Archives For jesús

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Mi hijo de 16 años tiene varios amigos, pero sólo como se llaman: un Squad. Ese círculo íntimo de amigos entre los amigos. ¿Qué es lo que nos une y cómo podemos promoverlo para tener relaciones fuertes y duraderas?

Recientemente le envié a uno de los amigos de mi hijo Juan Marcos, unas fotos de hace varios años. Eran emojis con carcajadas los que recibí de vuelta. ¿Por qué? Porque con mi hijo y otros tres amigos, y aunque no se vean como antes, siguen siendo uno. Hay algo que los une.

Dos de ellos tienen fotos juntos desde el vientre de sus mamás. Nacieron con meses de diferencia. Pero no sólo tienen fotos desde el vientre, tienen fotos en el colegio porque estudian juntos, también fotos viajando en Guatemala por Rehu, Petén y Río Dulce. Fotos no de situaciones formales, sino también de recreación, en temas espirituales mientras ayudaban en alguna escuela bíblica de vacaciones, tocaban sus instrumentos en una alabanza o cuando se visitaban y uno se quedaba a dormir en la casa del otro.

Lo que nos une son las experiencias compartidas. Mientras más compartimos con alguien, más nos sentimos seguros, más nos sentimos parte el uno del otro, realmente es una entrega con respeto, amor, apoyo y una relación de doble vía en todo sentido. En donde uno llama al otro y el otro también corresponde.

En ocasiones, cuando alguien nuevo se presenta un grupo pequeño en una congregación, suelen presentar al nuevo a todos. ¿De qué sirve esto al nuevo? No de mucho, porque si él no nos conoce y nosotros a él, es más difícil que él se sienta cómodo con nosotros. Nos sentimos cómodos con los demás cuando conocemos de ellos, ellos de nosotros y hay vida compartida.


Siempre que estemos en nuestras reuniones pequeñas por las casas, presentemos a un nuevo, pero, sobre todo, presentémonos cada uno de los que estamos en el grupo: nombre, estudios, trabajo, hobbies. Para muchos, pareciera tiempo perdido, pero es tiempo bien invertido. Alguien dirá que es del Real, que le gustan hacer pasteles, bicicleta de montaña, etc. Y estas cosas se convierten en tierra en común en donde comienza el unirnos.

Una de las experiencias que más nos une es el llorar con los que lloran y reír con los que ríen. Llorar con los que lloran es más que tener empatía. Comienza con un ambiente seguro en el que el otro puede abrir su corazón, ser escuchado, ser comprendido, conseguir un compañero de lágrimas y que la reunión y el tema permanecerá entre los dos. Sin ambiente seguro entre dos personas, no se dará la confianza para este tiempo tan necesario.

Reír con los que ríen pareciera ser algo más fácil. Pero no es sólo reírnos de un chiste junto con los demás, esto suele ser algo superficial que cualquiera puede hacer. Reír con los que ríen, realmente es alegrarnos por el bien, ascenso, cariño, negocio y éxito del otro. El otro ríe por lo bien que le está yendo y nos unimos. En otras palabras, empatía y gozo ante el dolor y empatía y gozo ante la alegría. Porque los cristianos vivimos para Dios y para otros, no sólo para nosotros.

Pero lo que más nos une a los que hemos visto nuestros pecados, nos hemos arrepentido de ellos y confesado a nuestro Dios, es Cristo Jesús. El perfecto que dejó la gloria y murió en la cruz del Calvario por nuestros pecados y por fe, hoy tenemos salvación de la misma ira santa de Dios ante el pecado. Que nuestros mejores amigos, conozcan de Cristo, porque ven en nosotros el amor del Padre reflejado en cada interacción. Porque nada une eternamente, sino la fe en Cristo Jesús, que hace uno a todas las naciones de la tierra. Amén.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por WhatsApp, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por Telegram Si tiene WhatsApp dé clic aquí. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.
Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Hay quienes reconocen ser héroes, víctimas y villanos. Pero otros, sólo pueden vivir entre ser héroes o ser víctimas, porque villanos jamás. Y esto es peligroso…

El Héroe
El héroe es el que levanta sus manos y celebra su merecida victoria. Los cristianos celebramos las victorias personales y rendimos toda corona de logro a los pies del trono de la gracia. Porque la vida no es nuestra, nos fue dada por Dios, a Él nos debemos y reconocemos su grandeza y majestad. “Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. ¡A él sea la gloria por siempre! Amén.” La Biblia en Romanos 11:36

Un héroe es el que realiza grandes hazañas. Pero existen otros que sólo juegan al héroe. Jugar al héroe es exigir la admiración de los demás sin logro verdadero alguno o sobredimensionándolos. Jugar al héroe es necesitar la admiración para tener valor. Quien juega al héroe vive en competencia con todos y creen que todos los envidian. Los creyentes conocemos nuestro valor, somos creación de Dios, a su imagen y semejanza y por eso valemos. No por lo que hacemos.

