La conversación que sostuve con un repartidor de comida

julio 4, 2010

Esta conversación la sostuve un día con un motorista repartidor de comida:

Yo: Mire usted, mucho corren algunos compañeros, ¿verdad?

El motorista: Si usted, yo por eso sólo a 100 ando (refiriéndose a la velocidad en kilómetros).

Yo: ¡Jajaja! Y ¿a cuánto andan sus compañeros?

El motorista: A 110 ó 120.

Yo: ¡Jajaja!  Me suelto la carcajada otra vez. Un día vi a un pobre compañero que lo tiró un carro usted. Pero a 100 kilómetros en una caída, yo digo usted que sí se muere uno.

El motorista: Si usted. Yo le pido a Dios que si un día me caigo, mejor que me muera. Porque eso de quedar lisiado, sí no usted.

Yo: ¡Jajaja! Me suelto la carcajada nuevamente

El motorista: Si usted. Más el dolor de ver a la mujer con el lechero… que uno ya no sirve para nada…

Increíble… lidiar con las consecuencias no sirve de nada. El problema no es la caída, el problema es la velocidad. Lidiar con la caída es lidiar con las consecuencias.

A veces vivimos para enfrentar consecuencias en lugar de evitar acciones riesgosas. Como dijo el multimillonario Warren Buffett: “Es más fácil evitar un hoyo, que salir de él”.

¿Qué hoyos debiera evitar en su vida de ahora en adelante?

“El prudente ve el peligro y lo evita; el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias.” Proverbios 22:3 NVI

Hágase fan del Pastor Alex López en Facebook
Suscríbase a La Catapulta y reciba estas publicaciones en su correo.