Dios y no de José, sólo él, siendo la segunda persona de la Trinidad y jamás habiendo pecado, podía ser el sacrificio por nuestros pecados.

Pero, aunque conocemos el amor sacrificial de Dios y que es amor, olvidamos pensar en otro atributo de nuestro Dios. Su amor es sólo una cara de la moneda. Dios esa amor pero también es justo. Y, el justo, no puede perdonar los pecados así por así. Porque entonces, dejaría de ser justo. La justicia de Dios va de la mano con su ira. La cual se desata ante toda injusticia.

Dios aborrece el pecado porque Él es santo. Su ira se desata contra el pecado. A lo largo de la Biblia vemos como Dios está en defensa de los más desamparados: las viudas, los huérfanos y los extranjeros. Es más, su justicia se manifiesta en que juzgará a toda la humanidad de acuerdo a sus decretos y el cumplimiento de los mismos.

“En verdad, la ira de Dios viene revelándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad.” Romanos 1:18

Dios entonces, vemos que es amor y también es justo. Su amor nos salva, su justicia nos condena. Por eso necesitábamos a Cristo. Porque sólo el justo podía morir por los injustos a fin de llevarnos a Dios. Porque su justicia, por nuestro pecado, nos convierte automáticamente en enemigos de Dios. Y, su ira, se desata contra sus enemigos.

Pero su evangelio, es esa noticia que en el nombre de Jesús hay perdón de pecados. Que, en la vida y muerte de nuestro Señor Jesucristo, encontramos la paz con Dios. Su muerte es nuestra vida. Intercambió lugares con nosotros. Tomó nuestra condenación y recibimos su justicia por la fe.

Pero no sólo tomó nuestra condenación, su sacrificio fue nuestra propiciación. Su muerte hace que Dios sea propicio (oportuno o favorable) a nosotros. Pues el sacrificio de Cristo, no sólo nos libera de la condenación, sino que nos salva de la misma ira santa de Dios.

Así que el que cree que no puede venir a Dios porque es un gran pecador, Su amor está ahí para él. Y, el que cree que Dios es todo amor que jamás condenará a un pecador a muerte y a muerte eterna, su justicia está ahí para él.

Pero los que hemos creído por la fe en el sacrificio de Jesucristo que nos da salvación y vida eterna, estamos seguros en él. Su justicia no nos lleva a temer, sino a imitar. Porque su amor nos derrite hacia la obediencia. Y, si fallamos, podemos correr a él, porque en su amor estamos seguros.

Mientras estamos vivos, Jesús es nuestro abogado. Pero, cuando muramos o cuando Jesús regrese por su iglesia, entonces será nuestro Juez. Venga a él en arrepentimiento. No hay pecado que él no pueda borrar. Porque, su mayor placer es amar. Dios no sólo es justo, sino también, el que nos justifica por medio del sacrificio de Jesús. Jesús es nuestra paz con Dios. Y, en quien encontramos la paz de Dios.

“¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? ¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió e incluso resucitó y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación o la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro o la espada? Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!». Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 8:31-39

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****

Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Dé clic aquí para ver las más de 700 publicaciones en el blog, ordenadas por año.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 3,000 personas que ya los reciben cada viernes.

Jesús es nuestra esperanza

diciembre 19, 2022

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Conéctese conmigo en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn y WhatsApp o Telegram

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 2,500 personas que ya los reciben cada viernes.

*****

No existe justo, ni siquiera uno. Todos nosotros somos pecadores. Hemos quebrantado los mandamientos y la voluntad de Dios. Todos hemos fallado. Incluso las personas moralmente más correctas, han quebrantado los mandamientos de Dios.

Quebrantar los mandamientos de Dios siempre se paga. ¿Cuál es la paga que recibimos por nuestro pecado? Muerte. Lo más doloroso que alguien pueda experimentar es la muerte de un ser querido. La muerte es algo humanamente inevitable, doloroso e irreversible. Esto es lo mismo que el pecado nos da.