Cuidemos nuestro corazón de no ser héroes verdaderos pero arrogantes ante nuestro Dios quien nos da la vida alcanzar logros. También cuidemos nuestro corazón de jugar al héroe sin tener logro alguno. Vivamos una vida auténtica delante de Dios y de los demás. Una vida llena de humildad y de amor hacia el Padre y hacia el prójimo. En donde tratamos a los demás como superiores a nosotros mismos.

La Víctima
La víctima es la que recibe la ofensa o el agravio. Todos hemos sido víctimas en muchos aspectos. Otros nos han fallado y lastimado. Y necesitamos correr a Dios para recibir sanidad, porque un corazón lleno de odio y de rencor, jamás podrá vivir una vida que glorifique a Dios. Y, muchas veces, incluso podremos necesitar ayuda profesional para entender mejor lo que nos pasa y salir de donde estamos para ser libres para vivir la vida como Dios quiere. “Mía es la venganza dice el Señor, yo pagaré”. Dios es el juez justo. En esta vida o en la siguiente, todo malvado recibirá su castigo. Por eso somos llamados a perdonar, porque Él nos perdonó.

Pero… cuidado con aquellos que se hacen la víctima constantemente. ¿Cómo se logra esto? Difamando a otros y creando escenarios en las mentes de los demás, que no son una verdad, pero sí en las mentes de los que escuchan, con tal de crear enojo y hasta odio hacia otros, para afectar a otro y aislarlo cada vez más y más de su círculo. Mientras en realidad, quien se vende como víctima, está victimizando a la persona que difama. ¿Por qué difama el que se hace la víctima, pero en realidad es un victimario? Porque tiene quien le diga “pobre tú” y a la vez “qué malo aquel o aquella”. Dios dejó en sus mandamientos el no dirás falso testimonio, porque el falso testimonio destruye buenas reputaciones. No olvide lo que dice la Escritura: “El primero en presentar su caso parece inocente, hasta que llega la otra parte y lo refuta.” Proverbios 18:17 Seamos sabios.

El Villano
¿Conoce a alguien que, aunque haya cometido un error es incapaz de admitirlo y de pedir perdón? Todos podemos ser héroes, víctimas y villanos. Pero el que no reconoce que ha sido un villano delante de Dios y de los demás, no encontrará la salvación que sólo Jesús puede dar. Jesús sólo salva al que reconoce su pecado. Vivir entre ser un héroe o una víctima, saltándonos al villano mata en vida y mata a otros, porque nos vendemos como perfectos cuando sabemos que no lo somos. Arrepentirnos y volvernos a Dios es reconocer lo villanos y malignos que somos sin El y todos, necesitamos esto.

“Pero de este modo Dios cumplió lo que de antemano había anunciado por medio de todos los profetas: que su Mesías tenía que padecer. Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor, enviándoles el Mesías que ya había sido preparado para ustedes, el cual es Jesús.” Hechos 3:18-20 Dios nos conceda ser héroes que rinden sus logros ante él, Dios nos conceda si somos víctimas, perdonar como él nos perdonó y encontrar sanidad en El y con el apoyo de otros, y, sobre todo, Dios nos conceda reconocer que somos villanos y necesitamos a Cristo Jesús como el único salvador de la ira de Dios por causa de nuestros pecados. Sólo el que reconoce estas tres cosas, conocerá el amor de Dios y vivirá para otorgarlo libre y abundantemente sobre todos.


Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.
Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Cuando conozco a alguien, suelo hacer preguntas. Es increíble lo que las preguntas abiertas producen. Abren el diálogo y sacan a la superficie historias y temas que, de otra manera, jamás hubieran salido a luz. Y conocernos, mutuamente con otros, nos conecta, nos hace uno.

Uno de mis amigos es un excelente voluntario o servidor en su congregación. De aquellos voluntarios soñados. Ama a Dios con todo su corazón, ama a su prójimo como a sí mismo, es un buen esposo, un buen padre, un buen amigo, un buen trabajador y excelente líder.

