Archives For jesús

El día del padre se celebra en Guatemala el 17 de junio, en Estados Unidos el tercer domingo de junio y ¿En su país?

Los papás tenemos mucho que aprender de la santidad, la gracia, la misericordia y de ese amor sacrificial e incondicional del Padre Dios. Especialmente aprender a someternos en obediencia, bajo la perfecta voluntad del Padre perfecto. Porque su camino es vida y paz. Y esta no se compra, ser recibe gratuitamente por la fe.

Cuando se escucha la palabra papá, vienen muchas ideas a la mente. Algunos hablan de un padre vivo pero ausente. Otros de un padre presente, pero ojalá que estuviera ausente, ya que le hace la vida imposible a la familia. Otros hablan del padre que recuerdan con amor porque ya partió a la presencia de Dios y quisieran tenerlo de nuevo, porque le amó y se sacrificó. Pero ninguno de estos papás alcanzó la perfección porque es un pecador. Necesita a Jesús. Yo como padre, necesito a Jesús.

Recuerdo a este amigo llorar frente a mí por los pecados del padre. Y años después, con un rostro descompuesto por su pecado declarar: “Me convertí en alguien peor que el padre que tuve”. En nuestras fuerzas jamás podremos, necesitamos rendirnos ante el Padre en arrepentimiento y correr a él. Si esperamos la salvación de nuestros papás estamos perdidos y nuestros hijos también lo estarán. Sólo Jesús salva. Un papá debe ser un modelo, pero que apunta al modelo perfecto. Porque en sí, sólo hay un pecador necesitado de salvación.

Ni el mejor papá del mundo, puede dar lo que Jesús da. Sí, como papás tenemos la enorme responsabilidad de reflejar el corazón de Dios, para que cuando otros escuchen que el Padre nos amó tanto, que envió a su Hijo unigénito a morir por nuestros pecados en la cruz del Calvario, puedan visualizar de la mejor manera, el amor tan grande de nuestro Dios. El desea que no perezcamos en nuestros pecados, sino que nos arrepintamos de nuestra conducta y vivamos.

Ni el mejor papá del mundo, puede dar lo que Jesús da. Jesús nos muestra el camino al Padre. Jesús es el camino al Padre. El es la verdad y la vida. No existe otra manera de llegar a Dios. La santidad de Dios nos condena, pero la santidad del Hijo que fue crucificado y resucitado nos salva. El justo murió por nosotros los injustos. El injusto tomó nuestra condena y nos liberó a nosotros de la nuestra.

Jesús, el santo, el que siempre ha existido y por quien todo lo que vemos fue creado y se sostiene, se rebajó voluntariamente y tomó la forma de ser humano. Siendo superior a todo, se rebajó voluntariamente. Vivió la vida justa que nadie, ni el mejor papá del mundo ha podido vivir, porque todo papá es un pecador. Para decirnos: “Morí en la cruz por tu pecado. Cree, arrepiéntete y corre a mí. Yo aplaqué la ira del Dios santo, yo soy tu paz con Dios, yo soy el medio por le cual Dios te adopta como hijo y un hijo para siempre. Yo juzgaré toda obra buena o mala aún la realizada en secreto. En mí y sólo en mí, estás seguro eternamente”

Sólo en Jesús hay perdón de pecados, sólo en Jesús se encuentra verdadera identidad de todo ser humano: hijo de Dios y discípulo de Jesús. Sólo en Jesús jamás habrá decepción o engaño. Sólo en Jesús habrá un amor perfecto que ninguno de nosotros papás, podemos otorgar. Papás e hijos, corramos a Jesús el autor y consumador de nuestra fe. El es el camino al Padre perfecto, Dios. El Padre que hijos y padres necesitamos. El único que, por encima de todos, en Jesús puede darnos palabras de vida y de vida eterna. Papás, ¡Feliz día del padre!

“Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡Abba! ¡Padre!»” Romanos 8:15

“Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz.” 1 Corintios 1:3

“Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.” Salmos 27:10

“—Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.” Juan 14:6

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

160,967 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Cualquiera puede declarar: ¡Dios me habló! Pero, ¿Cómo es que nos habla Dios?