Las buenas obras no borran las malas que ya hemos cometido. Una vez pecador, por siempre pecador. El pecado es una mancha humanamente imborrable. Ni el mejor cloro del mundo puede limpiar el alma. Ni miles de buenas obras, repetidas vez tras vez, borran la maldad del pecado.

El resultado del pecado es la enemistad con Dios. Jesús enseñó que el que no era con él, contra él era. Y el que con el no recogía, desparramaba. Pecar es más que fallar, es rebelarnos ante la perfecta voluntad de Dios. Es abiertamente darle la espalda y decir que nuestra voluntad es mayor que la suya. Ser enemigo del Todopoderoso, es una batalla perdida.

Su ley es perfecta pero nos muestra nuestro pecado. La ley de Dios es imposible de cumplirla. Una vez pecamos, hemos caído de la perfección que Dios demanda de nosotros, porque él es santo. Y quien ha quebrantado un pecado, es culpable de quebrantar toda la ley. Ella nos muestra nuestras transgresiones. Pero a la vez, es buena. Es buena porque nos muestra el corazón y voluntad de Dios para la humanidad. Lo que es justo y recto.

Sólo Jesús cumplió las justas demandas de la ley. Todos somos pecadores. No hay justo ni siquiera uno, excepto Jesús. Jesús, la segunda persona de la Trinidad, dejó la gloria y se vistió de carne y huesos en la persona de Jesús. 100% hombre y 100% Dios. Tentado en todo pero sin pecado y con un propósito único. Redimirnos (pagar el precio por la libertad) por nuestros pecados.

Todo pecador, aparte de la ley, puede ser declarado justo sólo por la fe en el sacrificio de Jesús. Jesús vivió la vida de justicia que no podíamos vivir, para morir la muerte que merecíamos morir. Sólo Jesús, sin pecado, podía morir por los pecadores y aplacar así, la ira de Dios contra la maldad del pecado.

Jesús murió y resucitó y ha ido al cielo a prepararnos un lugar. Porque Jesús murió, tenemos vida. Porque Jesús recibió el castigo, nosotros recibimos misericordia. En la cruz Jesús pagó el precio por nuestros pecados. Porque Jesús resucitó, tenemos garantía de resurrección. El es el primero en resucitar de todos los que han muerto y si creemos en él, también resucitaremos nosotros.

Jesús regresará otra vez pero ahora por su iglesia y para juzgar a vivos y a muertos. Cuando Jesús ascendió al cielo, los ángeles dijeron, que así como lo habían visto ascender, regresaría otra vez. Jesús vino la primera vez como abogado, pero regresará al segunda vez como juez. Dará a cada quien su merecido y hará justicia contra todos aquellos que cometan maldades contra él y contra su prójimo.

El cielo es nuestra tierra prometida, es un cielo nuevo y una tierra nuevo donde no sólo reina la justicia. Sino donde lo que más nos duele ya no existe. En el cielo ya no existe ni llanto, ni muerte, ni lamento, ni dolor. Esa esperanza que nos sostiene a cada momento. Descansemos en Jesús para salvación, para vida eterna y para cada día mientras estemos en esta tierra. Jesús es nuestra esperanza eterna…

“¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. 11 Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.” 1 de Corintios 6:9-11

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 2,500 personas que ya los reciben cada viernes.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Conéctese conmigo en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn y WhatsApp o Telegram

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 2,500 personas que ya los reciben cada viernes.

*****

Y de pronto, exclamó las palabras en donde comienza la verdadera lucha por la libertad. Dijo: “Ya no puedo más…”

Es ese punto en el que se reconoce que algo ha tomado el control de nosotros y nos domina. Es el lugar del miedo, la vergüenza, la culpabilidad, la impotencia y el punto de quiebre.

Allí estaba yo en una reunión de Alcohólicos Anónimos, celebrando el aniversario número 28 de no beber alcohol, de un amigo.

La celebración fue la mejor excusa para invitar a un conocido que había exclamado las palabras: “Ya no puedo más… Necesito ayuda”.