Cierto día le pregunté ¿Cómo llegaste a conocer a Jesús? Y así comenzó la historia. Me contó que de niño y de joven fue un buen creyente del evangelio. Sus papás le enseñaron a Jesús, el camino, la verdad y la vida. Asistió semana a semana a su congregación y conocía las Escrituras. Todo cambió cuando comenzó a trabajar.

Cuando comenzó a trabajar, conoció a personas que le proveyeron también de una comunidad, pero de una comunidad no salvadora o protectora como lo es llamada a ser la iglesia, sino de una comunidad destructiva en el corto y digamos en el largo plazo. No porque no exista amistad, sino porque es una amistad que produce mala influencia y malos resultados de vida.

Pronto, adquirió vicios, se desconectó de sus amigos y comenzó a vivir una vida sin Dios. Esto suena algo impresionante cuando usted ve al líder de hoy, consagrado a Dios y amoroso con su prójimo contar este testimonio. Inmediatamente vino mi pregunta ¿Y cómo fue que regresaste arrepentido de tus pecados al Señor?

Entonces me contó, cómo dos amigos jamás dejaron de visitarlo a su casa y de invitarlo a la iglesia para que fuera al grupo de jóvenes. En una de esas, finalmente los acompañó y fue allí donde se reconcilió de nuevo con el Padre Dios y un nuevo amor producto de la gracia de Dios en su corazón, transformó su vida.

Al día de hoy, él sigue agradecido con esos dos amigos que jamás lo abandonaron. Le pregunté ¿Y quiénes fueron? Conocía a uno de ellos. Dios bendiga a ambos amigos que no se dieron por vencido con él. Nos necesitamos. Hay alguien que necesita que un amigo llegue a buscarlo a su casa para llamarlo de nuevo al redil de ovejas que vive en paz bajo el buen Pastor Jesús.

¿Qué vida puede marcar con una visita, una llamada, una video llamada o un mensaje de texto? A lo mejor es usted que me lee ahora, quien está lejos de Dios. Y lo más cercano que llega a una iglesia es por medio de un blog como este, un podcast o un video aleatorio de fe que le aparece por allí. Si no hay quien por usted. Vuelva a su iglesia. La iglesia es la mejor comunidad, porque más que comunidad, se convierte en una familia, porque todos allí, sin importar la edad o lo que sea, somos hermanos en Cristo.

Estos dos amigos marcaron la vida de alguien que hoy marca vidas. Tal y como aquellos cuatro hombres en los tiempos de Jesús que marcaron la vida de un paralítico. El paralítico no sólo recibió su sanidad, sino que, por encima de eso, el perdón de pecados de Jesús.

Seamos esos amigos que marcan la diferencia espiritualmente en la vida de los demás… Yo he tenido varios amigos de este tipo en mi vida y los llevo en el corazón. ¿Quién lo llevará en el suyo?

“Unos días después, cuando Jesús entró de nuevo en Capernaúm, corrió la voz de que estaba en casa. Se aglomeraron tantos que ya no quedaba sitio ni siquiera frente a la puerta mientras él les predicaba la palabra. Entonces llegaron cuatro hombres que le llevaban un paralítico. Como no podían acercarlo a Jesús por causa de la multitud, quitaron parte del techo encima de donde estaba Jesús y, luego de hacer una abertura, bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralítico. Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: —Hijo, tus pecados quedan perdonados. Estaban sentados allí algunos maestros de la ley, que pensaban: «¿Por qué habla este así? ¡Está blasfemando! ¿Quién puede perdonar pecados sino solo Dios?» En ese mismo instante supo Jesús en su espíritu que esto era lo que estaban pensando. —¿Por qué razonan así? —les dijo—. ¿Qué es más fácil, decirle al paralítico: “Tus pecados son perdonados”, o decirle: “Levántate, toma tu camilla y anda”? Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —se dirigió entonces al paralítico—: A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Él se levantó, tomó su camilla en seguida y salió caminando a la vista de todos. Ellos se quedaron asombrados y comenzaron a alabar a Dios. —Jamás habíamos visto cosa igual —decían.” La Biblia en Marcos 2:1-12

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

El día del padre se celebra en Guatemala el 17 de junio, en Estados Unidos el tercer domingo de junio y ¿En su país?

Los papás tenemos mucho que aprender de la santidad, la gracia, la misericordia y de ese amor sacrificial e incondicional del Padre Dios. Especialmente aprender a someternos en obediencia, bajo la perfecta voluntad del Padre perfecto. Porque su camino es vida y paz. Y esta no se compra, ser recibe gratuitamente por la fe.