Dios habló y dijo: “Que sea la luz y la luz llegó a existir. Y separó el día y la noche. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó «día», y a las tinieblas, «noche». Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el primer día.” La Biblia Génesis 1:3-5

Dios habló cara a cara con Adán: “Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara, y le dio este mandato: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás».” La Biblia en Génesis 2:15

Dios habla y ha hablado a lo largo de la historia de la humanidad no una vez, sino muchas veces. Declaró la creación y esta fue. Declaró el mandamiento a Adán y este escuchó, aunque finalmente no obedeció, pero Dios habló. Declaró una promesa a Abraham, que por medio de él serían benditas todas las naciones de la tierra y así fue. Dios ha hablado muchas veces y de muchas maneras. Habló por medio de los profetas, quienes, de parte de Dios, llamaban al pueblo al arrepentimiento de pecados y a consagrarse al único Dios.

Es en el Nuevo Testamento, en donde aparece la cúspide de su hablar. El logos, el Verbo se hacía presente: “En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad.Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla.” La Biblia en Juan 1:1-5

Aunque Dios habló cara a cara con Adán, con Abraham y con Moisés. Y luego habló por medio de los profetas a lo largo de la historia de Israel, la cúspide de su hablar es Jesús, el Verbo.

El ser humano suele pensar en Jesús como un simple mortal. Un “iluminado” que habló sobre como portarse bien y sobre cómo ser una buena persona. Algo muy lejos, de lo que fue el corazón del mensaje de Jesús. Que su mensaje transforma, sí. Pero no comienza con la transformación. Comienza con la desobediencia de todo ser humano. ¿Cómo es entonces que Dios nos habla?


Para comenzar, Jesús, el Hijo, es quien habla de Dios y por medio de quién Dios nos habla. Jesús no es poca cosa, como muchos le consideran. Jesús es el heredero de todo de Dios, por medio de Jesús y su palabra, el universo que conocemos fue creado, es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es y todo lo que conocemos en este mundo, se sostiene por su poderosa palabra. Jesús es Dios, Jesús es el todo en todo. Lo que vemos es el resultado de su sola palabra.

Jesús apareció en escena como un mortal cuando nació de milagrosamente de la Virgen María, su Padre era Dios, su madre María. De su Padre, heredaba la naturaleza divina, de su madre, la naturaleza humana. Pero Jesús, aunque nació físicamente en la primera Navidad, siempre ha sido, siempre ha existido. El es el primero y el último. Por su palabra lo que vemos fue creado y por su palabra todo lo que vemos se sostiene. Jesús no es poca cosa, Jesús es todo en todo. Y, a través de Jesús es que Dios nos habla de manera perfecta y clara.

Dios nos habla por Jesús. Ver a Jesús es ver a Dios, porque de Dios salió y se rebajó al tomar la forma de ser humano. La Majestad en las alturas, ahora venía a las llanuras. La Majestad de las alturas, entregaba todo por la nada. ¿Qué nada? Quién es el hombre para que Dios piense en él. Y, sin embargo, no sólo pensó, el Hijo, murió en la cruz del Calvario con un propósito único. Era el elegido, el ungido, es decir, el Cristo y Mesías.

¿Cuál fue el propósito de su muerte? Hablar con un grito desgarrador al final de su vida mientras agonizaba en la cruz: “¡Consumado es!”. Su muerte pagó el precio de nuestra vida. El único santo – quien nunca cometió pecado y el único que pudo obedecer todos los mandamientos de Dios – moría por nosotros, los injustos, pecadores, malvados y quienes vivíamos en tinieblas.

La muerte de Jesús – por cuya palabra el universo fue creado y por cuya palabra todo lo que vemos se sostiene – tenía el propósito de purificarnos de todos nuestros pecados y darnos libertad de la esclavitud de vivir para obedecer a nuestros malos deseos, deseos que son tan engañosos. Porque prometen placer y traen dolor. Prometen lo que no cumplen y cumplen lo opuesto de lo que prometen.

Nuestro problema es el pecado, es la suciedad y la consecuencia de muerte de rebelarnos ante lo que Dios dice sí y nosotros decimos no. Es creer que somos todo poderosos cuando somos tan frágiles e impotentes. El problema de un niño de 3 años y después de comer, es la suciedad. Él no puede limpiarse solo, siempre por mucho esfuerzo que ponga, quedará sucio. Necesita de alguien para ser limpiado. Nosotros necesitamos a Cristo. Todos estamos manchados por el pecado. Pero Jesús al morir en la cruz, efectuó sobre nosotros, la purificación de nuestros pecados.