Recuerdo a Don Edgar Solórzano, un creyente de origen salvadoreño, empresario y amigo quien ya está en la presencia del Señor.

En una ocasión lo llamé porque la esposa de un conocido, me había pedido que por favor lo llamaran y ayudaran a dejar el alcohol. Me preguntó ¿Quién fue el que pidió la ayuda? La esposa. A lo que con su voz tierna me dijo: Llámeme cuando él sea el que la pida.

El mejor remedio para el que cree que no lo necesita, no sirve de nada. La cruz de Cristo no puede obrar en la vida del que cree que no tiene pecado, está condenado a muerte eterna y sus mejores esfuerzos son inútiles para limpiar su pecado y ser libre de la culpabilidad y la vergüenza. El evangelio no es para el que cree que es bueno, es para el que sabe que es pecador y malo y necesita un Salvador.

Desde niño conocí los grupos de Alcohólicos Anónimos. Ya sea para un aniversario de un grupo, porque acompañaba a mi papá e iba a dar un tema o porque un amigo me invitaba a su aniversario.

En ese aniversario, se me salían las lágrimas cada vez que alguien pasaba al frente, saludaba y decía: “Buenas noches, mi nombres ex X y son un enfermo alcohólico. Y, por las últimas 24 horas no he bebido”. Uno a uno daba su testimonio y palabras de felicitación para quien estaba de aniversario. Hablaban abiertamente de su pecado y más…

Me invitaron a pasar al frente, saludé a los presentes y compartí mi experiencia con los AA, con don Edgar Solórzano y otros amigos, que continúan en ese grupo, sirviendo al que necesita ayuda.

Felicité a mi amigo y les dije que estaba contento de estar allí, porque tenía dos conocidos que estaban en el vicio. Y uno de ellos estaba esa noche conmigo. El otro, no pudo llegar, pero ojalá llegue y pronto. Ya para eso se me había quebrado la voz. Estaba contento, porque el único requisito para pertenecer a un grupo de Alcohólicos Anónimos, es querer dejar de beber. Y mi amigo, eso quiere.

Cuánto me recuerda esto al evangelio y  la iglesia de Dios. Todos aquellos creyentes que hemos sido arrancados del reino de las tinieblas y hemos sido sembrados en el reino de la luz. La iglesia es un hospital para enfermos en donde el Médico de médicos, Jesús nos sana de adentro hacia afuera, por su obra en Jesús y no por la nuestra. Y, empoderados por su Espíritu Santo, nos llama a andar y a obra con todos esfuerzo en él.

Nos dice: “No son tus obras, son las mías. Justas y santas, las que te otorgo al creer en mí como el sacrificio perfecto por tus pecados ante el Padre Dios. Padecí injustamente vergüenza y humillación, para que la tuya sea quitada por completo. Y, ya acepto ante mi Padre, eres adoptado como hijo, sabiendo que eres amado, aceptado, valorado y propiedad mía, no por tus esfuerzos. Sino a pesar de ellos y tu pecado”.

Para ser parte de la iglesia sólo se necesita ser un pecador, que busca ser iluminado por el Espíritu Santo en su pecado y que quiere vivir en el camino de la justicia. Para ser un miembro de AA, sólo se requiere querer dejar de beber. Ambos comienzan al reconocer la incapacidad de poder hacer algo.

Y, ambos lugares les han servido a varios de mis amigos. Muchos llegaron a la iglesia y conocieron a Cristo el Señor y Salvador del pecado en sus vidas. Y, el grupo, se convirtió en su apoyo. Otros, llegaron a los AA y en la búsqueda de ese Ser Superior, llegaron a conocer al Dios que ama, libera, guía y da esperanza eterna. En ambos, hay gente amorosa esperándolo… En ese momento, en el que exclama las palabras en donde comienza la verdadera lucha por su libertad: “Ya no puedo más… necesito ayuda”. Porque es sólo por la gracia de Dios…

“»Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios. Esta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, pero la humanidad prefirió las tinieblas a la luz, porque sus hechos eran perversos. Pues todo el que hace lo malo aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto. En cambio, el que practica la verdad se acerca a la luz, para que se vea claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios».” Juan 3:16-21

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 2,500 personas que ya los reciben cada viernes.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Conéctese conmigo en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn y WhatsApp o Telegram

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 2,500 personas que ya los reciben cada viernes.