Cuando se escucha la palabra papá, vienen muchas ideas a la mente. Algunos hablan de un padre vivo pero ausente. Otros de un padre presente, pero ojalá que estuviera ausente, ya que le hace la vida imposible a la familia. Otros hablan del padre que recuerdan con amor porque ya partió a la presencia de Dios y quisieran tenerlo de nuevo, porque le amó y se sacrificó. Pero ninguno de estos papás alcanzó la perfección porque es un pecador. Necesita a Jesús. Yo como padre, necesito a Jesús.

Recuerdo a este amigo llorar frente a mí por los pecados del padre. Y años después, con un rostro descompuesto por su pecado declarar: “Me convertí en alguien peor que el padre que tuve”. En nuestras fuerzas jamás podremos, necesitamos rendirnos ante el Padre en arrepentimiento y correr a él. Si esperamos la salvación de nuestros papás estamos perdidos y nuestros hijos también lo estarán. Sólo Jesús salva. Un papá debe ser un modelo, pero que apunta al modelo perfecto. Porque en sí, sólo hay un pecador necesitado de salvación.

Ni el mejor papá del mundo, puede dar lo que Jesús da. Sí, como papás tenemos la enorme responsabilidad de reflejar el corazón de Dios, para que cuando otros escuchen que el Padre nos amó tanto, que envió a su Hijo unigénito a morir por nuestros pecados en la cruz del Calvario, puedan visualizar de la mejor manera, el amor tan grande de nuestro Dios. El desea que no perezcamos en nuestros pecados, sino que nos arrepintamos de nuestra conducta y vivamos.

Ni el mejor papá del mundo, puede dar lo que Jesús da. Jesús nos muestra el camino al Padre. Jesús es el camino al Padre. El es la verdad y la vida. No existe otra manera de llegar a Dios. La santidad de Dios nos condena, pero la santidad del Hijo que fue crucificado y resucitado nos salva. El justo murió por nosotros los injustos. El injusto tomó nuestra condena y nos liberó a nosotros de la nuestra.

Jesús, el santo, el que siempre ha existido y por quien todo lo que vemos fue creado y se sostiene, se rebajó voluntariamente y tomó la forma de ser humano. Siendo superior a todo, se rebajó voluntariamente. Vivió la vida justa que nadie, ni el mejor papá del mundo ha podido vivir, porque todo papá es un pecador. Para decirnos: “Morí en la cruz por tu pecado. Cree, arrepiéntete y corre a mí. Yo aplaqué la ira del Dios santo, yo soy tu paz con Dios, yo soy el medio por le cual Dios te adopta como hijo y un hijo para siempre. Yo juzgaré toda obra buena o mala aún la realizada en secreto. En mí y sólo en mí, estás seguro eternamente”

Sólo en Jesús hay perdón de pecados, sólo en Jesús se encuentra verdadera identidad de todo ser humano: hijo de Dios y discípulo de Jesús. Sólo en Jesús jamás habrá decepción o engaño. Sólo en Jesús habrá un amor perfecto que ninguno de nosotros papás, podemos otorgar. Papás e hijos, corramos a Jesús el autor y consumador de nuestra fe. El es el camino al Padre perfecto, Dios. El Padre que hijos y padres necesitamos. El único que, por encima de todos, en Jesús puede darnos palabras de vida y de vida eterna. Papás, ¡Feliz día del padre!

“Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡Abba! ¡Padre!»” Romanos 8:15

“Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz.” 1 Corintios 1:3

“Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.” Salmos 27:10

“—Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.” Juan 14:6

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Cualquiera puede declarar: ¡Dios me habló! Pero, ¿Cómo es que nos habla Dios?

Dios habló y dijo: “Que sea la luz y la luz llegó a existir. Y separó el día y la noche. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó «día», y a las tinieblas, «noche». Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el primer día.” La Biblia Génesis 1:3-5

Dios habló cara a cara con Adán: “Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara, y le dio este mandato: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás».” La Biblia en Génesis 2:15

Dios habla y ha hablado a lo largo de la historia de la humanidad no una vez, sino muchas veces. Declaró la creación y esta fue. Declaró el mandamiento a Adán y este escuchó, aunque finalmente no obedeció, pero Dios habló. Declaró una promesa a Abraham, que por medio de él serían benditas todas las naciones de la tierra y así fue. Dios ha hablado muchas veces y de muchas maneras. Habló por medio de los profetas, quienes, de parte de Dios, llamaban al pueblo al arrepentimiento de pecados y a consagrarse al único Dios.

