Archives For Oración por fe

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Dar gracias a Dios por los regalos inesperados es más fácil, que por los que no llegan o nunca llegarán. Pero la actitud de gratitud hacia a Dios, debe acompañarnos siempre.

De sus manos y con una sonrisa, recibimos un regalo para nuestra familia en una caja roja. Sus palabras fueron, es un regalo para ustedes, no cuenten nada sobre de dónde vino.

El regalo estaba envuelto en una caja de manera elegante. Debíamos abrirlo en familia y mi hijo andaba en un compromiso. Al siguiente día, temprano en la mañana, antes de ir a la iglesia, nos reunimos y lo abrimos. Había un sobre que decía: “Leer esto primero”.

La carta decía: “Querida familia López García. Otro año de retos (sudor), bonitos recuerdos (sonrisas), dificultades (lágrimas), y muchas bendiciones (gracia) ¡de nuestro Señor! En medio de todo Dios sigue un buen Padre, porque El es amor incondicional, siempre fiel… ¡Nuestro Todo! Queremos compartir una bendición con cada uno de ustedes. No porque seamos ricos, no porque queramos llamar la atención. Dios es nuestro ejemplo y nos mandó el regalo más bello y precioso a este mundo, se llama Jesús. Por eso celebramos y la verdad, solamente por Jesús, desde hace años conocimos a su familia. Sólo por Jesús podemos compartir una bendición con ustedes. El regalo viene directo de las manos de Dios, como él nos regalo a su Hijo. “Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras.” Santiago 1:17 Recíbanlo de lo alto, nuestro Padre celestial, nuestro único proveedor y denle toda la gloria. Testifiquen de Dios solamente. Úsenlo como cada uno desee y disfrútenlo. Que la paz de esta celebración esté en su hogar en estas fechas y en el año que comienza. ¡Feliz Navidad! Con mucho amor…”.

Cuando busqué la carta para incluirla en esta publicación, ya no estaba dentro de la caja. Pregunté a mi familia y mi hija menor, la había guardado. En sus palabras: “Con mucho cuidado”. El regalo fue importante para todos, pues nos quedamos en silencio al ver un sobre con nombre para cada uno de los seis. Pero la carta, fue superior. Tanto así, que Darly la había guardado entre sus tesoros más preciados.

Recibimos como familia un regalo inesperado por qué dar gracias a Dios. Pero no siempre damos gracias por lo que recibimos, porque en ocasiones no se recibe nada. Esta mujer respondió al correo con una de mis publicaciones y en él decía: “Estoy pasando momentos difíciles, me siento sola y no estoy sola, sé que Dios está aquí, pero me siento abandonada. Tengo 10 meses sin trabajo, y no es por falta de buscar, hago todos los días mi parte. Hoy mi corazón se siente abatido. Sé que Dios proveerá, pero hoy siento aflicción, siento cansancio, siento dolor de espalda, siento que las fuerzas se me van que ya no hay en mí”.

Dar gracias en las buenas, es como bicicletear en bajada. Dar gracias en las malas, eso es otra historia. Y a eso somos llamados. A dar gracias a Dios siempre. Porque, aunque no tengamos carro, vamos en transporte público. Aunque no tengamos para el transporte público, vamos a pie. Aunque no tengamos piernas le tenemos a él. Jesús, nuestra esperanza para aquí y para la eternidad.

A Dios le adoramos por quien El es. Damos gracias por las bendiciones y hasta por las pruebas. Porque Él es nuestra riqueza eterna. Quien nos da más que un hombro para llorar, una familia espiritual con la cual avanzar. En las buenas o en las malas adore. Adore al que vive y reina. Adore al que vino, vivió, nunca pecó, murió para redimirlo de sus pecados y prometió que regresaría por nosotros para llevarnos al cielo.

Termino recordándole aquel canto que cantaba cuando era niño y que nos recuerda la importancia de adorar a Dios siempre y de darle gracias a Dios siempre: “Yo le alabo de Corazón, yo le alabo con mi voz. Yo le alabo de Corazón, yo le alabo con mi voz. Y si me falta la voz, yo le alabo con las manos, y si me faltan las manos, yo le alabo con los pies, y si me faltan los pies, yo le alabo con el alma, y si me faltara el alma, es que ya me fui con El.”

“¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.” La Biblia en el Salmo 106:1

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.” Filipenses 4:6

“Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.” 1 de Tesalonicenses 5:16-18

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por WhatsApp, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Reciba el enlace de cada nueva publicación por Telegram Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.
Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Y de pronto el caos reinó en las vidas de millones de personas. WhatsApp, Facebook e Instagram, de manera simultánea, dejaron de funcionar durante aproximadamente 6 horas, el lunes 4 de octubre 2021.