Manos manchadas con miel. Ningún trapo seco puede limpiar la miel de nuestras manos. Se necesita el agua que limpia. Jesús es el agua que purifica, es el nuevo sentir, ver, oler y pensar de una nueva vida libre de culpa de pecados, libre de una conciencia acusadora, libre del poder de la vergüenza que pecar produce. Jesús es el todo – Dios encarnado – que da el todo por purificar a sus hijos, la nada en comparación a su gloria. Limpia para que vivamos libres para amarlo.

Manos manchadas con miel. Ningún trapo seco puede limpiar la miel de nuestras manos. Se necesita el agua que limpia. Jesús es el agua que purifica el alma. Clic para tuitear

Ante nuestro pecado nada podemos hacer, sino reconocer que Jesús quien resucitó, fue exaltado a un lugar único. Sentado en el lugar de más alto honor en las alturas a donde ninguno de nosotros puede llegar. Sentado en el lugar de más alto honor, que representa el estar sentado a la derecha de Dios en las alturas. Al lado de Dios, la Majestad, el inigualable, el que no necesitó creador porque es el Creador. Sólo reconociendo la grandeza y la Majestad del Padre y del Hijo y la misión de Jesús de salvarnos y purificarnos ante el Dios santo, da vida y habla de amor. La cruz grita salvación. Crea…

Jesús no es poca cosa. Jesús es superior a todo, incluso a la suma de todos los ángeles. Ni licuándolos a todos llegamos al estrado donde Jesús coloca sus pies. Su nombre supera en excelencia al de los ángeles.

El propósito de Jesús era hablar por el Padre Dios. Hablar de su amor y salvación de los pecados por el único camino posible ante el imposible de un ser humano de hacer las paces con Dios. Porque el que no toma en cuenta a Dios, es un enemigo. Ignore a otra persona abiertamente y no será neutral. El que no es con Jesús, contra él es. Ignore a una persona y tendrá un enemigo. Sígala ignorando y tendrá a un enemigo. Salúdela y recibirá la respuesta de un enemigo. Una vez enemigo, enemigo. El que peca, por su pecado, se convierte en enemigo de Dios. Pero Jesús habla de amor. El perfecto que nunca pecó, murió por los imperfectos que hemos pecado y pecado, para declararnos justos. Porque el justo moría por los injustos, esto es amor. Jesús ganaba todo para nosotros y nada para sí, más que el ser obediente al Padre.

En estos días, el ser humano anhela escuchar la voz de Dios. Anhela que alguien le dé una palabra que le dé paz y certeza a su futuro. Dios dio a la Palabra, a Jesús, para que fuera su voz, anunciando gracia – favor inmerecido –, misericordia – pasar por alto el castigo –, amor sacrificial – el amor que no ama porque se siente sino porque lo decide voluntariamente y se sacrifica – y esperanza eterna – vida eterna a todo el que en él cree –.

¿Anhela que Dios le hable? Conozca al Hijo. El es la fiel imagen de lo que Dios es. Jesús es el resplandor de la gloria de Dios. Y cuando le conocemos en su misión salvadora, creemos y obedecemos su llamado al arrepentirnos de nuestros pecados, es entonces y sólo entonces, que hemos escuchado al mismo Dios diciéndonos: “En tu pecado estás condenado. Mi santidad te aplastará y destruirá. Pero mi Hijo, Jesús, es la purificación de los pecados de todo el que cree. Cree en mí, cree en mí y recibe el perdón de pecados por la fe y mi Espíritu Santo habitará en ti siempre. Como garantía que me perteneces. Jesús y su muerte en la cruz, es tu paz conmigo. Esa paz no se obtiene con esfuerzo, se recibe por el esfuerzo y la obra de mi Hijo”.

Jesús es la voz anunciando gracia – favor inmerecido –, misericordia – pasar por alto el castigo –, amor sacrificial – el amor que no ama porque se siente sino porque lo decide voluntariamente y se sacrifica – y esperanza eterna. Clic para tuitear

Que Dios le hable en Jesús. Lea uno de los cuatro evangelios: Mateo, Marcos, Lucas o Juan. Yo comenzaría por el libro de Juan. Lea por completo el libro de Hebreos. Busque leer el Antiguo Testamento a través de los ojos de Jesús como la clave para entender todo lo que Dios hizo con su pueblo Israel. Pero, sobre todo, comprenda que Jesús vino para salvar y sanar lo que se había perdido. Y yo estaba perdido y le encontré. Hoy vivo en él y nada habla más a mi vida de Dios, que Jesús. He sido purificado en Jesús, libre para honrarlo, libre para amarlo, porque su amor sacrificial, derrite mi corazón.