Es en el Nuevo Testamento, en donde aparece la cúspide de su hablar. El logos, el Verbo se hacía presente: “En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad.Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla.” La Biblia en Juan 1:1-5

Aunque Dios habló cara a cara con Adán, con Abraham y con Moisés. Y luego habló por medio de los profetas a lo largo de la historia de Israel, la cúspide de su hablar es Jesús, el Verbo.

El ser humano suele pensar en Jesús como un simple mortal. Un “iluminado” que habló sobre como portarse bien y sobre cómo ser una buena persona. Algo muy lejos, de lo que fue el corazón del mensaje de Jesús. Que su mensaje transforma, sí. Pero no comienza con la transformación. Comienza con la desobediencia de todo ser humano. ¿Cómo es entonces que Dios nos habla?


Para comenzar, Jesús, el Hijo, es quien habla de Dios y por medio de quién Dios nos habla. Jesús no es poca cosa, como muchos le consideran. Jesús es el heredero de todo de Dios, por medio de Jesús y su palabra, el universo que conocemos fue creado, es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es y todo lo que conocemos en este mundo, se sostiene por su poderosa palabra. Jesús es Dios, Jesús es el todo en todo. Lo que vemos es el resultado de su sola palabra.

Jesús apareció en escena como un mortal cuando nació de milagrosamente de la Virgen María, su Padre era Dios, su madre María. De su Padre, heredaba la naturaleza divina, de su madre, la naturaleza humana. Pero Jesús, aunque nació físicamente en la primera Navidad, siempre ha sido, siempre ha existido. El es el primero y el último. Por su palabra lo que vemos fue creado y por su palabra todo lo que vemos se sostiene. Jesús no es poca cosa, Jesús es todo en todo. Y, a través de Jesús es que Dios nos habla de manera perfecta y clara.

Dios nos habla por Jesús. Ver a Jesús es ver a Dios, porque de Dios salió y se rebajó al tomar la forma de ser humano. La Majestad en las alturas, ahora venía a las llanuras. La Majestad de las alturas, entregaba todo por la nada. ¿Qué nada? Quién es el hombre para que Dios piense en él. Y, sin embargo, no sólo pensó, el Hijo, murió en la cruz del Calvario con un propósito único. Era el elegido, el ungido, es decir, el Cristo y Mesías.

¿Cuál fue el propósito de su muerte? Hablar con un grito desgarrador al final de su vida mientras agonizaba en la cruz: “¡Consumado es!”. Su muerte pagó el precio de nuestra vida. El único santo – quien nunca cometió pecado y el único que pudo obedecer todos los mandamientos de Dios – moría por nosotros, los injustos, pecadores, malvados y quienes vivíamos en tinieblas.

La muerte de Jesús – por cuya palabra el universo fue creado y por cuya palabra todo lo que vemos se sostiene – tenía el propósito de purificarnos de todos nuestros pecados y darnos libertad de la esclavitud de vivir para obedecer a nuestros malos deseos, deseos que son tan engañosos. Porque prometen placer y traen dolor. Prometen lo que no cumplen y cumplen lo opuesto de lo que prometen.

Nuestro problema es el pecado, es la suciedad y la consecuencia de muerte de rebelarnos ante lo que Dios dice sí y nosotros decimos no. Es creer que somos todo poderosos cuando somos tan frágiles e impotentes. El problema de un niño de 3 años y después de comer, es la suciedad. Él no puede limpiarse solo, siempre por mucho esfuerzo que ponga, quedará sucio. Necesita de alguien para ser limpiado. Nosotros necesitamos a Cristo. Todos estamos manchados por el pecado. Pero Jesús al morir en la cruz, efectuó sobre nosotros, la purificación de nuestros pecados.

Manos manchadas con miel. Ningún trapo seco puede limpiar la miel de nuestras manos. Se necesita el agua que limpia. Jesús es el agua que purifica, es el nuevo sentir, ver, oler y pensar de una nueva vida libre de culpa de pecados, libre de una conciencia acusadora, libre del poder de la vergüenza que pecar produce. Jesús es el todo – Dios encarnado – que da el todo por purificar a sus hijos, la nada en comparación a su gloria. Limpia para que vivamos libres para amarlo.

