Un fin de semana con mezclas de tantas razones, personas y emociones

diciembre 4, 2023

Suscríbase a mi blog, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo electrónico lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia.-

Dé click aquí para ver las más de 700 publicaciones en blog, ordenadas por año.

Conéctese conmigo en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn y WhatsApp o Telegram

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 3,500 personas que ya los reciben cada viernes.

*****

Aunque fue un fin de semana extraordinario en la Antigua Guatemala, pero una de esas noches quería llorar como niño… – Si no desea leer mucho, sáltese al párrafo cuya primera línea está en negrilla –.

Este fin de semana estuve en la Antigua Guatemala. Una ciudad colonial a treinta minutos de donde vivo. Preciosa como ella sola, calles empedradas, distintos lugares turísticos y el lugar en donde muchas bodas se realizan.

Se conjugaron distintas razones, personas y emociones. Mi esposa, hijos y amigos cristianos de mi esposa de República Dominicana vinieron a Guatemala.

Un amigo que fue presidente de una entidad no lucrativa que desarrolló a más de 4 millones de líderes alrededor del mundo y con quienes serví 9 años como Coordinador Nacional voluntario para Guatemala, también, junto a su esposa, vinieron a Guatemala. Tanto a impartirle un curso a estas personas de R.D. como al liderazgo principal de la Junta Directiva de otra entidad no lucrativa.

Casa de Gracia (página web e Instagram), actualmente construye sus instalaciones donde será un lugar de transición para señoritas. Señoritas que saldrán de un Hogar y podrán vivir allí y ser formadas para salir al mundo real y poder vivir con fe en Dios y con destrezas ante la vida. Un maravilloso y prometedor proyecto. Por cierto, mi hija diseñó el logo de Casa de Gracia.

Fue tanto de mucho a nivel de emociones, pensamientos y misión. La pareja de norteamericanos que vino, los conocemos desde hace más de 15 años. Visitamos su casa en Atlanta cuando sólo teníamos dos hijos. Han visto crecer a nuestros hijos. Pasar de ver a un niño hacer magia y sus gracias, a verlo hacer videos profesionales en su Mac. Pasar de ver a una niña sonriente y aventurera, a una diseñadora gráfica que recién ganó con cien puntos sus privados de media carrera – 3 años –. Y, de ver a nuestras más pequeñas hace unos años, ya todas unas señoritas.

Comimos, reímos, recordamos historias y creamos nuevas. Pero ese sábado por la noche, vi en mi Facebook una publicación que me entristeció mucho. Una amiga ya en sus ochentas, había partido a la presencia del Señor.

Había cumplido años hace poco. Pero no le escribí. Me dije, voy a escribirle una carta y se la voy a enviar para expresarle lo que significa para mí. Aunque tenía más de cinco años de no verla luego de un saludo a la carrera en algún lugar que nos encontramos, sí le había escrito el año anterior.

Esto le escribí para su cumple en el 2022: “Feliz cumpleaños. Espero que la haya pasado súper. Siempre la recuerdo con mucho cariño. ¡Dios la bendiga! La quiero mucho, Alex López P.D. La iba a llamar, pero entre tantas cosas, se me pasó el día”.

Ella respondió – no sé por qué, pero en diciembre hasta casi dos meses y medio después – escribió lo siguiente: “Alex, Dios le bendiga grandemente en el poderoso nombre de Jesús. Yo también te quiero mucho, y espero que en el 2023 nos juntemos con tu familia para ponernos al día”. Cuanto lamento no haberle puesto fecha a esa reunión. Era finales de diciembre, pensé que no era el momento apropiado. Pero debí haberlo hecho.

Era niño cuando conocí a esta mujer. Testimonio increíble de conversión. Por distintas razones, se bautizó sola en la tina de su casa. Siempre – a pesar de sus errores, errores de otros sobre su vida y distintos problemas – sonriente como pocas. Platicadora y con tantas historias que contar. Su olor era único, no recuerdo el nombre exacto de su perfume, pero sí que era de CHANEL. Comimos con mi familia varias veces en su casa. E incontables veces, los miércoles en la noche luego del servicio en la iglesia junto a mi familia, su esposo e hija. Unos tres días, pasamos Checha, mi hermano menor y yo, con su esposo, hija y tres amigas de la hija de su colegio, en su casa en la misma Antigua Guatemala en donde estaba el fin de semana que me enteré de su partida. Fueron momentos especiales. De nadar, comer, cantar y caminar. Recuerdo esa noche a don Roberto saltando mientras levantaba las rodillas lo más alto que podía y avanzaba de lado a lado de la sala. Y, todos detrás de él mientras la música sonaba. Todos bien preocupados que no estaba bien del corazón. Pero nos divertimos y reímos tanto. Recuerdo uno de mis cumpleaños, me dio sonriendo y llena de alegría un regalo en efectivo. Y, me dijo: “No vayas a decirle a Roberto que ya te di algo. Si no, no te va dar nada… mientras se soltaba una carcajada”. Don Roberto también me dio un regalo, ¡funcionó la estrategia! A los 11 años fui a estudiar a USA. Supuestamente eran dos meses o dos meses y medio que estaría. Pero estaba tan triste que me quería regresar a los 3 días. Un día recibí la llamada de esta mujer. Lloré como nunca antes. Quedó de llamarme a la noche y ya no volvió a llamar. Luego me contó que don Roberto le dijo que mejor no lo hiciera que me iba a poner a llorar más. Ella me dijo: “Alex, yo también estaba en los Estados Unidos. Iba a tomar un avión y te iba a ir a traer. Pero no me dejaron”. De esa mujer, me sentí siempre amado…

No puse fecha a esa reunión en diciembre del 2022. No me senté a escribir ni a enviar la carta. Ya nunca supo lo que profundamente me había hecho sentir. Y, del cariño enorme que le guardaba. Pero en el Facebook de una hija escribí lo siguiente: “Siempre recordaré a su mamá como la mujer que me hizo sentir querido y especial en mi adolescencia. Mi cariño y oraciones por usted, sus hermanas y demás familia.”

Quiero que el día de mi partida, muchos puedan recordarme con el que cariño que yo la recuerdo. Y, hacer sentir a otros, como ella me hizo sentir siempre. Y, cuando sienta deseos de expresar algo, de escribir una carta o de poner una fecha, no vuelvo a dejarlo al tiempo. Lo voy a hacer en el mismo instante.

No la volveré a ver en esta tierra. Pero en el cielo, le daré un fuerte abrazo y le diré lo que, en esta vida, debí decirle. La quiero mucho doña Roky…

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog con su correo electrónico, y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

Dé clic aquí para ver las más de 700 publicaciones en el blog, ordenadas por año.

Reciba el enlace de cada publicación por WhatsApp o Telegram, únase al grupo, en donde sólo nosotros podremos escribirle cada vez que realicemos una publicación, por lo que no será bombardeado con otros mensajes.

Descargue gratis 6 libros sobre noviazgo, liderazgo y vida. En conjunto con ya más de 1,000,000 de descargas.

Suscríbase a El Bosquejo Pastoral y reciba un bosquejo bíblico y gratuito, todos los viernes. Unase a más de 3,500 personas que ya los reciben cada viernes.