Lunas evangelísticas

junio 28, 2021

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 159,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.

El 25 de junio se celebró en Guatemala el día del maestro. ¿A qué maestro recuerda usted que marcó su vida para bien?

Los maestros tienen una posición única. Un presidente de cualquier República podrá encontrarse con la maestra que le dio clases en primero básico y jamás le dirá su nombre. Siempre le dirá: “Hola profesora…”, “Hola Miss”, “Hola maestra…”.

El impacto que un maestro tiene en la vida de un alumno no tiene límite. El maestro tiene poder en sus palabras y con su ejemplo. Aún si el Presidente es felicitado por muchas personas por su trabajo, ninguna felicitación pesará más que la de su mamá, su papá o la de su maestra.

El viernes uno de mis amigos al que le llevo unos 10 años y de quien fue líder cuando fue el encargado de Jóvenes en La Fráter, subió una historia a su Instagram. La historia presentaba el listado de todos los profesores distinguidos de los distintos departamentos de la Universidad.

Lo que me impresionó fue ver a este joven, hoy ya un adulto, ser uno de los tres profesores distinguidos en el área del Departamento de International Marketing and Business Analytics de su Universidad. Me sentí tan satisfecho de ver a un creyente no sólo teniendo fe, sino más que eso, viviendo su fe al servir con excelencia a Dios, a sus alumnos y con su vida, apuntarlos al Salvador.

Pero mis ojos se llenaron de lágrimas cuando leí los nombres de los otros dos profesores distinguidos de ese departamento. A todos los conocía y los he visto crecer. Sirviendo en el área de la música con su guitarra, siendo líderes de jóvenes en los retiros, dando clases uno a uno a los niños. Es más, a uno de ellos mi esposa Aixa le dio clases los domingos en iglesia.

Uno de ellos estudió en el mismo colegio en el que yo estudié, sólo que muchos años después. Estudió la misma Maestría en Administración de Empresas en la misma universidad en la que yo estudié. Los tres son jóvenes cristianos, profesionales, ejemplares y apasionados por Cristo.

¿Quiénes fueron los que evaluaron a los profesores? Fueron todos los alumnos. Ellos no sólo son profesores, son misioneros quienes, con sus buenas obras, hablan del único que no hizo ni una mala obra Jesús.

Y es que la fe, no es para vivirse ante de comer los alimentos y orar. No es para vivirse una vez a la semana cuando nos congregamos en nuestras iglesias. Es para vivirse al ritmo de la inspiración y la exhalación de nuestros pulmones. Cada momento es oportuno para mostrar a Cristo.

El evangelio es el lenguaje más puro del amor. En donde quien estaba en el cielo, Jesús, por quien el universo fue creado, la fiel imagen de Dios y quien sostiene todo con su palabra, decidió tomar la forma de ser humano, para vencer lo que no podíamos vencer, el pecado. Y en santidad absoluta, morir en la cruz del Calvario por nosotros.


Dios es amor, pero tiene enemigos. Todo enemigo es quien no es con él. Pero no se complace en la muerte del malvado, sino más bien quiere que se arrepienta de su conducta y viva.

Jesús es nuestra paz con Dios, cuando estamos enemistados por nuestros pecados. El evangelio es el lenguaje del amor, porque Dios se sacrifica entregando a su único Hijo, y el Hijo, se sacrifica por nosotros en la cruz para con su sacrificio, aplacar la ira de Dios.

Y a la vez, pasar nosotros de ser enemigos de Dios, a ser adoptados por Dios en Jesús como hijos suyos. Y ahora perdonados, adoptados y redimidos, podemos decirle Padre, al Todopoderoso. Y esperamos un cielo y una tierra donde no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor. Donde Dios reinará con justicia.

Estos profesores están cumpliendo con el llamado de ser luz, porque están en la luz que es Cristo. Jesús dijo: “Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.” La Biblia en Mateo 5:16

El evangelio es la noticia que nuestras obras nos condenan, pero también que la obra de Cristo nos salva. Y nos llama a hacer buenas obras. No entramos al reino por nuestras obras, ni nos mantenemos por buenas obras, pero las buenas acciones fluyen de un corazón agradecido que dimensiona su pecado y el precio de sangre pagado por él.

En donde usted está, haga brillar su luz. No que usted tenga luz y la produzca, es Dios en usted. Tiene luz porque está en la luz del Sol de Justicia, tal como la luna, refleja la vida justa, santa y piadosa que sólo Dios puede dar.

Brille en donde se ejercita, en donde estudia, en donde trabaja, en donde come, en donde camina en donde quiera que esté. Haga brillar su luz, refleje la luz de Cristo en usted hacia otros. Para que ellos también un día, alaben al Padre que está en el cielo.

Brille en donde se ejercita, en donde estudia, en donde trabaja, donde quiera que esté. Haga brillar su luz, refleje la luz de Cristo en usted hacia otros. Para que ellos también un día, alaben al Padre que está en el cielo. Clic para tuitear

Y cuando le pregunten sobre ¿Por qué es usted, así como es? Apúntelos a su incapacidad de ser salvo por sus obras, a su incapacidad de solucionar sus pecados por sus propias fuerzas, a la brevedad y lo efímero de la vida, apúntelos a Cristo nuestro Señor y Salvador.

Porque usted y yo, como estos profesores, hemos sido llamados a ver el trabajo y toda acción realizada como una adoración al Padre, porque todo lo hacemos como para el Señor, en el nombre de Dios y de buena gana.

Somos lunas evangelísticas y a donde reflejamos la luz de Cristo llega la salvación, el perdón, la paz, la nueva vida y la esperanza eterna. Y se recibe la bienvenida a una familia de millones de creyentes con los que hoy nos llamamos hermanos y nos tratamos como tal.

Felicitaciones José Carlos, Javier y Rolando. Sigan siendo esas lunas evangelísticas, para gloria de nuestro Dios… Y usted, también… Bendiciones.

“Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.” La Biblia en Colosenses 3:17

“Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo” La Biblia en Colosenses 3:23

“¿Has visto a alguien diligente en su trabajo? Se codeará con reyes, y nunca será un don nadie.” Proverbios 22:29

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

160,918 suscriptores

Reciba en su teléfono celular las publicaciones de mi blog. Si tiene el App Telegram dé clic en https://t.me/alexlopezmba. Si no, dé clic en https://bit.ly/2ZBBTO5 para conocer cómo descargar el App (tipo WhatsApp) y ser edificado directamente en su celular.