Manos manchadas con miel. Ningún trapo seco puede limpiar la miel de nuestras manos. Se necesita el agua que limpia. Jesús es el agua que purifica el alma. Clic para tuitear

Ante nuestro pecado nada podemos hacer, sino reconocer que Jesús quien resucitó, fue exaltado a un lugar único. Sentado en el lugar de más alto honor en las alturas a donde ninguno de nosotros puede llegar. Sentado en el lugar de más alto honor, que representa el estar sentado a la derecha de Dios en las alturas. Al lado de Dios, la Majestad, el inigualable, el que no necesitó creador porque es el Creador. Sólo reconociendo la grandeza y la Majestad del Padre y del Hijo y la misión de Jesús de salvarnos y purificarnos ante el Dios santo, da vida y habla de amor. La cruz grita salvación. Crea…

Jesús no es poca cosa. Jesús es superior a todo, incluso a la suma de todos los ángeles. Ni licuándolos a todos llegamos al estrado donde Jesús coloca sus pies. Su nombre supera en excelencia al de los ángeles.

El propósito de Jesús era hablar por el Padre Dios. Hablar de su amor y salvación de los pecados por el único camino posible ante el imposible de un ser humano de hacer las paces con Dios. Porque el que no toma en cuenta a Dios, es un enemigo. Ignore a otra persona abiertamente y no será neutral. El que no es con Jesús, contra él es. Ignore a una persona y tendrá un enemigo. Sígala ignorando y tendrá a un enemigo. Salúdela y recibirá la respuesta de un enemigo. Una vez enemigo, enemigo. El que peca, por su pecado, se convierte en enemigo de Dios. Pero Jesús habla de amor. El perfecto que nunca pecó, murió por los imperfectos que hemos pecado y pecado, para declararnos justos. Porque el justo moría por los injustos, esto es amor. Jesús ganaba todo para nosotros y nada para sí, más que el ser obediente al Padre.

En estos días, el ser humano anhela escuchar la voz de Dios. Anhela que alguien le dé una palabra que le dé paz y certeza a su futuro. Dios dio a la Palabra, a Jesús, para que fuera su voz, anunciando gracia – favor inmerecido –, misericordia – pasar por alto el castigo –, amor sacrificial – el amor que no ama porque se siente sino porque lo decide voluntariamente y se sacrifica – y esperanza eterna – vida eterna a todo el que en él cree –.

¿Anhela que Dios le hable? Conozca al Hijo. El es la fiel imagen de lo que Dios es. Jesús es el resplandor de la gloria de Dios. Y cuando le conocemos en su misión salvadora, creemos y obedecemos su llamado al arrepentirnos de nuestros pecados, es entonces y sólo entonces, que hemos escuchado al mismo Dios diciéndonos: “En tu pecado estás condenado. Mi santidad te aplastará y destruirá. Pero mi Hijo, Jesús, es la purificación de los pecados de todo el que cree. Cree en mí, cree en mí y recibe el perdón de pecados por la fe y mi Espíritu Santo habitará en ti siempre. Como garantía que me perteneces. Jesús y su muerte en la cruz, es tu paz conmigo. Esa paz no se obtiene con esfuerzo, se recibe por el esfuerzo y la obra de mi Hijo”.

Jesús es la voz anunciando gracia – favor inmerecido –, misericordia – pasar por alto el castigo –, amor sacrificial – el amor que no ama porque se siente sino porque lo decide voluntariamente y se sacrifica – y esperanza eterna. Clic para tuitear

Que Dios le hable en Jesús. Lea uno de los cuatro evangelios: Mateo, Marcos, Lucas o Juan. Yo comenzaría por el libro de Juan. Lea por completo el libro de Hebreos. Busque leer el Antiguo Testamento a través de los ojos de Jesús como la clave para entender todo lo que Dios hizo con su pueblo Israel. Pero, sobre todo, comprenda que Jesús vino para salvar y sanar lo que se había perdido. Y yo estaba perdido y le encontré. Hoy vivo en él y nada habla más a mi vida de Dios, que Jesús. He sido purificado en Jesús, libre para honrarlo, libre para amarlo, porque su amor sacrificial, derrite mi corazón.

Gloria al Hijo, porque resucitado por Dios, hoy está sentado a la derecha de la Majestad en las alturas. No está sentado pasivamente, intercede por nosotros. ¿Quiere escucha a Dios? Escuche a su Hijo, Jesús…

“Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A este lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo. El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es, y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la derecha de la Majestad en las alturas. Así llegó a ser superior a los ángeles en la misma medida en que el nombre que ha heredado supera en excelencia al de ellos.” Hebreos 1:1-4

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.