Gloria al Hijo, porque resucitado por Dios, hoy está sentado a la derecha de la Majestad en las alturas. No está sentado pasivamente, intercede por nosotros. ¿Quiere escucha a Dios? Escuche a su Hijo, Jesús…

“Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A este lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo. El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es, y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la derecha de la Majestad en las alturas. Así llegó a ser superior a los ángeles en la misma medida en que el nombre que ha heredado supera en excelencia al de ellos.” Hebreos 1:1-4

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

160,967 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

En La Fráter, la iglesia en la que sirvo en Guatemala, hemos venido estudiando el libro de Lucas. Quiero compartirle 4 prédicas que puede escuchar y compartir esta Navidad con sus parientes y amigos.

Si aún no se ha suscrito a mi canal de Youtube en donde encuentre entrevistas a distintos cantantes cristianos, reflexiones sobre el hoy en base a la Biblia y predicaciones, dé clic aquí y únase a más de 117,000 suscriptores. 

En la primera, estudiamos cómo Dios habló por medio del ángel Gabriel luego de 400 años de silencio, entre el último libro del Antiguo Testamento y el primero. Tiempo en el que no hubo profeta. Sin embargo, esperaban la llegada del Mesías prometido, quien sería descendiente del rey David y cuyo reinado sería eterno. Dios rompe el silencio cuando al sacerdote Zacarías el ángel Gabrie le anuncia qeu en en su vejez, él y Elisabet su esposa también anciana, tendrán un hijo que prepararía el camino del Señor. Increíble pasaje y también, increíble que por no haber creído a la promesa, se queda mudo.

En la segunda prédica hablo sobre cómo el ángel Gabriel, visitó luego a una joven adolescente, con un saludo que desde allí sorprende a esta joven, la Virgen María y la actitud que ella manifestó. La actitud de ella es impresionante ante el anuncio que implicaba un sacrificio increíble del que muy pocos meditamos. Incluyendo en este, el no tener luna de miel hasta después que Jesús nació, el no ponerle nombre a su hijo, el viajar lejos de Nazaret a Belén a pie a unos 130 kilómetros de distancia y colocar a su hijo en un pesebre porque el mesón estaba lleno. María acepto gustosamente este desafío y se declara sierva del Señor y del rey tan esperado, el rey descendiente del mismo rey David, quien reinaría para siempre.

En la tercera prédica, hablo sobre esa visita inesperada que la Virgen María, realiza al sexto mes de embarazo a su parienta Elisabet, las palabras de ambas inspiradas por el Espíritu Santo son impresionantes. No sabemos con certeza el grado de afinidad que tenía con Elisabet pero eran parientes. Ambas con un embarazo milagroso. Elisabet ya anciana, recibe el milagro. La Virgen María, sin conocer varón, recibe un embarazo milagroso por el poder del Espíritu Santo. En esta visita, Juan salta de alegría en el vientre al escuchar el saludo de la Virgen María, Elisabet llena del Espíritu Santo habla unas palabras inspiradas por Dios y María exclama esas palabras que han sido llamadas el Magnificat.

En la cuarta prédica, hablo sobre cómo después de pasar 9 meses sin poder hablar, recupera el habla y lo que dice, impresionante. Zacarías se queda mudo por no haber creído a las palabras del Angel Gabriel, que en su vejez le anunció que tendría a un hijo que se llamaría Juan. Recupera el habla, pero lo que dice, nos enseña tanto sobre el propósito del Mesías y de su hijo Juan. Las palabras que este sacerdote pronuncian al recuperar el habla, se conocen como el Cántico de Zacarías.

Oro porque cada uno de estos mensajes sean de bendición para su vida. Si aún no se ha suscrito a mi canal de Youtube en donde encuentre entrevistas a distintos cantantes cristianos, reflexiones sobre el hoy en base a la Biblia y predicaciones, dé clic aquí y únase a más de 117,000 suscriptores.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

160,967 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/pastoralexlopez. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Una Navidad como ninguna otra

diciembre 14, 2020

Esta Navidad será como ninguna otra en la existencia de nuestra generación. Pero me refiero a más que a los efectos de distanciamiento social y a otros, por causa del Coronavirus.