*****

En el Antiguo Testamento, el pueblo de Israel no fue escogido por ser algo especial, era un pueblo insignificante y pequeño. Pero fue escogido porque a Dios le plació y le mostro su gracia.

Lo único que debía hacer el pueblo de Israel para recibir todas las bendiciones de Dios, era obedecer y vivir para El. Sin embargo, vemos repetidamente que obedecen un período de tiempo, desobedecen y pecan, caen en el sufrimiento, claman a Dios y Dios los rescata. Nuevamente vemos Su gracia.

A lo largo de la historia y como se había profetizado si desobedecían, terminan siendo conquistados y deportados por Babilonia, y Asiria. Y, por último, Roma.

Es bajo el imperio Romano que nace Jesús. Luego de 400 años de silencio sin profeta alguno en Israel. Pero había una promesa, vendría un descendiente del Rey David quien reinaría para siempre, él es nuestro Señor Jesús.

Es fácil juzgar a Israel y su círculo repetitivo de desobediencia, sufrimiento, clamar por ayuda, recibirla y obedecer un corto tiempo. Sólo para repetir de nuevo este proceso. Evalúe su vida. Este es el ciclo en el que debemos evitar vivir y en el que fácilmente podemos caer.

¿Quién podía guardar toda la ley? Ninguno, por eso Dios les entregó los sacrificios de animales. Alguien, moría en lugar del pecador. Y, el sacerdote que representaba al pueblo ante Dios, realizaba y presentaba los sacrificios.

Jesús es sacerdote y a la vez sacrificio. ¿Para qué? Para librarnos de la misma ira santa de Dios quien no tolera el pecado. Pero quien dejó el camino para ser declarados justos en Jesús, cuando merecíamos muerte eterna.

Por eso murió Jesús en la cruz del Calvario. Para que nosotros, pecadores condenados a muerte eterna, pudiéramos recibir su justicia – porque nunca pecó – y llevara el sobre su cuerpo el castigo por nuestros pecados. Y viviéramos una vida de libertad para glorificarlo en todo lo que hacemos y en donde nos movemos.

Cada vez que pecamos, corremos a nuestro abogado, nos arrepentimos y pedimos perdón. Su gracia – ese favor que no merecemos de Dios y que nos da en Jesús – es nuestra vida. Sus misericordias son nuevas cada mañana.

Pero su gracia no existe para que vivamos en el pecado. Existe por si pecamos. Pero esa gracia nos empodera para vivir una nueva vida en Cristo. La lucha es diaria, pero Dios obra en nosotros y nosotros obramos con él.

Como bien dijo alguien: “Obedecemos la ley pero no dependemos de la ley. Estos somos los cristianos que entendemos el evangelio y vivimos en la libertad del evangelio. Obedecemos la ley de Dios como resultado de un gozo agradecido porque entendemos que hemos sido adoptados y nos sentimos libres del temor y del egoísmo que producen los ídolos falsos.”

¿Qué tanto se parece al círculo de derrota y pecado en el que vivía el pueblo de Israel en el Antiguo Testamento? Jesucristo es su esperanza. Usted no puede, El pudo y por la fe al arrepentirse de sus pecados, Dios lo declara justo en él. Viva para su Señor en el gozo único que vivir para El produce. Y, si peca, corra al trono de gracia y misericordia.

Su vergüenza, su culpabilidad y su derrota personal, en Cristo, cobra sentido de perdón, paz, libertad y esperanza. Dios tiene para usted planes de bien y no de mal y quiere darle un futuro de esperanza. Abrace su gracia en Jesús. Porque mientras viva, Jesús es su abogado. Ya muerto, sólo será su juez…

“Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero, si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo.” 1 de Juan 2:1

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 2,500 personas que ya los reciben cada viernes.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes.