Yo estaba dando una capacitación en una empresa sobre lo que llamo “El Árbol de la Productividad”. Cuando regresé a mi lugar luego de presentar al Gerente General, abrí mi WhatsApp para rápidamente ver una respuesta que estaba esperando sobre un trámite. Y he aquí, el mensaje que había enviado, ni siquiera había salido.

Puse mi celular en modo avión y lo volví a quitar, y nada. Reinicié mi teléfono y nada. Sabía entonces que algo andaba mal no con mi celular, no con mi servicio de Internet, sino con estas redes sociales de las que hemos venido a depender para tanto. Pero por ahora, no podíamos depender de ellas en lo absoluto. Temporalmente, estaban inservibles.

Cuando abrí el App Telegram – competencia directa de WhatsApp y en donde puede suscribirse a un canal que tengo dando clic aquí –, me encontré con la notificación de que más de 15 personas nuevas habían descargado el App y ahora lo estaban usando. ¿Por qué? Necesitaban comunicarse y por ahora, era imposible por medio de estas redes sociales.

Estas caídas no pasan a diario. Pero cuando pasan, todo se convierte en un caos. No se puede confiar completamente en algo que ahora está y ahora no. Aunque el tiempo de caída al año sea tan poco tiempo, ninguna empresa pude asegurar un 100% sin caídas. Hemos visto a gobiernos de pronto bloquear el servicio en Internet en un país y aislar así del mundo entero, a las personas en medio de su angustia. En momentos de crisis, no tienen una voz hacia el mundo. Están incomunicados.


En medio de la caída temporal de estas tres redes sociales, rápidamente pensé en lo que nunca se cae, la oración. Algunos dirán que estoy loco, pero cuando oramos no estamos verbalizando nuestras peticiones, acciones de gracias y fe sin importar la respuesta que venga al aire, estamos hablando al Dios vivo, Creador de los cielos, quien nos creó a su imagen y semejanza. El acceso a la oración nunca se cae, Dios siempre está disponible. El sí ofrece un 100% sin caída alguna en la comunicación.

Para orar, no necesitamos que otro ser humano sea nuestro mediador ante Dios. No existen personas que estén más cerca de Dios y, por lo tanto, tengan beneficios exclusivos o únicos para entrar directamente hacia él. Dios está allí siempre. Y generalmente, el ser humano se recuerda de El o de su posible existencia sólo en la crisis. La oración sirve para tanto.

La oración muestra nuestra dependencia en Dios en todo momento. Tenemos nuestras fuerzas, pero cuando estas topan, no existe alternativa, más que pedir. Pero la oración es más que pedir, es reconocer que sólo Dios es Dios, el único en el universo que no tiene principio, ni fin, porque siempre ha sido y será. No fue creado, no necesita nada, se sostiene por sí mismo.

Podemos orar por sanidad, por prosperidad, por un milagro, pero Dios sabe más que nosotros. No entendemos todas las respuestas o el supuesto silencio ante nuestras peticiones. Pero en un mundo estropeado por la desobediencia de Adán y Eva, quienes siendo pecadores nos han heredado a todos nosotros una naturaleza que tiende hacia el mal y ama lo prohibido. La oración es necesaria.

Ore. Dios lo escucha. Pero, ore sobre todo, porque pueda orar las dos oraciones más poderosas. La primera es la que dice: que se haga tu voluntad y no la mía. La segunda oración y que va primero que la anterior, es la oración que reconoce mi pecado, los efectos destructivos del mismo en mi y en otros que afectamos y la fe en Cristo Jesús para salvación – quien dejó la gloria y se vistió de carne y huesos. El único justo y que nunca pecó y murió en la cruz para tomar el lugar de nuestros pecados y aplacara la ira de Dios –.

Esta segunda oración es orar: Padre, no puedo más con esta vida lejos de ti, necesito tu perdón y andar en tu camino que es seguridad, vida, paz y salud al cuerpo. Tu camino es mi protección. Nada de lo que hay en esta tierra, ni con toda su abundancia, puede saciar mi sed espiritual que sólo tú puedes saciar.

Ore, presente sus peticiones, confíe su mañana en Dios, agradezca, pero, sobre todo, ponga su fe en Jesús para salvación y haga esa oración que refleja un corazón arrepentido y dispuesto a vivir para Jesús porque su amor transforma. Dios entregó a Jesús en la cruz, quien dio todo por el que no valía nada y estaba condenado a muerte y a muerte eterna.

WhatsApp, Facebook e Instagram podrán caerse y regresar. Pero el acceso al servicio directo a Dios por medio de la oración, siempre está abierto para que usted venga a Él. Nuestro Dios, nunca duerme…

“No permitirá que tu pie resbale; jamás duerme el que te cuida.” La Biblia en el Salmo 121:3

“Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos.” Efesios 6:18

“Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6 quien dio su vida como rescate por todos. Este testimonio Dios lo ha dado a su debido tiempo” 1 Timoteo 2:5 y 6.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.