Una Navidad como ninguna otra, es aquella que se da en cualquier época en el corazón del ser humano, cuando reconoce la necesidad de que Jesús nazca en el pesebre de su corazón, se convierta en el rey sentado en el trono en su vida y le muestre el amor como ninguno otro que salva, perdona, transforma, da vida y esperanza eterna.

“Sigue tu corazón…” nos dicen. Pero nuestro corazón no es la mejor brújula para un norte de paz y justicia. Nuestro corazón nace dañado y con una tendencia marcadísima hacia el mal. Nuestros pensamientos, sentimientos y voluntad, tienden universalmente y sin dejar fuera a ningún ser humano hacia el mal.

Basta con ver a un niño demostrar una cátedra de egoísmo cuando le quieren quitar una papa frita de su plato, para quien, sin haber ido a clases de actuación, ponga la mirada de un sicario en plena ejecución de su fechoría, el ceño fruncido de la persona más amargada del mundo y sin haber tomado una sola clase de canto, utilice el diafragma para pegar un alarido cual, si fuera dar un Do de pecho en el que exclama: “Mío”. Mientras aleja su plato del que quiere una papa frita.

Por eso necesitamos un Salvador, que nos libre de la ira santa de Dios. Dios, el Creador es quien dicta lo que es bueno y lo que es malo, no las masas. Todo lo que dice que es bueno, es paz, es dormir tranquilo, es andar en la justicia. Todo lo que Dios dice que es bueno, es protección para mí y protección para otros.

Dios es el Dios de los derechos, el Dios de lo justo y no de lo torcido. De los diez mandamientos, seis de ellos son derechos. Derechos hacia lo que es bueno, justo y lo que se espera de nosotros para una sociedad que tenga larga vida en sus generaciones y paz en ella.

No matarás, el derecho a la vida. No codiciarás, el derecho a la prosperidad desigual. Pero si quebrantamos sus mandamientos, recibimos la respuesta de un policía que frente a una zona escolar y los niños saliendo de clases, mira que salimos rechinando llantas y pasamos a 80 kilómetros por esa zona. La ira santa de su persona y autoridad, se desatará.

Pero a la vez, Jesús es nuestra paz. Es lo que permite que Dios sea justo y a la vez el que justifica. Justificar es declarar justo e inocente a alguien.

¿Cómo puede Dios ser justo y al a vez pasar por alto nuestros pecados? Porque Jesús, el único justo toma nuestro lugar en la cruz. Y por la fe en su sacrificio recibo perdón. Un perdón y un favor inmerecido, gracia. Que me libra de las consecuencias eternas de mi pecado, misericordia. Que me dice te perdono no porque hiciste, sino porque yo hice, amor sacrificial. Y que demanda santidad, pero deja el camino para que el que peque se arrepienta, viva y deje sus malos caminos, un corazón como ningún otro.

Dios nos da en Jesús, un perdón y un favor inmerecido, gracia. Que me libra de las consecuencias eternas de mi pecado, misericordia. Que me dice te perdono no porque hiciste, sino porque yo hice, amor sacrificial. Clic para tuitear

Con el historial manchado a través de los años que hemos vivido por el pecado, la única esperanza no es una pareja, los hijos, un nuevo proyecto, solvencia económica, amigos, lo único que puede devolvernos el gozo de la vida que el pecado nos quita, es arrepentirnos y creer en Jesús para Salvación.

Dios borra nuestros pecados. Dios no los recuerda más. Dios nos dice que somos amados, incondicionalmente y que su amor estaba allí disponible cuando todavía éramos pecadores.

Es por eso, que una Navidad como ninguna otra, es la que ocurre en cualquier época del año cuando comprendemos nuestro pecado, su gracia, su misericordia y su amor sacrificial. Algo inexplicable al 100% pero disfrutable toda esta vida y por la eternidad.

Que esta Navidad sea para usted y los suyos, como ninguna otra…

“Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la Ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre».” La Biblia en Lucas 2:10-12

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****

Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

158,803 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/pastoralexlopez. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Jesús es único…

diciembre 7, 2020

Nunca jamás ha nacido alguien como Jesús. Jesús es único…

Sí, nació de una mamá. Sí, nació de carne y hueso. Sí, nació frágil como un bebé y dependiente para todo de su mamá. Sí, tuvo papá. Sí, tuvo hermanos y hermanas. Sí, vivió una vida como todo mortal. Pero Jesús es único.

Su padre es Dios
“—No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—. Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de su padre David, y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin. —¿Cómo podrá suceder esto —le preguntó María al ángel—, puesto que soy virgen? —El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que al santo niño que va a nacer lo llamarán Hijo de Dios.” Lucas 1:30-35

María no tuvo relacione sexuales con José hasta después de que Jesús nació. Las relaciones sexuales en el matrimonio, no son prohibidas, sino un mandato para mantener la unidad la fundirnos en un solo ser y protegernos de en la tentación sexual fuera del matrimonio.

Jesús, fue hijo de José – quien fue su padre adoptivo – pero el Espíritu Santo colocó milagrosamente a Jesús en el vientre de la virgen María. Es por ello que Jesús es conocido como el Hijo de Dios y el Hijo del Altísimo.

Jesús estaba con Dios desde el principio
“«La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel» (que significa «Dios con nosotros»).” Mateo 1:23

“En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla.” Juan 1:1-5

“Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” Juan 1:14

Jesús llegó a existir el día en que fue colocado en el vientre de María, Jesús existió desde siempre. Jesús es la segunda persona de la trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios en tres personas, que es uno. El Verbo – Jesús – existió desde siempre, por su palabra todo fue creado. Jesús es la encarnación de la divinidad. En palabras del Teólogo Eugene H. Peterson: “Jesús se mudó al vecindario llamado tierra”. O como lo pongo yo, Jesús se vistió de carne y huesos y habitó entre nosotros.  En su naturaleza humana, Jesús fue 100% Dios y 100% hombre. Jesús es único.

Jesús nunca pecó, es y será el único justo, que pudo pagar el precio por nuestros pecados
“Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.” Hebreos 4:14-16

Jesús fue tentado en todo, pero sin pecado. Jesús ha sido el único Conoce nuestras debilidades y como sacerdote – representante de nosotros ante Dios – intercede por nosotros y en su sacrificio en la cruz encontramos la misericordia – que es pasar por alto el castigo – y la gracia – que es el favor inmerecido del perdón de pecados en Jesús. Que Dios nos otorga por su muerte, el justo muriendo por los injustos –.

El propósito de Jesús el justo, era cumplir con todos los mandamientos de la ley de Moisés y así, convertirse en el único justo que podía morir por los seres humanos para liberarlos del castigo de sus pecados.

El propósito de Jesús el justo, era cumplir con todos los mandamientos de la ley de Moisés y así, convertirse en el único justo que podía morir por los seres humanos para liberarlos del castigo de sus pecados. Clic para tuitear

Nuestro gran problema es la santidad de Dios. El dijo: “Sean santos como yo soy santo”. Su santidad nos condena. Nadie ha podido, ni podrá guardar los mandamientos de Dios. Y con uno que quebrantemos somos culpables de quebrantar toda su ley.

Pero Jesús es nuestra paz. Su muerte en la cruz aplaca y nos libra de la ira santa de Dios. Y ahora, su justicia por la fe en su sacrificio, se nos es impartida a nosotros. Es así como somos justificados – declarados justos delante de Dios –.

Nuestra salvación no es por obras, porque nuestras obras pecaminosas nos condenan. Nuestra salvación es por la fe en el sacrificio de Cristo Jesús.

Jesús nunca pecó. Y su santidad y justicia, es la base de nuestra redención. Cumplió las justas demandas de la ley de Moisés. Y es así, como Dios sigue siendo justo y a la vez, quien nos justifica en Jesús.

Usted no necesita ser bueno para ser salvo. Porque la Biblia dice que no existe bueno ni siquiera uno. Tal vez nosotros decimos el es una “buena persona”. Pero a los ojos de Dios, podrá hacer cosas buenas, pero es un pecador que merece muerte.

Por eso, Jesús es nuestra vida, nuestra paz, nuestra esperanza y eterna. Y por eso, celebramos su venida. Porque sin pesebre, no hay vida. Sin vida, no hay santidad. Sin santidad, no hay cruz que justifique. Sin resurrección, no hay esperanza externa.

Jesús es Dios con nosotros. Como dice mi esposa Aixa: “Jesús bajó, porque no podíamos subir”.

Celebremos su vida, su sacrificio, su rol como intercesora ante el Padre y esperemos su segunda venida. Cuando regresará por su iglesia, ya no como abogado, sino juez. Y pasaremos por la eternidad en el cielo en donde ya no hay muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor.

Jesús es único… Crea en él… Viva para él… El es nuestra paz con Dios y por quien recibimos, la paz de Dios.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

160,967 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/pastoralexlopez. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.