Para el cristiano meditar no es poner la mente en blanco, es activamente meditar en Dios, su plan de salvación en Jesús, la promesa recibida por el Espíritu Santo de la vida eterna y el poder para ser testigos de él, la promesa que Jesús regresará por su iglesia y en la Biblia.

Cuando Josué iba a asumir el vacío en el liderazgo que dejaba la muerte de Moisés ante el pueblo de Israel, Dios le ordenó que hiciera tres cosas en un solo versículo: “Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.” La Biblia en Josué 1:8

Recitar, meditar y cumplir. Todos hemos incumplido y quebrantado los mandamientos de Dios. Nuestro destino era la muerte. Siendo enemigos del Dios santo que no tolera el pecado, en Jesús, Dios nos reconcilió con él cuando el justo, murió por nosotros los injustos. Pero seguimos día a día siendo invitado como Josué a recitar, meditar y cumplir, sabiendo que Jesús es el único que sí cumplió con la ley de Dios y por la fe en su sacrificio, fuimos declarados justos.

Quiero invitarlo a meditar en el sacrificio de Jesús en la cruz y lo que esto ha implicado para su vida y puede implicar para la vida de los demás. Pero quiero invitarlo a meditar y luego de haberlo hecho, a escribir una oración a Dios por lo que El hizo en su vida por medio de Jesús. Puede ser una oración privada, fruto de la reflexión en los pasajes de su muerte, o hacerla pública en sus redes sociales o grupos de WhatsApp.

Le comparto no mi oración, sino por ahora, una oración que el apóstol Pablo hizo por los cristianos en Éfeso. Para que medite en esta porción de la Escritura y le sirva de alguna manera, para escribir su oración. No tiene por qué ser larga, pero sí sincera y fruto de la reflexión. La pregunta ¿Qué oración haría al recordar el sacrifico de Jesús en la cruz? Puede ser otra forma de inspirarse y comenzar. El apóstol Pablo oró así:

“Por esta razón yo, Pablo, prisionero de Cristo Jesús por el bien de ustedes los gentiles, me arrodillo en oración. Sin duda se han enterado del plan de la gracia de Dios que él me encomendó para ustedes, es decir, el misterio que me dio a conocer por revelación, como ya les escribí brevemente. Al leer esto, podrán darse cuenta de que comprendo el misterio de Cristo. Ese misterio, que en otras generaciones no se les dio a conocer a los seres humanos, ahora se les ha revelado por el Espíritu a los santos apóstoles y profetas de Dios; es decir, que los gentiles son, junto con Israel, beneficiarios de la misma herencia, miembros de un mismo cuerpo y participantes igualmente de la promesa en Cristo Jesús mediante el evangelio.” Efesios 3:1-6

“De este evangelio llegué a ser servidor. Este fue el regalo que Dios me dio por su gracia, conforme a su poder eficaz. Aunque soy el más insignificante de todos los santos, recibí esta gracia de predicar a las naciones las incalculables riquezas de Cristo, y de hacer entender a todos la realización del plan de Dios, el misterio que desde los tiempos eternos se mantuvo oculto en Dios, creador de todas las cosas. El fin de todo esto es que la sabiduría de Dios, en toda su diversidad, se dé a conocer ahora, por medio de la iglesia, a los poderes y autoridades en las regiones celestiales, conforme a su eterno propósito realizado en Cristo Jesús nuestro Señor. En él, mediante la fe, disfrutamos de libertad y confianza para acercarnos a Dios. Así que les pido que no se desanimen a causa de lo que sufro por ustedes, ya que estos sufrimientos míos son para ustedes un honor.” Efesios 3:7-13

“Por esta razón me arrodillo delante del Padre, de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.” Efesios 3:14-19

“Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén.” Efesios 3:20 y 21

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes.